Fiorella Masís, Cristian Brenes. 26 marzo

La baja asistencia de aficionados este martes al Estadio Nacional, para el partido de Costa Rica ante Jamaica, mantiene preocupada a la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol), que entre las posibles razones, no menciona la derrota obtenida en Guatemala, el viernes pasado por 1-0.

Aunque no se tuvo un corte exacto, menos de 10.000 personas asistieron a la joya de La Sabana para presenciar el tercer juego al mando del técnico Gustavo Matosas, el primero en el país.

Lanzo Luconi, tesorero de la Fedefútbol, habla del poco público en el Estadio Nacional.

“Estamos muy preocupados en el seno del Comité Ejecutivo, esto no puede pasar para un futuro, creo que es una experiencia que va a tener un valor económico bastante preocupante para la Federación”, admitió el vicepresidente de la Fedefútbol, Sergio Hidalgo.

Desde que se inauguró el Estadio Nacional, en 2011, no se recuerda un compromiso de la Sele con una respuesta tan floja. Incluso, los mismos federativos hicieron un recuento y no hallaron algo similar.

Para salir con los gastos que implica un compromiso de este tipo, la Fedefútbol requería como mínimo 10.000 aficionados, cifra a la que no se llegó.

El evento se organizó pensando en 15.000 o 20.000 personas, por lo que no habrá ganancias.

Lanzo Luconi, secretario de la Federación, agregó que son varias las razones, pero sobre todo que el partido se juntó con otras actividades deportivas y espectáculos musicales.

Poco público se hizo presente en el Estadio Nacional para el juego ante Jamaica. Foto: Rafael Pacheco
Poco público se hizo presente en el Estadio Nacional para el juego ante Jamaica. Foto: Rafael Pacheco

“La verdad es que no esperábamos tan poca afluencia”, agregó.

Entre esos eventos pesó más el campeonato nacional, asegura Sergio Hidalgo, quien agregó que tuvo que haberse coordinado mejor con Unafut.

“Faltó comunicación con Unafut para haber suspendido la jornada de esta semana”.

Pero tampoco esconde que hubo un error al momento de fijar los precios, los cuales fueron de ₡10.000 en sol, ₡20.000 en sombra y ₡25.000 en preferencial.

“Quisimos mantener los precios de la eliminatoria, es un tema que tenemos que analizar porque jugar con equipos del área es diferente a otros de más renombre”.

La situación pone a la Fedefútbol a valorar dos posibilidades: mantener amistosos fuera de casa, donde los costos están cubiertos, o llevarlos los cotejos a otros estadios del territorio nacional, como ya se hizo anteriormente en Liberia.

“Este partido en Liberia hubiera sido muy atractivo, en Pérez Zeledón que tiene un buen estadio, Cartago o el mismo Santos, debemos valorar esas opciones porque la selección es del pueblo”, concluyó Hidalgo.

El último choque en Costa Rica se dio el 3 de junio de 2018 ante Irlanda del Norte en la despedida previo a Rusia 2018. Luego de esto, se realizaron diez fogueos en territorio extranjero, además de los tres juegos del Mundial.