Jairo Villegas S.. 14 marzo

En un campeonato nacional ayuno de fuertes emociones sobre el terreno de juego, pocos jugadores levantan la bandera de protagonistas. En Saprissa, sin duda, Daniel Colindres es el encargado de ponerle emoción al torneo, mientras que en Alajuelense, la gran figura es Jonathan McDonald.

Jonathan McDonald festeja uno de los dos goles que le anotó a Pérez Zeledón el sábado en el Morera Soto. Fotografía José Cordero
Jonathan McDonald festeja uno de los dos goles que le anotó a Pérez Zeledón el sábado en el Morera Soto. Fotografía José Cordero

Poco querido por un buen grupo de aficionados, incluyendo periodistas, pero idolatrado por los seguidores manudos, el atacante hace méritos de sobra para al fin recibir una oportunidad de Óscar Ramírez para integrar a la Selección Nacional.

Estoy convencido de que McDonald está para jugar con el cuadro patrio, por los siguientes motivos:

(Video) Jonathan McDonald: 'Yo hago mi trabajo en la cancha, ahora hay que darle el espacio al profesor don Óscar (Ramírez)'

Goles: Goleador del certamen anterior con 15 dianas y líder de goleo en el actual torneo, con 12 anotaciones en 15 juegos. Uno de los problemas de la Sele ha sido la falta de un hombre que hinque al adversario con anotaciones y sería un desperdicio dejar de lado al especialista en hacer eso. No se vale desacreditar sus anotaciones de penal, pues al fin y al cabo valen igual que un gol de chilena o de remate de larga distancia. Gol es gol y la afición lo festeja igual.

Los números hablan por sí mismos. Tiene 27 goles en sus últimos 35 partidos, pero no se limita a eso, porque asiste, marca y carga con el peso de su equipo. Tiene un promedio de un gol cada 117 minutos. En todo caso, lo de los penales es una falicia: de los 94 goles que suma en la máxima categoría con Alajuelense, solo 11 fueron de penal.

Entrega: Si ven un juego de Alajuelense, sobre todo en el estadio, es imposible pasar por alto el esfuerzo que hace McDonald. Ataca, marca a los defensores rivales cuando intentan salir jugando, baja a la media cancha a llevar balones y, tras de eso, se mete a su propia área a defender en todos los tiros libres y de esquina y lo hace bien.

Jonathan McDonald pelea el balón ante la marca de Pablo Salazar, defensa del Herediano, en un juego de esta temporada en el Rosabal Cordero que acabó 1-1. Fotografía: Diana Méndez.
Jonathan McDonald pelea el balón ante la marca de Pablo Salazar, defensa del Herediano, en un juego de esta temporada en el Rosabal Cordero que acabó 1-1. Fotografía: Diana Méndez.

Táctica: Sabe hacer diagonales para generar espacios y no suele ser egoísta, sino que sirve la pelota si un compañero está mejor ubicado. Procura adelantarse a los movimientos del contrincante para recuperar el balón.

Fuerza: La Selección necesita de un jugador de choque, fuerte, que saque faltas, que pueda meter cuerpo ante los corpulentos de Suiza y Serbia. Además, que no se arrugue ante la marca dura. ¿Cuántos delanteros tiene la Sele con esas características?

Acoplarse al sistema del Macho: ¿Cómo ha jugado la Selección? Por lo general tirada atrás y con Marco Ureña partiéndose el alma en el ataque, corriendo, luchando por la pelota de forma solitaria. Entonces, ¿para qué un delantero que solo sea de área? McDonald puede hacer esa misma función, con la ventaja de que si está dentro del área, es un gran definidor. No digo que sea titular, solo digo que cae perfecto al sistema del Macho.

Jonathan McDonald cae luego de la falta del saprissista Marvin Angulo. Fotogafía: Albert Marín.
Jonathan McDonald cae luego de la falta del saprissista Marvin Angulo. Fotogafía: Albert Marín.

Temperamento: Sí, es una ventaja. McDonald controla sus antiguas malacrianzas, pero tiene el temperamento suficiente para defender a su equipo con fútbol, debido a su lucha y garra. La última vez que lo expulsaron fue en un juego ante Herediano cuando Henry Bejarano le mostró dos tarjetas amarillas, en el torneo anterior, pese a que no hubo evidencia de malacrianza ni juego brusco. Antes de eso, vio la roja contra Santos un 14 de diciembre del 2016. Hace un año y tres meses. El cambio es notable.

Experiencia en Selección: Cuando le tocó representar a Costa Rica a nivel internacional, en los Juegos Panamericanos del 2011, en Guadalajara, México, fue el referente del ataque, impulsó al equipo a las semifinales con un doblete ante Brasil y Carlos Watson, quien era su técnico en aquel entonces, no mermó sus halagos para el artillero.

Nueva oportunidad. ¡Basta de juzgar a McDonald por lo ocurrido hace años atrás! ¡Júzguenlo por su fútbol, goles y entrega! Todos merecen una segunda oportunidad. ¿Se imaginan si Alajuelense lo hubiera sacado del equipo cuando lo declaró transferible en dos ocasiones? ¿Quién sería el alma de la Liga hoy? Al final, el tiempo le da la razón a un hombre como José Giacone cuando era el técnico de la Liga y le llevaban múltiples videos de goleadores para que eligiera al que consideraba el mejor, pero su respuesta fue que ninguno cumplía con las características de una figura como McDonald.