Por: Steven Oviedo.   11 septiembre
Kevin Briceño (18) jugó en el segundo tiempo ante la selección de Japón. (Photo by JIJI PRESS / JIJI PRESS / AFP) / Japan OUT

En lo único en que la Selección Nacional mantuvo constancia en su gira por Asia fue que los porteros resaltaron como las figuras importantes y eso es un aspecto que rara vez resulta como algo positivo.

Cuando en un equipo destaca el guardameta es porque hubo cosas que no se hicieron bien y en los partidos ante Corea del Sur y Japón esta fue la tónica.

Esteban Alvarado fue la figura del equipo patrio ante Corea del Sur, con un par de intervenciones de gran nivel, las cuales evitaron que el equipo de Rónald González saliera de la cancha con una goleada escandalosa.

Pese a su inactividad en el Trabzonspor de Turquía, Alvarado se vio aplomado en el duelo ante los coreanos y mostró las condiciones que lo llevaron a ser el guante de oro en el Mundial sub 20 de Egipto en el 2009.

Alvarado recibió un gol producto de un penal que pegó en el poste y la defensa no lo asistió, sumado a otro tanto en el que no podía hacer nada tras un fallo enorme de David Guzmán.

Ante Japón fue el turno de mostrarse para el arquero del Herediano, Leonel Moreira, quien llegaba a esta convocatoria como el más experimentado de los porteros y único mundialista de Rusia 2018, pero solo se le otorgaron 45 minutos.

No obstante, los 45 minutos fueron suficientes para demostrar que es un portero de Selección Nacional, pues al igual que Alvarado, sus tapadas evitaron que la goleada fuera más abultada.

La mejor acción de Moreira fue a los 38 minutos del duelo ante los japoneses, cuando detuvo un potente remate de Takumi Minamino, quien estaba solo frente al marco del arquero patrio.

Moreira se mostró aplomado, haciendo gala de su experiencia y el gol que recibió fue un desafortunado desvío de Bryan Oviedo que terminó como autogol.

El otro arquero que participó fue Kevin Briceño, quien a diferencia de los dos anteriores no se vio tan bien y pudo hacer más en los tantos que recibió.

Briceño se vio bien en un mano a mano con Ritsu Doan, logró desviar la pelota que iba hacia el marco y Luis José Hernández lo asistió para evitar la anotación.

No obstante, en el segundo gol de los japoneses, obra de Takumi Minamino, no observó la pelota, por lo que cuando reaccionó tenía el balón dentro del marco.

La peor acción de Briceño fue en la última jugada del partido frente a Japón, cuando Tatsuya Ito realizó un disparo que parecía inofensivo, pero el morado no pudo despejarlo y se convirtió en el tercer gol de los asiáticos.

Costa Rica cuenta con uno de los mejores porteros del mundo: Keylor Navas, y no hay duda de que cuando el arquero del Real Madrid esté disponible será el titular del marco nacional.

Empero, parece que los puestos de segundo y tercer portero lo tienen ganado Leonel Moreira y Esteban Alvarado, por lo que para que otro guardapalos se meta en la discusión tendrá que destacar mucho en su respectivo equipo.