Fiorella Masís. 22 marzo

Costa Rica era la llamada a ganar y porqué no, hacerlo sin dificultades, pero anoche Guatemala le recordó lo difícil de visitar una cancha como el Mateo Flores.

Gustavo Matosas probó una buena dosis de lo que se puede topar en la eliminatoria hacia Catar 2022. Un fútbol recio, duro en defensa y con bloques difíciles de romper.

Nicholas Hagen le detiene un remate al costarricense Allan Cruz. Foto: AP /Moises Castillo
Nicholas Hagen le detiene un remate al costarricense Allan Cruz. Foto: AP /Moises Castillo

La Tricolor apenas cayó 1-0, un marcador suficiente para un rival que jugó al error y se resguardó tan bien que finalmente logró su cometido.

A Guatemala le salieron las cuentas. En el primer tiempo aguantó, esperó y montó su barrera de contención, que aunque por momentos la Sele rompió, no logró traducirlo en anotaciones.

Esa fue la gran diferencia en medio de dos rivales muy diferentes: uno dispuesto a controlar el balón e ir al frente y otro con la intención de aguantar, guiado por el orden y gallardía.

Costa Rica era el dueño de la pelota, estaba encima y con mayoría de hombres azules de la media hacia atrás.

Con ese panorama, la única opción era apoyarse en el mejor pie de Jimmy Marín, Elías Aguilar, Allan Cruz o Rándall Leal, porque llegar hasta el marco parecía toda una hazaña.

Las mejores oportunidades llegaron pasando la pelota de primera intención. Fue la única fórmula que funcionaba... a medias.

En el minuto 16 Aguilar se filtró entre los zagueros, sacó a relucir sus características, sirvió a Cruz y el volante dejó frente al arco a Joel Campbell. Sin embargo, el delantero envió un remate débil que despejó el portero Nicolás Haggen.

El volante que juega en Corea del Sur lo intentó, pero otra vez se quedó lejos de ese hombre que toma la batuta para guiar al equipo.

La Nacional seguía llevando el peso del juego, pero poco a poco los locales ganaron terreno hacía el frente y la falta de gol de los ticos era su mejor noticia.

Con el 0-0, tenían el partido donde querían y en el minuto 31 eso quedó todavía más claro.

En una aproximación, el volante Stefano Cincotta aprovechó el rebote y le pegó al balón de seguido. Aunque Keylor Navas reaccionó, un ligero desvío de Kendall Waston le impidió tapar el disparo.

Eso no cambió para que la Sele mantuviera su idea, y desde las combinaciones generó otro momento de peligro.

Allan Cruz quedó en un mano a mano con el arquero Haggen, quien nuevamente se puso el traje de héroe para impedir la anotación.

Fue algo así como un gol “cantado”, hasta que el chapín decidió lo contrario y los nacionales se fueron al camerino con la sensación de ser más vistosos, incluso mejores, pero menos efectivos.

Tras el descanso, Haggen siguió con su buen tino y le negó de nuevo el tanto a Cruz con un achique oportuno (54′). Un minuto después fue el turno de Navas, al tapar un disparo de Jorge Vargas.

Conforme avanzaba el reloj, la balanza se inclinaba a favor de Guatemala, porque Costa Rica entraba en la desesperación por concretar el empate.

Gustavo Matosas recurrió al banquillo desde el inicio de la segunda parte, con cambios tácticos y de posición, uno de esos fue la entrada de Bryan Ruiz en lugar de Elías, pero la Comadreja dejó en evidencia su falta de ritmo.

El combinado tricolor no renunció a buscar ese tanto, por algo creó al menos cinco opciones claras durante el partido, pero nunca fue suficiente. Le faltó fútbol, ideas, contundencia.

Su rival le ganó en intensidad y en luchar la victoria más allá de tener el balón y tratarlo bien, o intentarlo.

Guatemala le recordó que el fútbol centroamericano muchas veces es más de garra que fútbol vistoso y eso es suficiente para hacerle la vida imposible.

Los chapines se tomaron este reto casi como una eliminatoria y eso hizo sufrir demasiado a Costa Rica, que finalmente entró en un estado de impotencia, sin respuesta clara y con un resultado pobre.

Se trata de probar y eso queda claro. El objetivo de los amistosos va por ese camino, pero una derrota en suelo chapín y ante una selección que apenas vive su regreso al fútbol competitivo debe tener pensando a Matosas.

Alineaciones

Costa Rica: Keylor Navas; Kendall Waston, Juan Pablo Vargas, Ian Smith, Waylon Francis; Celso Borges, Allan Cruz, Elías Aguilar (Bryan Ruiz, al 59′), Rándall Leal (Rónald Matarrita, al 45′), Jimmy Marín (Mayron George, al 45′); Joel Campbell (Ronaldo Araya, al 80′).

Guatemala: Nicolás Haggen; Manuel López, José Pinto, Carlos Gallardo, Stefano Cincotta; Allen Yanes, Rodrigo Saravia, Alejandro Galindo, José Contreras; Luis Martínez y Jorge Vargas.