Esteban Valverde. 23 marzo
Arturo Campos es la figura ofensiva de Guadalupe. En la imagen cubre una pelota ante la marca de Alexander Espinoza de Limón. Fotografía: José Cordero
Arturo Campos es la figura ofensiva de Guadalupe. En la imagen cubre una pelota ante la marca de Alexander Espinoza de Limón. Fotografía: José Cordero

Rónald González no pudo aprovechar la fecha FIFA de marzo. El entrenador nacional, por la situación que vive el mundo con el covid-19, ni siquiera tuvo el chance de convocar jugadores a quienes quería ver con la camisa de la Sele. Uno de ellos era Arturo Campos, figura ofensiva de Guadalupe.

El integrante del cuadro josefino era la sorpresa que tenía el seleccionador para enfrentar a Grecia y Panamá, empero esa lista solo quedó en el papel, ya que ambos partidos fueron suspendidos por la crisis de salud.

El llamado que no llegó a consumarse tomó por sorpresa al propio Arturo, quien con sinceridad aceptó que ni él mismo se esperaba esta convocatoria, pese a que ha sido determinante para su escuadra.

En la temporada pasada, tomando en cuenta los dos torneos, el futbolista tuvo 11 celebraciones y en el Clausura 2020 registra cinco. Además, tiene una gran precisión que lo ha hecho ser un pasador nato, según su propio entrenador, Géiner Segura.

“No voy a esconder que a mí me sorprendió, yo fui a un microciclo y sentí que hice las cosas bien. Estuve hablando con Rónald y le entendí lo que me pedía y fue bonito el llamado, lastimosamente por esta situación del coronavirus no se pudo”, dijo.

En la conversación con González, durante el periodo que entrenó, Campos comprendió que el timonel está buscando un jugador que le cumpla detrás del delantero. Un futbolista que sea capaz de abrir espacios con el pase y con la individualidad.

“A él le gusta jugar con dos delanteros, en ese microciclo jugué con Moya (Jonathan), él quería un 10 que llegara a armar, pero que también que le dé la variante de terminar la jugada. Creo que son funciones que sé hacer por el trabajo que me piden en Guadalupe”, expresó.

Bajo el mando de Géiner Segura, el futbolista ha pasado por todo el frente de ataque. Su posición más habitual es como delantero centro; no obstante, también ha tenido que desempeñarse como extremo y segunda punta.

"Creo que ha sido el trabajo de este torneo, pero sobre todo del pasado. El profe Géiner me llevó y me ayudó a entender muchas facetas del juego. A veces en Guadalupe jugamos con un delantero, cuando juego de '9' no puedo devolverme tanto ni venir a armar, pero cuando voy de extremo tengo esas funciones y no es algo nuevo para mí", añadió.

En la Selección Nacional se busca un hombre que cumpla las funciones que ha hecho desde el proceso a Sudáfrica 2010 Bryan Ruiz, quien con Rónald no ha sido tomado en cuenta por su inactividad en el Santos de Brasil.

El capitán en Brasil 2014 y Rusia 2018 tenía la misión de ser el eje de Costa Rica, pero también marcaba anotaciones porque entraba detrás del artillero centro a cerrar las jugadas.

"Siento que puedo jugar de pasador, pero también me gusta meter goles. Soy polifuncional y eso es bueno. Esta lista quedó para el recuerdo, hay que seguir igual con el club que es ahí donde él lo ve a uno. Tengo que seguir siendo protagonista, tener minutos. Ojalá Rónald me siga teniendo en su ojo", concluyó.

El atacante se refugió en su familia para no frustrarse por la vuelta que le dio el destino, al no permitirle entrar en la Selección Nacional en este llamado.

“Ellos me hablan, ahí mientras comemos o así, pero llegamos a comprender que todo es en el tiempo de Dios y no cuando uno quiere”, finalizó.