Cristian Brenes. 1 diciembre, 2020

Rónald González, técnico de la Selección de Costa Rica, no esconde que el 2020 fue un año crítico para la Selección desde todo punto de vista. Las cuatro derrotas y el empate que se registraron, sumado a los efectos de la covid-19 en lo deportivo generaron inestabilidad, pero el timonel afirma que no todo fue malo.

A su parecer, el problema radica en que su gestión “no inició cuando debía” y quien estuvo antes en el cargo, Gustavo Matosas, no hizo lo que se requería. Pese a esto, González defiende que sí se está dando un cambio generacional, aunque más lento de lo previsto, y también que se va por buen camino, pero se necesita tiempo.

Rónald detalló lo que se hará en el 2021, defendió el profesionalismo de su grupo y dejó en claro que a hoy, la Tricolor no está lista para iniciar la eliminatoria (arranca en setiembre). Ante esto, es vital acelerar el paso.

¿Cómo afronta las críticas y los números bajos que ha tenido en su gestión?

Las asumimos con respeto. Entendemos que hay preocupación y molestia porque en cinco partidos no ganamos. Acepto la responsabilidad, pero no nos detenemos solo en el marcador, sino que invertimos tiempo en otros aspectos, espacio que no tuvimos antes. Desde que llegué dije que estamos rezagados.

”Este ha sido un año difícil, casi no hemos tenido tiempo en cancha, pero igual recibo las críticas de buena forma para crecer y superarme. No voy a negar de que el rendimiento ha sido pésimo, queríamos ganar, pero estamos priorizando en temas que nos pueden dar un crecimiento para el próximo año”.

Hay tres combinaciones de generaciones en la Selección, con algunos de mucho rodaje en mundiales y en el exterior, otros que medianamente lo han hecho y también otros que del todo no, ¿cómo homogeneizar el grupo?

Es un tema que toqué desde que me entrevistaron para ser técnico. Hablé de tres escalones en la pirámide de jugadores. En la primera los jugadores del medio nacional, que normalmente juegan bien con sus equipos y tiene destacadas participaciones; la segunda de futbolistas de 25 a 29 años con clubes locales o en el extranjero, con un rendimiento con clubes de no tanto recorrido; mientras que la de arriba con los europeos, los más consolidados o los que han ido a los mundiales.

Rónald González, técnico de la Selección Nacional, cerró el 2020 con un rendimiento del 7%, tras cinco partidos. El timonel volverá a hacer una convocatoria hasta marzo del 2021. Fotografía: Rafael Pacheco
Rónald González, técnico de la Selección Nacional, cerró el 2020 con un rendimiento del 7%, tras cinco partidos. El timonel volverá a hacer una convocatoria hasta marzo del 2021. Fotografía: Rafael Pacheco

“Parte de nuestro trabajo es unificar estos tres niveles y la única forma de hacerlo es con entrenamientos y partidos, pero si no se tienen, unirlos es más difícil. Los trabajos en la Nacional son acumulativos, pero mi gestión con la Selección no empezó cuando debía, sino que hubo una etapa antes con 12, 13 o 14 partidos y ahí se pudieron haber hecho cosas que ahora yo no debería estar haciendo.

“Ahora debemos invertir tiempo para ver el cambio, debemos dar oportunidades y así intentar homogeneizar estos tres niveles de jugadores. Eso sí, entendiendo de que hay una base y quien quiera entrar debe tener rendimientos sobresalientes, mientras que los que están en Europa deben intentar jugar”.

¿Hubo un cambio radical entre los partidos sin los legionarios y los dos que se tuvieron con el equipo más pesado?

Por supuesto que sí, tuvimos un cambio significativo y estadísiticamente lo sacamos. Por ejemplo: en los dos partido contra Panamá el recorrido global del equipo fue de 98 kilómetros y en los dos en Europa se corrieron 106 y 107 kilómetros globales. También tenemos datos del juego de posición, de pases consecutivos, las zonas donde hicimos los pases, con más en campo rival, y se incrementaron los robos de pelota.

”Ha sido un año difícil, las convocatorias de este año han sido inconstantes. Hicimos un equipo para Estados Unidos, con apenas unos legionarios de la MLS, no se pudo jugar en marzo, junio y setiembre, mientras que en octubre solo pudimos contar con un futbolista internacional frente a Panamá. Es decir, hasta noviembre contamos con el equipo que consideramos es el base”.

¿Qué zona del campo lo tienen más preocupado?

Hay dos posiciones en las que siempre hemos estado inquietos: la lateral izquierda, donde hay que seguir depurando y buscando más competencia, más allá de que tenemos a Bryan Oviedo, Rónald Matarrita, Joseph Mora y otros a nivel local que deben levantar la mano. Luego evidentemente está la delantera, en lo que es la búsqueda de un número nueve tradicional, como Jonathan Moya, Felicio Brown y José Guillermo Ortiz, quienes han estado conmigo durante este tiempo.

“Igual, hay otros delanteros en el fútbol nacional que tienen que levantar la mano, jugar bien y meter goles, para que uno los vuelva a ver. Sino, tenemos que seguir con los que ya hemos tenido y los que están en el fútbol internacional.

”Manfred Ugalde está entre ellos, pero no es un nueve nominal, es más un segundo delantero y juega por fuera”.

¿Qué evaluación cualitativa hace de su gestión?

Desde que llegamos, el 30 de setiembre, tuvimos cuatro partidos de Liga de Naciones, se ganó el primer lugar de grupo y esto nos permitió disputar el Final Four en junio. Hicimos unos llamados cuando no había pandemia, construimos una base, pero desgraciadamente con el virus todo se vino abajo.

”En total, en el 2020 tenemos 26 entrenamientos realizados, 2.190 minutos de prácticas efectivas, cinco partidos jugados y 44 horas de sesiones en el 2020. Para que entiendan, normalmente un equipo entrena nueve horas a la semana para jugar un partido, pero nosotros tenemos 44 horas en 12 meses.

”Hemos tenido muchas dificultades para hacer un trabajo que nos permita tener certezas y contundencias en algunos puestos y modelos del equipo. No hemos logrado consolidar un equipo como a todos nos gustaría, mientras que nuestros colegas de México, Estados Unidos y Honduras nos llevan 14 o 18 partidos de ventaja, porque fueron nombrados antes.

”La pandemia nos afectó y nos impidió hacer pruebas, valorar alternativas y entender cuál es el sistema que más se nos adecuad; siempre vamos a marchas forzadas. Nos gustaría ganar, gustar y golear, pero no lo hemos podido hacer y es una responsabilidad que enfrento.

”Igual, vemos reapariciones importantes como las de Joel Campbell o la de Cristian Gamboa. Así mismo, sorpresas agradables como las de Bernald Alfaro, Rándall Leal o Luiz Díaz. Todas estas consolidaciones se dan con partidos, pero no hemos tenido”

¿Cómo estamos para iniciar la eliminatoria?

No estamos a un nivel adecuado o al 100%. No tenemos un tiempo de respaldo que nos permita decir que estamos listos y a punto para ir a una eliminatoria y ganarla. Nos privamos de seis partidos de la Selección en un año y eso es muchísimo, mientras que otros rivales sí los tuvieron. No me siento seguro para decir que si la eliminatoria empieza en enero estamos listos, por dicha inicia hasta setiembre y tenemos partidos en marzo, junio y la Copa Oro nos puede servir para llegar más consolidados a la eliminatoria.

¿Los resultados adversos podrían marcar su futuro en la Selección?

Esta pregunta no es para mí, estoy hay que consultárselo a los directores de la Federación. He sido muy honesto con mi trabajo, tenemos todos los campos cubiertos, vamos a los estadios, investigamos, compartimos con los futbolistas, hacemos seguimientos, entregamos informes, trabajamos con la tecnología. Hacemos todo lo que podemos, pero si se da otra decisión, no me compete. Lo que me toca como entrenador lo estoy haciendo. Dichosamente hasta setiembre es la eliminatoria, tenemos unos partidos más y hay tiempo para consolidar.

No se han tenido muchos partidos internacionales en el 2020, ¿cómo hacer para que el cambio generacional se haga más rápido y jugadores jóvenes puedan llegar a la Mayor en buen nivel?

Todos esos muchachos deben de tener un proceso y un seguimiento, como se está haciendo. Entiendo que el cambio generacional tiene que darse y lo estamos haciendo en la Selección, tal vez no con la ligereza que muchos quisieran. En todas nuestras convocatorias hemos tenido jugadores Sub23, que tienen valía e irán escalando.

¿Cómo equiparar el nivel que tienen Estados Unidos y México?

No depende de mí, sino de un montón de aspectos. Igual, no nos podemos comparar con esos países, tanto por su población, como por la parte económica. Eso sí, nosotros somos tan buenos como país, que ya les hemos ganado, pero por ahora no nos preocupemos por compararnos no ellos, sino por crecer como equipo, conformar una base y al lograrlo, no se notarán diferencias. Por naturaleza somos buenos.

¿Cómo acercarnos en el 2021 al trabajo acumulado de las otras selecciones del área y cuál será la planificación del próximo año?

Seguiremos con las visorias a nivel nacional y también con lo que hacemos con los legionarios. Vamos a esperar hasta marzo del 2021 para hacer una convocatoria oficial, ojalá muy parecida a la última en Europa y ojalá acumular trabajo con este grupo.

”Está la Copa Oro, que es un torneo que está metido entre pretemporadas y descansos de jugadores, así que hay que determinar a quiénes llevamos y así planificar lo que viene para setiembre. Sabemos que será un 2021 complicado y ocupamos 30 o 35 jugadores dispuestos a venir a la Selección”.

¿Existe o no existe un informe de Rusia 2018?

Cuando llegué de interino, tras el Mundial, tuve conocimiento de un informe que Óscar Ramírez presentó a la Federación, es más, lo vimos en una de mis convocatorias para un partido. El informe de Rusia nunca lo he tenido en mis manos y nunca lo he visto, sino que lo pude escuchar de lo que se dijo ese día y de las conclusiones más importantes.

Se ha hablado en espacios de opinión de colocarle un asistente técnico de mayor experiencia, ¿cómo lo vería?

No tengo conocimiento de esto. Tengo a dos asistentes, Mauricio Solís y Douglas Sequeira, ambos mundialistas, que han jugado en extranjero y referentes en sus equipos. Estamos bien, tenemos siempre la presencia y asesoramiento de Carlos Watson, quien es uno de los entrenadores y personajes más influyentes en nuestro fútbol. No lo hemos considerado, pero nunca me voy a negar que el conocimiento llegue a nosotros.