Juan Diego Villarreal, Fiorella Masís. 10 agosto
Shirley Cruz fue pieza fundamental de la Selección Nacional en los Juegos Panamericanos Lima 2019. Foto: Cris Bouroncle / AFP
Shirley Cruz fue pieza fundamental de la Selección Nacional en los Juegos Panamericanos Lima 2019. Foto: Cris Bouroncle / AFP

Con una alegría evidente en su rostro y en su voz por colgarse la medalla de bronce en los Juegos Panamericanos de Lima, la futbolista Shirley Cruz hizo un llamado al país para que se valore al fútbol femenino.

La capitana de la Selección Nacional resaltó el proceso llevado por este equipo y los triunfos que acumula, no solo en estas justas continentales, sino también las preseas de oro en los Centroamericanos de Managua 2017 y la plata de los Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla 2018.

Resultados como esos, afirma, son de admirar y muchas veces no se toma en cuenta que eso se hace bajo condiciones alejadas de profesionales.

La exjugadora del Lyon y PSG de Francia sueña, al igual que sus compañeras, con una liga costarricense profesional, remunerada y acercándose a las condiciones de otros países como México y Colombia, como ella misma destacó.

"Nosotras esperamos que no sea puro bla, bla, bla, y que ya se haga realidad. Con lo poco que hemos tenido, hemos ido logrando cosas, entonces es hora que el país se dé cuenta que tenemos potencial, pero necesitamos la ayuda", sentenció.

Shirley sabe lo que es tener un salario, terapias físicas, descanso, alimentación guiada, vacaciones, entre otras, pero también se pone en los zapatos de sus compañeras, pues la mayoría actúan en el campeonato nacional, que es amateur.

“La gente se olvida, cuando se es profesional y lo fui mucho tiempo, hay descanso y estoy en mejores condiciones, pero aquí termina el entrenamiento y no hay tiempo para terapia física porque hay que ir a trabajar o estudiar, y eso al final pasa factura. Entonces es momento para que las empresas privadas echen la mano y así nos den una buena preparación”, comentó la mediocampista de 33 años.

Ella ha vivido un poco de eso durante los días que estuvo en Lima, pues actualmente cursa la carrera de Terapia Física y la próxima semana tiene los exámenes finales del cuatrimestre y normalmente las universidades privadas dan pocos permisos.

Asegura que al inicio de las justas pudo estudiar un poco, pero después se le hizo más complicado. En su caso es volver a casa y prepararse mejor, mientras que otras futbolistas deben regresar a sus trabajos.

“Es complicado porque ahora las universidades con tres ausencias prácticamente que se pierde el curso y muchas regresan y tienen torneo internacional con Saprissa y están en esa incertidumbre por faltar al trabajo, porque para desgracia de nosotras no son profesionales. Tienen que ver cómo pedir permisos, porque también vienen fogueos con la Selección”, agregó.

Cruz considera que se necesita ayuda de muchos sectores para que esta realidad cambie. No solo mencionó a las empresas para que sean patrocinadores, también hizo énfasis en los medios de comunicación y su papel como difusores de la información.

Cuando la Selección Femenina saca buenos resultados en el plano internacional, las redes sociales se vuelcan en apoyo; sin embargo, tres días después no hay cambios tangibles.

“(...) Los canales, la televisión nacional no nos dio el lugar a los deportistas. ¡Cómo no van a pasar los Juegos Panamericanos en vivo! Ver lo que hizo Andrea (Vargas) y los que han obtenido medallas, tenemos que educar al país en eso, que se apoye todo tipo de deporte, pero si no se les muestra, es complicado, tenemos que empezar por ahí, educar al pueblo para que vean más. Aquí vino a competir la élite y si no es por ustedes (prensa en Lima), esa información no llega en vivo”, explicó.