Cristian Brenes, Juan Diego Villarreal. 6 agosto

La Selección Femenina de Costa Rica tuvo en sus manos el bañarse de oro o como mínimo plata, en los Juegos Panamericanos de Lima 2019, pero el sacrificio, el espíritu de lucha y la garra no alcanzaron para convertir el sueño en realidad. Colgarse una presea histórica e inédita en el balompié femenino no será posible, tras caer 4 a 3 ante Colombia, en tiempos extra.

La Nacional supo reponerse de un 2 a 0 en contra y en el último suspiro del tiempo regular sorprendió a propios y extraños con el 3 a 3. El coraje bastó para igualar, aunque el golpe en la prórroga impidió cualquier respuesta adicional de las guerreras ticas.

Ahora a las costarricenses les quedará luchar por el bronce, un premio de consolación nada despreciable, si se toma en cuenta que pasaron 20 años desde que se conquistó algo similar. Fue en Winnipeg 1999 (Canadá) cuando las mujeres se metieron por única ocasión entre las tres primeras en este tipo de competencia.

La Tricolor se medirá con Paraguay, este viernes a las 4:30 p. m. Eso sí, la entrenadora Amelia Valverde tendrá el trabajo titánico de levantar anímicamente a sus jugadoras, quienes entregaron todo lo que tenían, con el objetivo de brillar con la dorada y así olvidarse del trago amargo de la eliminación del Mundial Mayor de Francia 2019.

El combinado patrio llegó invicto a las semifinales, con seis goles a favor y únicamente dos en contra. Los antecedentes daban para ilusionarse con la Selección, si se toma en cuenta que incluso en julio del 2018, en los Centroamericanos y del Caribe, ya habían superado a las colombianas.

No obstante, esta versión de las cafeteras fue mucho mejor que aquella de Barranquilla 2018, mientras que la Sele regaló todo el primer tiempo, presentó problemas en todas las líneas, no realizó un solo remate directo y lo pagó con un 2 a 0 en la inicial. Leicy Santos castigó en el minuto 30 y Natalia Gaitán incrementó en el 33′.

Sin embargo, a las dirigidas por Valverde no se les puede criticar por falta de entrega o deseo de lucha, actitudes que tienen de sobra. En medio de la adversidad descontaron por intermedio de Carol Sánchez (58′) y pese a que las cafeteras concretaron el tercero con Diana Ospina (67′), la Tricolor consumó la paridad hasta forzar a la prórroga.

Las ticas empataron en el último minuto y obligaron a los tiempos extra. Cortesía Prensa CON
Las ticas empataron en el último minuto y obligaron a los tiempos extra. Cortesía Prensa CON

Carol Sánchez sacó todo su liderazgo y guió a las ticas, con un gol casi de media cancha que significó el 2 a 1 en el 87′, mientras que en el 88′ María Paula Salas logró el agónico empate 3 a 3 en el 88′.

Todo aplausos para una Sele que también remó contra corriente frente a Panamá y Perú en la fase de grupos. Eso sí, el balde de agua fría llegó para las nacionales en solo dos minutos del tiempo extra. Santos desbordó por izquierda, sirvió al centro y Catalina Usme sentenció.

Las costarricenses lo intentaron todo, entregaron alma y vida en la cancha y por muy poco no consiguieron la faena de emparejar de nuevo y llegar a los penales. La arquera Catalina Pérez fue figura para que Colombia avanzara a la final y dejara a Costa Rica con el grito en la garganta.

María Paula Salas (adelante) entró de cambio por Shirley Cruz y puso el 3 a 3. Cortesía Prensa CON
María Paula Salas (adelante) entró de cambio por Shirley Cruz y puso el 3 a 3. Cortesía Prensa CON