Cristian Brenes. 19 julio

Shirley Cruz no piensa en su futuro, en un posible retiro o en lo que hará con su carrera profesional luego de los Juegos Panamericanos de Lima 2019, a sus 33 años la capitana y máxima exponente del fútbol femenino afirma que aún está en capacidad de liderar a la Tricolor.

Eso sí, Cruz únicamente se visualiza dentro del terreno de juego; aportar desde el banquillo no es algo a lo que está acostumbrada y tampoco lo quiere en esta nueva etapa en la Selección.

“El fútbol es corto y la vida de un deportista de alto nivel es corta, no estoy para estar en la banca ni nada de eso. Siempre quiero aportar más dentro del campo y también colaborar con las jóvenes, ya muchas me conocen, me tienen confianza y aprovecho para darles algunos consejos. Lo importante es rendir”, señaló la atacante.

Shirley Cruz (derecha) fue parte del plantel que no logró clasificar al Mundial de Francia 2019. Fotografía: Prensa Fedefutbol
Shirley Cruz (derecha) fue parte del plantel que no logró clasificar al Mundial de Francia 2019. Fotografía: Prensa Fedefutbol

Shirley pretendía despedirse de la Nacional en el Mundial de Francia 2019, sin embargo, la Sele no alcanzó su gran objetivo y todo quedó en el aire.

La experimentada futbolista prefirió driblar ante la pregunta sobre la decisión que tomará luego de las justas en territorio peruano, aunque se puede interpretar que la idea de colgar la cinta de capitana ronda su cabeza y por ende vive cada segundo en el combinado patrio como si fuera el último.

“Voy tomando todo día a día, ya me cansé de estar preparando el futuro. Lo principal son los Panamericanos, mi concentración total está sobre esto y ya después veré qué viene para mí… Por ahora, sólo quiero ver el día a día, no quiero estresarme con el dónde jugaré. Lo importante ahorita son los Panamericanos y luego de esto tendré tiempo para pensarlo. No quiero tener distracciones”, recalcó.

Luego de su paso por el fútbol de China, de triunfar en la Champions League femenina y de momentos muy dulces en Francia, con el PSG y el Olympique Lyon, la estrella del balompié costarricense quiere un broche de oro.

No obstante, la amargura de no lograr el boleto a la Copa del Mundo no fue fácil de digerir para ella y por lo mismo no dudó en aceptar la revancha, al abrirse la posibilidad de asistir a Lima por invitación (Estados Unidos y Canadá declinaron). La Tricolor se medirá ante Panamá (28 de julio), Perú (31 de julio) y Argentina (3 agosto), grupo que parece muy complicado.

“Hay objetivos que cuando no se cumplen es muy duro aceptarlos, me tomó mucho tiempo hacerlo. Cuando se dio la nueva oportunidad de los Panamericanos nos dio un nuevo aire. Todas somos conscientes de que esta carrera no dura mucho y ahora que estamos acá hay que disfrutarlo. La idea es ir por la medalla”, destacó.

Cruz hizo énfasis en los sacrificios que hacen ella y sus compañeras para entrenar muy temprano y luego seguir con las diferentes tareas en sus vidas. La gran mayoría no vive del fútbol y por lo mismo deben compartir su pasión con el trabajo.

Por esto mismo recalcó que hay un sentimiento de sed de triunfos, más aún luego de un extenso periodo de preparación de casi un mes, en el que se propusieron mejorar en lo físico y ganar en dinámica, aspectos fundamentales.

“Hemos tenido un cambio. Amelia quiere que juguemos más rápido y cada una hizo consciencia; esto es lo más importante. Cada una es consciente de por qué se levanta a las 4 a. m. y el por qué se hace todo este sacrificio. Desde que venimos acá cuesta, es complicado entrenar a estas horas y por lo mismo la entrenadora nos pide mucha concentración”, finalizó.