Esteban Valverde. 18 junio, 2018
Kendall Waston calienta en el primer partido de la Selección Nacional, en el estadio Samara Arena, el domingo ante Serbia. Fotografía: Damián Arroyo
Kendall Waston calienta en el primer partido de la Selección Nacional, en el estadio Samara Arena, el domingo ante Serbia. Fotografía: Damián Arroyo

San Petersburgo, Rusia. En el juego frente a Serbia, Kendall Waston salió a calentar desde el primer tiempo, primero lo hizo con Christian Bolaños y Joel Campbell. Después en el complemento fue con Rodney Wallace y Daniel Colindres.

El defensor del cuadro patrio sintió la ansiedad que tiene un juvenil cuando por fin tiene chances reales de debutar en la máxima categoría. El jugador del Vancouver Whitecaps aceptó que el mariposeo en el estomago se hizo presente, además describió cómo se vive desde la zona de calentamiento el cotejo.

Waston fue sincero y aceptó que al ser un mundial, se está pendiente de las indicaciones del banquillo.

Kendall brincaba cada vez que la Sele atacaba, aplaudía cuando uno de sus compañeros ganaba una pelota en las alturas o en el césped y también reclamaba por una decisión arbitral que no le parecía.

“Uno está con ansiedad de querer entrar, uno vuelve a ver a la banca para ver si lo llaman. Yo sabía que podía tener algún chance ante Serbia, porque íbamos perdiendo, pero tenía a Rodney Wallace y Daniel Colindres a la par, y el profesor iba a usar esas opciones primero porque ellos son atacantes”, explicó.

(Video) Kendall Waston habla de las posibilidades de Costa Rica contra Brasil

Al zaguero se le nota en los pies las ganas por entrar, no se queda quieto. Cuando debe estar estirando prefiere caminar entre ejercicios y habla constantemente con sus compañeros en la zona de calentamiento.

De igual forma y pese a sus sensaciones, el futbolista agregó que primero es el grupo, por lo que esperará el momento adecuado para que Óscar Ramírez lo incluya.

“Me pican los pies... Ahí está la opción, ojalá llegue porque queremos este sueño, pero estamos para ayudar y cuando el profesor considere, pues ahí estaremos disponible”, enfatizó.

Según contó el propio jugador, el Macho valoró la posibilidad de colocarlo como atacante en el primer partido, sobre todo porque la Nacional iba perdiendo.

El legionario, con su estatura de 1.96 m, marca diferencia y es el único futbolista de la Tricolor que puede pelear de tú a tú con equipos que les gusta el juego físico, como los serbios.

Waston continúa siendo un arma interesante para la Selección y también es un hombre fuerte que, ante un resultado positivo, puede cerrar la zaga. El gigante de la Sele ansía su oportunidad.