Cristian Brenes. 7 octubre, 2019

Rónald González da la imagen de ser un entrenador mesurado, meticuloso, conciliador y de mano firme. Todo esto visto desde afuera y sin saber a fondo cómo es el camerino. Sin embargo, sus pupilos en la Selección Nacional ratifican estas cualidades y dan una versión más extensa del timonel.

Quienes tienen más de 10 años de conocerlo y pasaron diferentes procesos formativos con él, como Joel Campbell y Dylan Flores, no pueden esconder su agrado al tenerlo ahora como encargado de la Mayor. Ambos coinciden en la cercanía que suele crear el timonel con el plantel, la relación personal que se genera y su buen manejo de grupo, pues hace imperar el respeto.

Eso sí, esto no quiere decir que a González le falta autoridad, según revelaron. Tanto Campbell como Flores resaltaron el carácter del estratega y su empeño por cuidar hasta el más mínimo detalle dentro y fuera de la cancha. A la vista está que le envió a los 24 convocados un itinerario de todo lo que realizarán durante la semana, pidió una concentración cerrada y habilitó el sábado como el único día para compartir con las familias, aunque sin salir del Proyecto Gol.

“Rónald es una persona tranquila, pero también tiene su carácter, le gusta el profesionalismo y el entrenamiento fuerte. Sin embargo, es un técnico muy cercano, fue jugador, sabe lo que es estar en una selección, sabe lo que es la alta competencia y cómo nos sentimos en la alta competencia. Estoy muy seguro que le irá bien, porque es una gran persona”, destacó Joel.

Johan Venegas (izquierda) y Keylor Navas (derecha) fueron parte del primer entrenamiento de Rónald González como técnico de la Selección. La Nacional trabajó con 10 jugadores del medio local y cinco legionarios. Fotografía: Alonso Tenorio
Johan Venegas (izquierda) y Keylor Navas (derecha) fueron parte del primer entrenamiento de Rónald González como técnico de la Selección. La Nacional trabajó con 10 jugadores del medio local y cinco legionarios. Fotografía: Alonso Tenorio

El nuevo timonel también es fanático del orden y de tratar ciertos temas de manera individual. Para él resulta indispensable hacerse entender y no tratar todo a nivel general.

Adicionalmente, destacan que al haber sido jugador, seleccionado y mundialista, tiene una comprensión absoluta de lo que ocurre. Aunado a que como entrenador pasó por representativos menores y formó un vínculo con una gran mayoría de los citados en este momento para los duelos contra Haití y Curazao, por la Liga de Naciones de Concacaf.

“Es muy detallista, se enfoca en todos los aspectos y le gusta atacar, es muy ofensivo. Además, conoce a muchos de los jugadores que llamó. Rónald es de cuidar todo, le gusta hablar mucho por aparte, externar lo que pretende de manera directa y al conocernos hay una relación cercana de entrenador-jugador. Algo muy bueno y que facilita todo, porque le dicen lo que pretende de manera directa. Fue líder como jugador, ahora lo es como entrenador y tiene claro cómo manejar un grupo”, manifestó Flores.

Quienes no lo conocen de cerca y nunca trabajaron bajo sus ordenes tienen altas expectativas, pretenden ganarse su confianza y resaltan la importancia de contar con un técnico nacional que maneja hasta el último pormenor del balompié tico.

No obstante, no se sienten en desventaja al no saber sobre su metología o sobre sus conceptos.

“Nunca he trabajado con Rónald antes, pero si él me toma en cuenta me llena de motivación. Todos empezamos desde cero, más allá de que él tenga más conocimiento de unos que de otros. Él está viendo el trabajo de cada jugador en sus clubes y todo esto hace que la competencia sea muy sana”, señaló Francisco Rodríguez.