Cristian Brenes. 7 septiembre
Elías Aguilar a su llegada al Estadio Nacional, el viernes, para el partido contra Uruguay. Foto: Rafael Pacheco
Elías Aguilar a su llegada al Estadio Nacional, el viernes, para el partido contra Uruguay. Foto: Rafael Pacheco

El habilidoso volante Elías Aguilar tomó el vuelo en Seúl, capital de Corea del Sur, con la ilusión de volver a vestir la camiseta de la Selección Nacional en un partido de fogueo, nada más y nada menos que frente a Uruguay.

No importaban las más de 20 horas que duraba el periplo, así como el brusco cambio de horario, pues asegura que se esfuerza por estar en el equipo patrio.

Sin embargo, el mediocampista no tuvo la oportunidad de disputar un solo minuto contra los charrúas.

El timonel interino, Douglas Sequeira, lo dejó fuera de la formación estelar y no lo incluyó entre las variantes.

La exfigura del Herediano afirma que no se marcha molesto ni cabizbajo, aunque asegura que su deseo era disputar el encuentro.

“Todo futbolista siempre quiere venir y jugar; es respetable lo que se dio, los cambios que se hicieron. Estoy muy feliz de venir a trabajar, estoy apoyando, se vienen cosas nuevas, como el tema del entrenador y en octubre habrá otra convocatoria, por lo que voy a esperar a ver si soy tomado en cuenta o de lo contrario a seguir trabajando en mi equipo para ser llamado”, pronunció con mucha ecuanimidad en la zona mixta del Estadio Nacional, luego de la derrota 1-2 contra Uruguay, el viernes.

Aguilar insistió en que él hace su parte, que es intentar demostrar toda su capacidad para ser parte de la Tricolor.

“Es parte de ser profesional, ser futbolista; todos queremos estar en la Selección. Quería jugar, se respeta, yo hago lo mío que es venir y apoyar mientras espero mi oportunidad, que esta vez no se dio”, argumentó.

El jugador figura en el Jeju United Football Club surcoreano, enfatizó que intenta trabajar al máximo, pues quiere tener la opción de consolidarse en la Sele, algo que se le ha escapado por años.

“No voy feliz, todo jugador que viene de afuera quiere jugar. No me tomaron en cuenta, es fútbol. Lo más bonito es que en el fútbol hay revanchas”, concluyó Aguilar.