Juan Diego Villarreal. 20 enero, 2017
El técnico de la Selección Nacional, Óscar Ramírez, está invicto en la Copa Centroamericana.
El técnico de la Selección Nacional, Óscar Ramírez, está invicto en la Copa Centroamericana.

Ciudad de Panamá

El técnico Óscar Ramírez insistió en que, aunque se propusieron ganar la Copa Centroamericana, el verdadero objetivo en este certamen fue probar jugadores que puedan meterse en la eliminatoria.

¿Por qué cambió tanto el equipo de la primera a la segunda parte?

He enumerado algunas situaciones para explicar por qué en algún momento el rendimiento no ha sido el óptimo. Teníamos el objetivo de pelear porque somos una selección ganadora, pero ciertas circunstancias no nos alcanzan en algunos partidos para lo que se quería. Los que estamos en el fútbol sabemos que algunas situaciones no eran las mejores, pero sabía que en un tercer partido se iba a ver un poco mejor.

"Además, hay otras cosas que se juegan y me interesaban ver las variantes y ver gente a futuro, y me llevo una grata impresión del partido ante Honduras, por la intensidad, los deseos, el hecho de no dejarse y de reponerse de un marcador adverso, e incluso seguir buscando más. No sé si en dos meses jugaremos un partido muy similar en Honduras (por la eliminatoria), y quería ver la reacción de los muchachos".

"El tiempo dirá si todo este trabajo acá va a valer, que es lo que me reconfortaría".

¿Sale satisfecho con la actuación de los jugadores en esta Copa?

Tendría que explicar muchos conceptos, a mí me gusta la inteligencia del jugador, la toma de decisiones de acuerdo a la situación que se da, y que sea la mejor, y buscar lo que se ha trabajado. Eso me interesa mucho, no puedo empezar a dar materia de sexto cuando hay que impartir otros conceptos. Sé que en el fútbol se le agrega el físico y otras cosas, pero la inteligencia me interesa mucho.

En el segundo tiempo se dio mucho lo que tenemos, jugar a un toque, dar el balón en el momento justo, jugar entre líneas; hay futbolistas que se acoplan más rápido, hay otros con los que hay que repetir, repasar y que vean sus errores, quizás fallos por uno o dos metros que no dan continuidad a la jugada. Son 11 días de trabajo, darles ritmo y que lo intenten hacer bien.

¿Qué tan diferente será el partido eliminatorio del 28 de marzo entre ambas selecciones, pues contarán con más figuras?

Lo que quiero dar a entender es que muchos de los que jugaron hoy han tenido pocos minutos en eliminatoria. Ulises Segura hoy debutó en un partido de estos y tiene proyección. Me falta Juan Pablo Vargas y a John Jairo Ruiz veremos cómo lo valoramos. Esas cositas me interesan. Aquí también quería ver si los jugadores tienen el espíritu para jugar un partido de estos, de no dejarse.

"El partido de marzo es un clásico; Honduras es una plaza difícil, pero veremos cómo conseguir lo que nos interesa".

¿Los cambios del segundo tiempo fue para probar jugadores o para buscar el partido?

Las dos cosas, ver el comportamiento de los muchachos y buscar el partido.

¿Qué porcentaje de estos futbolistas se puede meter en la eliminatoria?

Me corresponde hablar con los muchachos individualmente, cosas a mejorar y las que me gustaron, para que ellos sigan con ese crecimiento. Me interesa mucho lo que ellos me expresan y la toma de decisiones en la cancha. Esto de fútbol es tan impredecible, vea en la Copa América Centenario, que se lesionaron los dos laterales derechos y pusimos a Bryan Oviedo, que es zurdo. Hay gente que ve lo inmediato, pero hay que saber regalar algo para cosechar a futuro.

Juan Carlos Osorio, técnico de México, dice que le gustó la Costa Rica del segundo tiempo. ¿Por qué hasta ese momento se jugó así?

Hago mi estudio del rival, mi planteamiento para ver cómo puedo molestar al adversario. Por ejemplo, Honduras se nos vino 15 o 20 minutos a presionarnos arriba. Teníamos planeado jugar al balón largo y si los hacíamos irse para atrás, tendríamos la posibilidad de mayor control del balón, pero Jorge Luis Pinto también hace su estudio.

"En el primer tiempo nos hicieron presión y no nos gusta el juego largo, pero hay momentos en que hay que emplearlo. Ellos tuvieron la virtud de conseguir ese gol temprano. Cuando van cediendo en la presión, le fuimos encontrando la vuelta al partido y empezamos a conectar hasta llegar al segundo tiempo, en el que no les dábamos chance. Igual ocurrió en los partidos anteriores, no estuvimos tan finos, lo que no nos permitió conectar, pero lo importante es para lo que viene".

¿Se queda con aspectos positivos o preocupaciones?

Queríamos buscar alternativas, alguna gente cree que es quitar uno y poner otro, pero es necesario un proceso, repetir conceptos y que los jugadores se vayan asociando. Hay que tener paciencia, no puedo acelerarlo, irlo haciendo rápido.

¿Cómo visualiza a Panamá para el domingo?

No todos los partidos son iguales, entramos con otro tipo de fútbol, pues Panamá tiene un biotipo fuerte, está en su casa. Si hago variantes con muchachos jóvenes, debo comprender el tipo de partido que es y que tengo que visualizar la manera de molestarlos. El panameño es muy emotivo y debo tratar de evitar el roce, porque en algunos puestos llevamos las de perder. Me gustaría ver ese juego muy similar a la eliminatoria.

¿El boceto que traía para la Copa era lo de este segundo tiempo?

Es normal. Necesito que el lateral a como recibe el balón interprete lo que quiere hacer el volante, el punta, el contención y si hay uno que desentona, se dan algunas situaciones que afectan. Trato de aplicar que el juego sea más fluido y cuando el jugador entra en sintonía, se ve bien.