Amado Hidalgo. 18 septiembre

No tropezar con las mismas piedras. Ese debería ser el objetivo principal en la nueva elección del técnico nacional.

La famosa matriz con la que se buscó al entrenador anterior no sirvió de nada. Tampoco servirá esta vez si la Comisión Técnica se deja imponer los parámetros. O si son para excluir a alguien y no para sumarle un plus. “Haber jugado fútbol profesionalmente”. !Pinto afuera! Pero también Mourinho, Arrigo Sacchi, Rafael Benítez, Sergio Markarian, Gregorio Manzano...

Tener buenas relaciones con la prensa. !Ups! Eliminamos a la mitad de técnicos del mundo. ¿Qué tal incluir algunas tonterías como no padecer ergo fobia (miedo al trabajo), no seguir a Belfegor (el demonio de la pereza) o que no tenga rasgos de Casanova, para que se concentre en videos de fútbol y no en otros.

Si esto les parece un mal chiste, por supuesto que lo es. Como lo fue el “requisito” de haber jugado profesionalmente, o no incluir el de la estabilidad en sus anteriores equipos. Peor aún, que el feeling de la entrevista haya sido un factor preponderante para la anterior elección.

Poco serio resulta, también, que viaje una caravana de cuatro directivos, junto a un solo miembro de la Comisión Técnica, que nunca fue entrenador, a entrevistar a los candidatos. Así ocurrió en el famoso periplo por México y Colombia de hace un año, del que se trajeron al más barato y labioso de todos.

¿Para qué Comisión Técnica? ¿Para hacer trabajos secretariales y enlistar a los candidatos que enviaron currículo? “Una cosa es lo que el papel tiene en números y estadísticas, otra cosa es el feeling. Todo ese trabajo que se hizo para analizar a estas personas está en un papel, pero hay que ir a sentirlo, hay que ir a ver su personalidad”, dijo el presidente Villalobos en setiembre del 2018, antes de viajar en busca del técnico ideal.

Si esa chispa del encuentro cara a cara y el precio van a ser los factores determinantes, mejor no le quiten el tiempo a don Carlos Watson y sus compañeros de la Comisión. Ya don Sergio Hidalgo, uno de los expedicionarios del año pasado, lo advirtió: “Tienen que convencernos”, dijo, como si los expertos fuesen los del Comité Director.

No los hagan quedar mal como con Matosas. Porque el uruguayo-argentino no estaba entre los favoritos de la lista técnica, por carecer de requisitos básicos. Puede resultar más efectivo hacer una rifa entre los más baratos.