José Pablo Alfaro Rojas, Antonio Alfaro. 20 abril
La secretaria general Margarita Echeverría es quien firma la circular enviada a la Procuraduría de la Ética, en la que se menciona que hubo acuerdo del Ejecutivo para invitar al Mundial a alcaldesa de Alajuela. Fotografía: Mayela López.
La secretaria general Margarita Echeverría es quien firma la circular enviada a la Procuraduría de la Ética, en la que se menciona que hubo acuerdo del Ejecutivo para invitar al Mundial a alcaldesa de Alajuela. Fotografía: Mayela López.

La secretaria general de la Fedefútbol, Margarita Echeverría, le envió a la Procuraduría de la Ética Pública documentación en la que explica que en la sesión extraordinaria de Comité Ejecutivo del 21 de mayo de 2018 se acordó aprobar la solicitud del vicepresidente, Víctor Alfaro, de invitar al Mundial de Rusia a la alcaldesa de Alajuela, Laura Chaves.

Sin embargo, tres federativos de aquella época contradicen esa versión y aseguran que no hubo acuerdo. Al tiempo, La Nación tiene copia de la supuesta acta de sesiones de ese día, en la que tampoco se hace alusión al tema de la funcionaria municipal.

A solicitud de este medio, Daniel Vargas, secretario de actas de aquel momento, así como Jorge Hidalgo y Noel Ibo Campos aseguran que el documento en poder de La Nación coincide con el aprobado por el Comité Ejecutivo (sin el acuerdo de invitar a Laura Chaves al Mundial).

La Fedefútbol, consultada al respecto con el documento incluido para su inspección, aseguró que este "no corresponde al acta 01-2018 del 21 de mayo 2018 que consta en el Libro de Actas del Comité Ejecutivo y en el cual se consigna el acuerdo de invitación a la señora Laura Chaves Alcaldesa, propuesto por Víctor Alfaro".

La situación supone la presencia de dos actas distintas de la misma sesión. Una, identificada por los tres exdirigentes como el acta con la información correcta y, por otra parte, la que dice tener la Fedefútbol en su libro oficial, de la cual no tenemos constancia, y ante la que Hidalgo, Vargas y Campos no encuentran explicación.

“Eso debe investigarse”, señala Noel Ibo Campos.

Sobre el contenido de esta última, el ente federativo asegura haber entregado una certificación a la Procuraduría de la Ética Pública (PEP), instancia que abrió una causa al federativo Víctor Hugo Alfaro y a la alcaldesa de Alajuela Laura Chaves por “el presunto delito de enriquecimiento ilícito”.

Así lo informó la PEP hace tres semanas en un comunicado de prensa, en el que recuerda que “la legislación costarricense prohíbe a los servidores públicos el requerimiento o aceptación de dádivas, obsequios, regalos, premios, recompensas y otras consideraciones sociales".

La historia. Todo nace tras el viaje al Mundial de la alcaldesa alajuelense con el patrocinio de la Fedefútbol (tiquetes aéreos, hospedaje, transportes internos y entradas a los tres partidos de la Selección).

La Nación también tuvo acceso a un documento enviado por la Fedefútbol a la Procuraduría, en julio del 2018, firmado por la secretaria general Margarita Echeverŕía, en el que explica lo propuesto y acordado en el Comité Ejecutivo en la sesión del 21 de mayo: “Víctor Alfaro propone invitar a la señora Laura Chaves, Alcaldesa de Alajuela, a viajar a la Copa Mundial de Fútbol Rusia 2018 por ser la máxima autoridad y representación política del Gobierno Local donde se encuentra ubicada la Federación, donde eventualmente podrían establecerse enlaces y posibles convenios y proyectos para el desarrollo social, cultural y económico del Cantón Central de Alajuela. Para ello propone usar uno de los cupos que tiene derecho para llevar de invitada a la señora Chaves”.

Al respecto, el exfederativo Jorge Hidalgo asegura que “esa redacción no existió ni fue de conocimiento mío. Consigna algo que no pasó".

Esta es la circular que envió la Fedefútbol a la Procuraduría de la Ética.
Esta es la circular que envió la Fedefútbol a la Procuraduría de la Ética.
'La Nación' tiene copia del acta del Comité Ejecutivo del 21 de mayo.
'La Nación' tiene copia del acta del Comité Ejecutivo del 21 de mayo.

Jorge Hidalgo y Noel Ibo Campos, presentes ese día, aseguran que la invitación a la funcionaria gubernamental no fue un acuerdo de Comité Ejecutivo si no un tema que algunos conversaron. En tanto, Daniel Vargas, secretario de actas, ausente en la citada sesión pero encargado de la aprobación del documento en una posterior, asegura que este no contenía alusión alguna al tema y que, por lo tanto, también corrobora no fue un acuerdo del Ejecutivo.

Hidalgo recuerda que el vicepresidente Alfaro solicitó que se redactara una nota de carácter diplomático para la funcionaria, en la que se sintiera acogida por la Federación; según menciona, esto dista mucho de una aprobación para invitarla a un Mundial.

“Se discutió que (la carta) no debía ser en términos de invitación, ni que podíamos acordar nada", dijo Hidalgo.

Campos, por su parte, recuerda aquella reunión porque le tocó fungir como secretario de actas, dada la ausencia de Daniel Vargas, oficial en este puesto, y Freddy Campos, director 1 y encargado de la función si se ausentaba Vargas. También asegura que no se aprobó la invitación a Chaves.

Todo acuerdo tomado por el Ejecutivo debe quedar en el acta de la sesión, la cual, luego de revisada por el secretario de actas y los fiscales, es sometida a la aprobación de los miembros del Comité Ejecutivo en una reunión posterior. Si alguno de los federativos advierte que un tema no fue incluido, debe señalarlo en ese momento, para la corrección respectiva.

“Si se hubiera dado una modificación debió quedar lista el 30 de mayo, previo a la aprobación de las actas; lo que cualquiera hubiera propuesto se pudo agregar, cosa que no sucedió”, añadió Vargas, quien dice no encontrar explicación a la incongruencia entre el documento revisado por él y aprobado en el Comité Ejecutivo, del que dice conservar copia, y lo asegurado por la Fedefútbol.

Como últimos pasos, una vez aprobada, cada acta debe ser transcrita por la secretaria al Libro de Actas del Comité Ejecutivo, donde de nuevo vuelve a recibir el visto del secretario de la respectiva sesión. En este caso, le correspondía firmar a Noel Ibo Campos.

Él asegura que no lo hizo en los días próximos a la sesión, en el 2018, sino que se lo pidieron poco tiempo antes de su salida como federativo, en agosto del 2019. Admitió que “desafortunadamente” no verificó que el documento final coincidiera al pie de la letra con el que tienen él y Daniel Vargas.

“Yo me entero que se aprobó el viaje hasta que aparece el tema de la Procuraduría”, afirma Campos.