Cristian Brenes.   7 septiembre

La Selección Nacional entró al laboratorio para experimentar después del Mundial de Rusia 2018 y en su primera prueba muchas variables entraron en análisis, pero sin duda alguna que Esteban Alvarado fue el punto más alto y el más bajo fue Elías Aguilar.

Rónald González modificó el sistema en el fogueo ante Corea de este viernes, pasando de un 1−5−4−1 a un 1−4−4−2, y dio espacio como titulares a cinco futbolistas que no estuvieron en Rusia: Alvarado, Allan Cruz, Jimmy Marín, Aguilar y Mayron George.

Esteban, Elías y Mayron eran los más esperados, desde el proceso anterior con Óscar Ramírez se les quería observar con más regularidad y valorar si estaban listos para asumir un rol principal en la Sele. Sin embargo, en su primera gran oportunidad solo el cancerbero salió con nota alta.

Esteban Alvarado no jugaba con la Selección Nacional desde el 7 setiembre 2016. El cancerbero volvió al arco de la Sele en el fogueo ante Corea, en el que la Tricolor cayó 2 a 0. Fotografía: José Cordero,archivo.

Eso sí, hay que puntualizar que George no tuvo mejor calificación porque jugó aislado en ataque, la Tricolor no lo acuerpó, tampoco lo nutrió de balones y el atacante terminó sufriendo lo mismo que experimentaron los delanteros ticos durante la última Copa del Mundo: aislamiento.

Con lo que respecta al portero, culminó el encuentro con cinco tapadas, tres de ellas determinantes. Además, sumó cinco salidas buenas, no tuvo malas y lideró una zaga que contó con hombres habituales como Cristian Gamboa, Óscar Duarte, Francisco Calvo y Bryan Oviedo. En los dos tantos el meta no tuvo nada que hacer, aunque sin duda alguna que evitó que la derrota fuera más abultada.

Esteban tuvo un dulce regreso al arco costarricense, luego de una ausencia de dos años, que le costó perderse el Mundial.

Caso totalmente opuesto al de Aguilar, quien en el inicio buscó mostrarse, pero poco a poco se fue diluyendo y su dinámica se redujo considerablemente. El creativo fue utilizado casi como un segundo ariete, acompañando al punta, jugando más libre y sin grandes responsabilidades defensivas.

Pese a esto y a la confianza de González, Elías no levantó la mano para conducir a la Sele, le costó aparecer, se mostró poco y fue consumido por la poca posesión (40%) que tuvo el combinado patrio, hasta que lo retiraron del terreno de juego en el minuto 56.

En el balance general, Cruz y Marín no dejaron un mal sabor de boca, pese a que aún pueden dar mucho más, principalmente en la fase ofensiva.

La Tricolor adoleció la falta de ocasiones en ataque, al punto de culminar con apenas dos disparos desviados y uno directo (minuto 75′ de Jimmy) en todo el fogueo. El cambio de sistema no dio los frutos esperados para ofender y es un punto a valorar del experimento.

Rónald también dio espacio como variantes a Rándall Leal, David Ramírez, Wílmer Azofeifa y Jonathan Moya, entre los futbolistas que no estuvieron en Rusia, todos ellos buscaron mostrarse e intentaron ofrecer algo distinto. No obstante, los minutos no les alcanzaron para tener una valoración más amplia y necesitarán de más espacio.