José Pablo Alfaro Rojas.   21 noviembre, 2019

La precoz aparición de Manfred Ugalde en el Saprissa (17 años) ha generado puntos de vista tan llamativos como opuestos, incluido el de Rónald González, reacio a convocarlo a la Sele a tan corta edad, después de firmar una campaña con mejores números que los conseguidos por los últimos delanteros convocados, Jonathan Moya y José Guillermo Ortiz.

El presente de Ugalde y lo que pueda suceder con su futuro hace recordar el caso de Joel Campbell, que es básicamente el tema que quiero tratar en esta columna, no sin antes lanzar una pregunta: ¿Haría bien el delantero al firmar un contrato internacional a estas alturas de su carrera o necesita más recorrido?

(La respuesta llegará unos párrafos más tarde).

Ricardo La Volpe convocó a Joel cuando ni siquiera estaba consolidado en el Saprissa. Lo observó siendo un seleccionado menor que reforzó una práctica de la Mayor.

El argentino se enganchó del prospecto desequilibrante, con buena gambeta y mucho margen de mejora. Lejos de ofrecer el rendimiento que hoy en día tiene Ugalde en la S, a Campbell le bastaron unas semanas de entrenamiento con La Volpe para convertirse en un habitual.

Lo convocó a una Copa Oro y una Copa América, que, a la postre, le permitieron ser una figura clave en la participación de Costa Rica en el Mundial Sub-20 de Colombia.

Puede opinar, ofrecer algún argumento o debatir sobre este tema con el periodista José Pablo Alfaro en su cuenta de Twitter. Búsquelo como @JosePA_nacion
Joel Campbell, durante una práctica de la Selección Mayor. Fotografía: José Cordero.

A priori, el joven más prometedor del país en los últimos 15 años firmó con el Arsenal de Inglaterra un contrato a largo plazo que, en la teoría, le permitiría consolidarse.

Campbell fue pieza vital para Costa Rica en la eliminatoria rumbo a Brasil 2014, y durante el Mundial también ejerció un papel importante para el equipo. Aquella oportunidad prematura brindada por La Volpe lo afianzó en la 'Tricolor’ más rápido de lo normal, al punto de convertirse en una pieza absolutamente determinante para la Selección en la cita suramericana.

En el Arsenal la historia dio un vuelco: nunca se consolidó. Se convirtió en un trotamundos y terminó por quedarse sin opciones de brillar en una liga top de Europa.

Joel pasó por el Lorient de Francia, Betis y Villareal de España, Olympiakos de Grecia, Sporting Lisboa de Portugal y Frosinone de Italia, con apenas destellos en la mayoría de equipos y, quizás, algo más de solvencia en el Betis y el equipo griego.

Nunca llegó a dar lo que se esperaba de él, aunque he de reconocer que su estancia en el exterior tampoco ha sido un desastre.

A González le preocupa que los jóvenes salgan del país sin estar preparados, una circunstancia que debilita su consolidación y después puede traer consecuencias negativas para la Sele.

Nunca se sabrá si a Campbell le habría beneficiado acumular más experiencia y minutos en Primera antes de salir, dada la necesidad de que los jugadores alcancen una regularidad en su juego. Es decir, ¿qué habría pasado si participa domingo a domingo durante un espacio prolongado de tiempo y alcanza una estabilidad en su rendimiento?

Que no sea solo de vez en cuando, lo que hasta el día de hoy se le cuestiona.

González se encuentra en una encrucijada con Manfred Ugalde. Puede que si lo llama a la Mayor rinda y resuelva algunos problemas en el ataque, pero es un hecho que aparecerán ofertas del exterior, y puede que aún no esté preparado para rendir en otras latitudes.

Manfred Ugalde, delantero de Saprissa. Fotografía: Rafael Pacheco.

También es evidente que su representante hará todo lo posible por ganarse su comisión y lo colocará en donde más le favorezca, con la excusa de que 'debe asegurar su futuro'.

Es probable que si tiene paciencia, ambición y sostiene su rendimiento, adquiera el estatus necesario para aspirar a una mejor liga en el mediano plazo, como ya lo hicieron Bryan Ruiz, Keylor Navas y el propio Celso Borges en su momento.

Me parece que González hace lo correcto, debe esperar al menos un semestre más para llamar a Ugalde a la Mayor, esperar a que confirme su calidad en el próximo torneo y se consolide en el Saprissa.

Todavía no es su momento.