Por: Cristian Brenes.   Hace 6 días

El avión de Costa Rica perdió las alas que la propulsaron hasta lo más alto en el Mundial de Brasil 2014, las últimas dos pruebas previo a Rusia 2018 hicieron que se encendieran las alarmas ante la ausencia de dos piezas claves que hacen despegar su ataque.

Para que el plan de vuelo de la Nacional sea exitoso es fundamental el juego por las bandas, así quedó plasmado hace cuatro años cuando se promediaron 20 llegadas por los costados que terminaron en centros o remates, 12 por derecha y ocho por izquierda. VEA: Infográfico.

Frente a Inglaterra y Rusia fue todo lo contrario, con apenas dos arribos, ambos por derecha y ninguno por izquierda, según revela el software de análisis estadístico InStat.

La Selección Nacional de Costa Rica realizó su primera práctica en suelo ruso este miércoles. La práctica del combinado patrio fue abierta al público en San Petersburgo. Fotografía: AFP.
La Selección Nacional de Costa Rica realizó su primera práctica en suelo ruso este miércoles. La práctica del combinado patrio fue abierta al público en San Petersburgo. Fotografía: AFP.

Incluso, la Tricolor consiguió cuatro de sus cinco goles en Brasil con aproximaciones por las laterales de los carrileros, volantes o delanteros (dos frente a Uruguay y uno ante Italia y Grecia). Por su parte, en los fogueos contra los ingleses y belgas únicamente se marcó un tanto y se originó por un desborde del lateral diestro Cristian Gamboa.

Este comparativo evidencia diferencias abismales y surge la pregunta, ¿a qué se debe esta situación?

Johnny Chaves, técnico nacional, presenció el juego de la Tricolor ante Bélgica en el propio Estadio Rey Balduino en Bruselas y señaló como principales razones los problemas para tener una salida clara desde la zaga, la poca participación de los contenciones para dar alternativas y el abuso en el juego directo.

“Falta juego en los espacios medios. Ante Bélgica Celso Borges no tenía claridad, a Yeltsin Tejeda le cuesta mucho sacar la pelota limpia y es clave que los recuperadores aparezcan para generar y dar pases entre líneas, que se tenía mucho para Brasil 2014. Ante los belgas los contenciones estaban mal perfilados, sin claridad para buscar la pelota, moverla y sacar al grupo con buenas combinaciones”, indicó Chaves.

El estratega agregó: “El otro problema es que los laterales salen muy rápido esperando el pase largo, pero se ocupa que el carrilero participe en la elaboración desde atrás para sacar al equipo. Falta movilidad, manejo de la presión y participación de todos. Además, recalco que se carece de pases entre líneas”.

Las diferencias abismales en la producción en ataque también se plasman en las llegadas por el centro del campo, ya que en los últimos dos amistosos apenas se promedió una aproximación por esta zona y en Brasil se tenían seis.

Los problemas para asomarse con peligro al área del rival también quedan plasmados en la disminución en los remates por compromiso: en los dos fogueos que cerraron la preparación de la Sele registró una media de cuatro, que contrasta con los ocho de la justa en suelo brasileño.

“Entre las posibles soluciones está que Bryan Ruiz baje y cree superioridad numérica, pero si lo hace queda muy largo de la jugada en la transición en ofensiva, por lo que lo mejor es que el contención venga a sacar la pelota desde atrás, que el lateral se meta más al centro y que elaboren con mucha participación, dejando a Bryan como organizador y partícipe directo”, concluyó Johnny.

La Selección necesita recuperar sus alas y así lograr emprender vuelo con acciones que la potencien en Rusia o de lo contrario será casi imposible despegar.

Comparación de los sectores por los que atacó Costa Rica en Brasil 2014 y en los últimos dos fogueos previo a Rusia 2018. Infografía Nación
Comparación de los sectores por los que atacó Costa Rica en Brasil 2014 y en los últimos dos fogueos previo a Rusia 2018. Infografía Nación

Infografía Nación