Por: Esteban Valverde.   12 septiembre
Sho Sasaki (quien cabecea) dispara la pelota frente a la marca de Keyner Brown. Fotografía: AFP

La Selección Nacional sumó dos derrotas en su primera gira luego de la participación en Rusia 2018. Con muchos nombres diferentes a los que fueron a la Copa del Mundo, el cuadro costarricense le hizo frente a los amistosos ante Corea del Sur y Japón.

Entre los dos cotejos el rendimiento que tuvo el conjunto dirigido por Rónald González preocupó sobre todo si se analiza que apenas se consiguieron dos remates directos en 180 minutos, uno ante los nipones y otro frente a Corea, y se recibieron cinco goles.

De esta forma, lo único que se puede concluir es que ofensivamente el cuadro patrio no rindió y defensivamente fue demasiado permisivo.

Por esto, La Nación junto a expertos del fútbol costarricense repasan las enseñanzas que dejó esta gira, cuáles jugadores aprovecharon la oportunidad y se determinaron las cuatro preocupaciones de cara al futuro de la Sele.

No hay un estilo, ni sistema de juego definido.
Esteban Alvarado recibió dos anotaciones ante Corea del Sur. Fotografía: AP

Al no tener un entrenador definitivo para el proceso a Catar 2022, Costa Rica quedó sin un estilo de juego claro.

Rónald González, estratega interino, utilizó dos sistemas en los fogueos frente a los combinados de Japón y Corea del Sur.

Ante los de la Tierra del Sol Naciente, el técnico probó con tres hombres en defensiva, cinco en el medio campo y dos delanteros. Mientras que ante los coreanos colocó cuatro hombres en zaga, cinco en la mediacancha y un punta.

No obstante, ninguno de los dos sistemas le generó un beneficio real a la Tricolor en su juego, al punto de que en ambos se vio sumamente endeble en defensa e inofensivo en ataque.

Frente a los coreanos, la Selección apenas pudo sumar un disparo directo a marco y ante los nipones uno más. David Ramírez y Mayron George no mostraron sus condiciones en ataque, pese a que se les notó el esfuerzo.

Pablo Gabas, exjugador y analista de balompié, destacó que el nombramiento del estratega es una necesidad para a partir de ahí comenzar a consolidar la nueva identidad futbolística del equipo.

“Rónald no consolida una idea porque no tiene tiempo, él lo que busca con estos juegos es mostrar algunos futbolistas, esa es la idea que se desarrolló, me parece a mí”, manifestó.

Por su parte, Gerardo Ureña, entrenador nacional, fue más allá y detalló que la identidad de Costa Rica siempre ha sido la misma desde antes del proceso a Brasil 2014: la Sele se repliega bien y luego busca una transición rápida para anotar.

“La identidad es la misma y creo que lo que hay que entender es que el fútbol moderno ya nos está llevando hacia otras tendencias, por lo que lo que yo diría que la identidad de Costa Rica debe evolucionar”, concluyó.

Costa Rica olvidó anotar.
Daniel Colindres fue el hombre con más experiencia en el ataque de Costa Rica. Fotografía: AP

La Selección Nacional desde su equipo A, con el que enfrentó el Mundial Rusia 2018, hasta el renovado que ahora recibió una oportunidad frente a Corea del Sur y Japón, estuvo lejos de la anotación.

De hecho, en el Mundial los goles cayeron gracias a la táctica fija: un penal de Bryan Ruiz y un tiro de esquina que le llegó a la cabeza a Kendall Waston; en estos amistosos la Nacional ni siquiera pudo marcar.

Para el comentarista deportivo y exfutbolista Claudio Ciccia, este es el principal reto que afrontará el nuevo seleccionador.

Recobrar la capacidad ofensiva patria es esencial de cara a la eliminatoria de Catar 2022 y las competiciones oficiales como la Copa Oro.

“El principal objetivo es lograr que la Sele no tome riesgos en defensa pero que pueda anotar, eso se trata de fútbol moderno”, sentenció.

Ciccia añadió que en ataque es sumamente importante la individualidad, sobre todo porque un mal que está aquejando a la Tricolor es la falta de capacidad de sus ofensivos para resolver y crearse opciones por sí solos.

Además, el equipo de todos debe comenzar a crear una sociedad ofensiva como la que tiene Alajuelense, por ejemplo, con Róger Rojas, y siempre esas sociedades ayudan a solventar la ausencia de ataque.

“La cualidades individuales son importantes, se requieren delanteros que sean partícipes y que puedan resolver por sí solos. No hay una dupla de ataque desde hace muchísimo tiempo en Costa Rica y eso se nota en el campo. Además, la forma de juego en ofensiva en los últimos años no ha sido la más atractiva y a los jugadores se les ve carentes de esa característica en los partidos”, concluyó.

El cambio generacional es lento.
Luis José Hernández fue uno de los jóvenes que recibió oportunidad en esta gira. Fotografía: AFP

Pese a que Rónald González anunció que con su llamado inició el cambio generacional, lo cierto es que el proceso para consolidar nuevos nombres en la Selección Nacional es lento y debe estar acompañado por una buena dosis de paciencia.

En esta convocatoria llegaron hombres como Juan Pablo Vargas, Jimmy Marín, Luis José Hernández, Allan Cruz, Ian Smith, Rándall Leal, Mayron George y David Ramírez. Todos integrantes de la nueva camada del fútbol tico.

Algunos como Cruz, Vargas, Leal y George lograron llamar la atención de los expertos, no obstante otros todavía no mostraron su máximo potencial.

“La gran mayoría de jugadores cumplieron su ciclo de tres procesos mundialistas, entonces por ley ya se necesita el cambio... Inclusive tenemos a Christian Bolaños con cuatro. En este momento es cuando los países avanzados hacen este cambio generacional. ¿Cómo se hace? Dando oportunidad a estos jugadores, necesitan tiempo para adoptar las funciones del primer mundo. Por ejemplo: Rándall Leal es ofensivo pero hay que trabajarlo para que aporte al bloque defensivo”, enfatizó Gerardo Ureña.

Pablo Gabas añadió el buen nivel en algunas facetas del juego de ciertas figuras.

"Creo que Allan Cruz marca bien. En el caso individual también podría destacar a Esteban Alvarado en el arco y Mayron George en ataque, pese a que no tuvo claridad ante el marco rival sí se entregó al máximo", dijo.

Costa Rica, además sigue sumando centrales de calidad, lo que garantiza un buen recambio en la zona de atrás. Tanto Juan Pablo Vargas como Keyner Brown cumplieron con la expectativa.

"Fue punto alto, fue bien en el juego aéreo y en las disputas del uno contra uno. No sufrió en velocidad. Trató de salir jugando. Lo hizo bastante bien, fue el mejor de la defensa", describió Johnny Chaves sobre Brown.

Así, es necesario acelerar el proceso de renovación porque certámenes importantes como la Copa Oro están a menos de un año de enfrentarse.

Puestos claves sin consolidar
David Guzmán y Allan Cruz hicieron pareja en el centro del campo ante Corea y Japón. Fotografía: AP

En el once inicial todavía hay puestos que dejan duda.

El sustituto ideal de Bryan Ruiz continúa siendo todo una incógnita, al punto de que en esta gira se probaron dos futbolistas. Frente a Corea del Sur jugó Elías Aguilar y ante Japón esa función fue asumida por Rándall Leal.

También, la zona de la contención, específicamente las funciones que hace Celso Borges, todavía no tienen un jugador que las asuma.

Celso normalmente, además de colaborar con la marca es el encargado de darle equilibrio al equipo patrio y sumarle transiciones con pases largos. Borges también sabe proyectarse en ataque.

Para estos partidos tanto David Guzmán como Allan Cruz buscaron ser ese volante mixto, sin éxito en ambos casos.

“De cara al ciclo mundialista hay posiciones en las que no hay un sustituto natural, pero para corregir esto es fundamental el modelo de juego porque eso determinará muchas cosas. La Selección con lo que mostró ante Japón puede desarrollar siento yo un fútbol más centralizado y no basado en únicamente un hombre en punta”, enfatizó Claudio Ciccia.

Pablo Gabas secundó el comentario y resaltó la poca fluidez que se encuentra en el juego de media cancha hacia adelante, cuando hay que crear fútbol.

“El tema de la mitad de cancha es para analizar porque costó la creación, nos vimos muy imprecisos a la hora de tener el balón. La tenencia es complicada, porque por la presión de Corea y Japón carcomió a los nuestros”, explicó.