Cristian Brenes. Hace 2 días

Desde el momento que Gustavo Matosas renunció a la Selección de Costa Rica de manera repentina, tras nueve meses en el cargo, y Rónald González asumió con tres días para armar una convocatoria y tres entrenamientos para preparar un juego oficial, se sabía que el camino sería empedrado para la Tricolor. El primer partido evidenció todo esto y mucho más.

Los números confirman lo que la Nacional mostró en cancha en el empate 1 a 1 ante Haití, por la Liga de Naciones de Concacaf. Deficiencias en el manejo del bloque, poca coordinación y muchas libertades en la marca; sumado a una ofensiva que no carburó por la falta de movilidad, el escaso entendimiento, las dificultades para sacar la pelota limpia desde atrás y dos delanteros aislados o expuestos al pelotazo que venía desde la zaga.

González es el menos culpable y no podía hacer milagros en tan poco tiempo de preparación, si se toma en cuenta que en realidad solo efectuó dos sesiones con el grupo completo. Para ir con las estadísticas, si se compara con lo hecho en Copa Oro hay una marcada diferencia en cuanto a remates realizados y recibidos, posesión de la esférica y pases efectuados. Todo esto como secuela de un plantel que tuvo ganas, pero no preparación suficiente.

Durante la Copa, la Sele promedió 14 disparos por juego, ocho directos; recibió 13, tuvo la redonda en un 56% del tiempo y efectuó 431 pases por partido.

La Selección de Costa Rica regresó este viernes a suelo tico, tras empatar 1 a 1 con Haití en Bahamas. La Nacional se mantendrá concentrada para el duelo del domingo frente a Curazao. Fotografía: Alonso Tenorio
La Selección de Costa Rica regresó este viernes a suelo tico, tras empatar 1 a 1 con Haití en Bahamas. La Nacional se mantendrá concentrada para el duelo del domingo frente a Curazao. Fotografía: Alonso Tenorio

Mientras que en el debut de Rónald el combinado patrio solo probó puntería ocho veces, con dos de estos intentos desviados; los haitianos lo hicieron en 15 ocasiones, con cinco intervenciones de Keylor Navas y un gol en contra. Asimismo, los ticos tuvieron un 44% de posesión y únicamente 212 servicios.

Las estadísticas son elocuentes y a la vez normales, según los especialistas en la materia, quienes recalcan que no se puede hacer magia en este tipo de casos.

“En el fútbol se necesita tiempo, no hay milagros o magia. No se puede esperar que Rónald haga mucho cambio de un día para otro, hay que darle espacio para que pueda acoplar todo lo que pretende... Hay mucho por hacer en la Selección y ya es gusto de cada quien, porque se puede optar por un recambio o seguir con algunos jugadores que hay que ver si llegan en una buena edad para un posible Mundial”, dijo Hernán Medford.

José Giacone piensa muy similar y agregó que: “hay muchas situaciones para mejorar en la Selección, se vio que el equipo no estaba coordinado en la presión, el bloque que se quiso hacer al final no fue lo compacto que se pretendió, se desaprovecharon transiciones. Fue un juego en el que se apreciaron reacciones individuales, pero no fue un partido para valorar la gestión del técnico”.

Más allá de lamentarse, Gozález debe seguir lidiando con el tiempo, si se toma en cuenta que este viernes el plantel regresó a Costa Rica procedente de Bahamas, efectuó un trabajo de recuperación y este sábado apenas podrá depurar algunos detalles en cancha, para luego afrontar el duelo con Curazao de este domingo, a las 6 p. m., en el Morera Soto.

El estratega de la Nacional está obligado a retocar en un tiempo récord y con la ayuda del video. Eso sí, tiene el beneficio de la duda, ya que las críticas más fuertes recaen sobre Matosas y lo que hizo al frente del equipo.

“Es un tema de trabajo acumulado, Rónald viene llegando y el menos culpable es él, porque agarró una papa calientísima, casi quemándose... No es de extrañar que la figura fuera Keylor Navas, quien ya lo venía siendo en otros partidos y esto es fruto del trabajo acumulado que no se venía haciendo bien. Si a esto le sumamos los 10 meses de aburrimiento del entrenador anterior, indudablemente que era complejo. El resultado no es malo, pero Rónald tiene que valorar bien el sistema de juego”, externó Jafet Soto.

González sabe muy bien lo que es la Selección Nacional, estuvo en tres interinatos con la Mayor y ahora intenta exprimir cada segundo con figuras que lo conocen a la perfección. Su carrera contra el tiempo seguirá en noviembre, cuando afrontará dos juegos más oficiales, es decir, sin posibilidad de probar.

Colaboró: Juan Diego Villarreal.