José Pablo Alfaro Rojas. 14 diciembre, 2019
Douglas Sequeira en entrevista con 'La Nación', el pasado cinco de diciembre en el Proyecto Gol. Fotografía: Carlos González.
Douglas Sequeira en entrevista con 'La Nación', el pasado cinco de diciembre en el Proyecto Gol. Fotografía: Carlos González.

De entrada es tímido. Douglas Sequeira cruza la pierna derecha, se acomoda en la silla y se toca la barbilla con sus dedos, mientras espera la primera pregunta. Le apasiona hablar de fútbol, de táctica y de los procesos de formación, una pasión que comenzó hace seis años y lo llevó a la Fedefútbol.

Al joven entrenador (42 años) se le entregó la responsabilidad de guiar a Costa Rica a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, cuando ya se suman 16 años sin asistir a unas justas y con una camada prolífera, capaz de romper este bache y, a la vez, catapultar su carrera en los banquillos.

Sincero y amplio, el exmundialista conversó a solas con La Nación sobre el desafío que tiene en frente, las críticas que recibe en la calle por su inexperiencia y las razones por las que considera que Óscar Ramírez, Gustavo Matosas y ahora Rónald González lo eligieron por encima de otros técnicos.

¿Cómo asume la percepción externa de que Douglas tiene la responsabilidad de ir a los Juegos Olímpicos? En gran medida porque dirige a una generación que tiene muchos recursos.

Muy sencillo, sé el potencial que hay en el equipo. Sé que la última vez que se clasificó a unos Olímpicos fue en el 2004, coincidencia que la fase de clasificación fuera en Guadalajara en aquella ocasión y en esta también. ¿Cómo lo tomo yo? Bueno, lo voy a ir a pelear a muerte. Sé que no será fácil para ninguno de los ocho equipos, pero tengo el material para clasificar.

Pero, de alguna manera existe una presión.

Sobre esa presión, la asumo como tal. Hay una frase que utilizo a lo interno, de que a veces es un poco injusto porque a uno lo evalúan por el resultado, pero tal vez a uno no lo evalúan por la forma de trabajar. Y no lo estoy diciendo solo en mi caso, sino a nivel general, porque ustedes a veces no se dan cuenta de cómo trabaja un entrenador, solo se dan cuenta de los resultados.

Hay personas que trabajan muy bien y no logran cosas, a como hay otras que no trabajan bien y logran cosas. No estoy diciendo eso para salvarme, lo que estoy diciendo es que las posibilidades las tenemos todos, pero voy a buscar esa probabilidad.

Lo voy a buscar (el boleto) consciente de que es una gran oportunidad, y de que tengo una generación muy capaz. Voy con todo a buscar la clasificación.

¿Qué tiene Douglas que lo quiso en su cuerpo técnico Óscar Ramírez, Gustavo Matosas y ahora Rónald González (es su asistente en la Mayor)?

Es que soy una persona que respeta mucho una palabra: Profesional. Yo me quedo más en demostrar que en decirlo. Decirla es fácil, pero aplicarlo es distinto. Soy apasionado, me gusta ser ordenado, soy un apasionado en la cancha. Me he metido mucho en esta carrera, voy a cumplir seis años y he pasado por todo. Me han dado oportunidad y sé que la gente me mata y dice ‘Douglas no tiene la capacidad’, pero la crítica la respeto mucho.

Douglas Sequeira atendió a 'La Nación' el pasado 5 de diciembre en el Proyecto Gol de la Federación Costarricense de Fútbol. Fotografía: Carlos González.
Douglas Sequeira atendió a 'La Nación' el pasado 5 de diciembre en el Proyecto Gol de la Federación Costarricense de Fútbol. Fotografía: Carlos González.

¿Cómo toma que digan que no tiene capacidad?

Respeto mucho la opinión de los demás, pero es que a veces veo que la opinión va más hacia la persona, tal vez por mi pasado como jugador.

Pero en general si me pregunta cómo asumo la crítica, le puedo decir que soy muy respetuoso de la opinión que usted me pida sobre alguien más. ¿Por qué? Hay que tener cuidado; hablar del partido los lunes es muy fácil porque ya se sabe el resultado.

Sobre las críticas he escuchado cosas como, “Douglas, usted no tiene experiencia, no tiene capacidad, ¿cómo es que está en la Federación?”. Pero yo respeto todo lo que se dice.

¿Y le molesta?

A mí no me molesta, más bien cuando voy por la calle me gritan cosas sobre lo que fui como jugador. Por ejemplo, me gritan ‘llorón’, y todas esas cosas, porque esa palabra se quedó a nivel a nivel nacional. Tengo un hijo que juega y se lo dicen, ‘llorón’.

Esa palabra quedó incorporada en mí. Voy a un supermercado y si estoy lejos tal vez me lo dicen, pero si estoy cerca no me lo dicen. A como tengo muchas personas de otros equipos que me han dicho que me admiran por mi carácter y mi pasión por el fútbol.

De hecho, el aficionado morado se toma muy distinto lo de ‘llorón’.

Es cierto, hay dos extremos. El morado dice,'este ama', mientras que los otros chotean, pero como no tengo redes sociales, casi no me doy cuenta, pero sí tengo esposa e hijos.

Gracias a Dios son maduros, pero lo asimilo muy bien, soy perfil bajo y más bien soy un poco tímido ante los medios, pero si me pregunta qué tengo que otros técnicos me piden, le puedo decir que trato de demostrar que soy un profesional. Soy una persona que dedica las 24 horas al fútbol. Leo mucho, me actualizo mucho en las tendencias.

Es que ser un ‘analfabeto del fútbol’ significa no estar al día con las tendencias de la tecnología. Ahí es donde está el error.

“Sé que tengo jugadores que están a un paso de trabajar con Rónald González en la Selección Mayor"

Para mí ser analfabeto en el fútbol es que, con todas las herramientas actuales, un entrenador no pueda tener un equipo que maneje las cuatro fases de juego: fase ofensiva, fase defensiva, transición ataque-defensa y defensa-ataque. ¿Se siente un técnico integral en este momento?

Es que el fútbol es un todo. Y yo le hago una pregunta: ¿por qué a veces encasillan al entrenador por su pasado como futbolista? Yo se lo contesto de esta forma, usted dijo algo muy cierto, si uno es entrenador, no se puede especializar solo en defensa y no puede ser muy malo en ofensiva o en defensa o no puede trabajar solo la transición.

Si no maneja todo, no está siendo profesional, usted debe manejar todos los conceptos. Esos cuatro momentos del juego los tiene que saber, pero a veces uno anda en la calle y alguien dice, ‘qué va a saber ese de fútbol, si ese de fútbol nada más corrió’. Por eso a veces digo que respeto todas las opiniones. Porque usted me puede preguntar por un pájaro de África y le puedo dar una opinión, pero otra cosa son los fundamentos de esa opinión.

Por eso a veces digo que en este mundo se dice, ‘fue buen jugador’, será buen entrenador'. Y no necesariamente. O se dice, ‘ese mae fue goleador entonces se debe saber todas las ofensivas’. Cuando usted es entrenador le enseñan todo. Para mí eso es ser un gran entrenador. Aparte de tener credibilidad con el grupo, se trata de tener muchas facetas.

¿Cómo se definiría como entrenador?

A lo interno tengo una forma de trabajar. Yo soy muy exigente en los entrenamientos, pero en los partidos trato de dar confianza, de hacerle ver al jugador que confío en él y en lo que se trabajó durante la semana. Es lo que me gusta.

Douglas Sequeira, técnico de la Sele Olímpica. Fotografía: Carlos González.
Douglas Sequeira, técnico de la Sele Olímpica. Fotografía: Carlos González.
Camada prolifera

Me sorprendió ver la lista, en parte porque me parece que es un buen equipo en lo individual. ¿Qué impresión le deja la generación que le toca asumir?

Hay mucha variedad. Hay jugadores potentes por afuera, jugadores de buen pie, jugadores de un biotipo importante en defensa. Y otra cosa relevante es que hay 11 legionarios con una edad menor a los 22 años. Sumado a ello, hay jugadores con experiencia en Selección Mayor, mundialistas Sub-17 y Sub-20. Eso da realmente mucha experiencia.

También se han acercado jóvenes de otras generaciones con un talento importante, como Jefferson Brenes (Limón) y Nextalí Rodríguez (Herediano), que han aumentado ese nivel. Y consciente de que es una camada muy buena en lo individual, ¿qué me toca a mí? Potenciar ese grupo, porque no solo la calidad individual me va a asegurar el pase a Tokio.

Algunos dirán que incluso siendo la lista tan amplia, al final son ‘Leal y 10 más’, dado el bueno torneo que tuvo con Saprissa. ¿Usted lo ve así?

Hay jugadores importantes y no lo puedo negar. Yo conozco la generación que tengo por mi paso en divisiones menores, tanto en la U20 y U17 de Saprissa. Yo enfrenté a una camada de Carmelita que ganaba todo, perdí finales con ellos y luego tuve la oportunidad de ganar. Después perdí contra Cartaginés y luego gané. Conozco bien a los jugadores.

Hace tres años fui con Marcelo Herrera a los Centroamericanos, en los que perdimos la final contra Honduras. Sé el potencial del grupo, lo conozco y específicamente de Rándall Leal no le puedo negar que es un buen jugador, ha mostrado su valía tanto en la Mayor como en Saprissa, pero tampoco nos podemos olvidar de Ian Smith, mundialista mayor y menor. La competencia viene porque no puedo cerrar los ojos al buen rendimiento de Manfred Ugalde.

Rándall Leal y Jimmy Marín ya han sido llamados a la Mayor, y ahora formarán parte del equipo que disputará el boleto olímpico. Fotografía: José Cordero.
Rándall Leal y Jimmy Marín ya han sido llamados a la Mayor, y ahora formarán parte del equipo que disputará el boleto olímpico. Fotografía: José Cordero.

De hecho, Ugalde es bastante menor que el resto de jugadores.

Sí, pero no puedo negar su valía, como tampoco puedo descartar a Nextalí Rodríguez. Lo que quiero es trabajar fuerte sobre la idea, no equivocarme. pero sí soy consciente de que se peleará por un lugar en Guadalajara 2020 (Preolímpico de Concacaf).

¿Cómo se juega con el ego de un equipo en el que, probablemente, muchos de los jóvenes consideren que merecen ser titulares por su protagonismo en Primera?

El grupo está por encima de todo, se los he hecho ver. Nadie es más que nadie. La misma posibilidad tiene Manfred Ugalde que Rándall Leal, Marvin Loría o Ian Smith. No voy a aceptar que jugadores que estuvieron en Selección Mayor tengan un rendimiento 'X', y tal vez digan ‘yo estoy seguro’. No, eso no pasará. La elección será pareja. Gracias a Dios tengo el apoyo de Rónald González. Tengo claro que, ante todo, esto es colectivo.

¿En qué basará su propuesta? Nada hace con tener 10 ofensivos muy buenos si al final no consigue el equilibrio necesario.

Yo me visualizo mucho. Visualizo tres alineaciones diferentes. Los ocho selecciones participantes tenemos las mismas posibilidades, pero quiero buscar la probabilidad y eso para mí significa ir a buscar ese cupo, respetando los rivales. Tenemos videos de todos los rivales y sé que la preparación que tengo, ellos la tienen. Sé que es un torneo de alto nivel.

A veces ando por la calle y la gente me dice, ‘qué buena Selección tiene Douglas’, pero yo sé que eso no me garantiza clasificar. Pero si potencio eso, creo que será muy importante y vamos a pelear y a tener muchas posibilidades.

¿Es consciente de que tiene en sus manos una base importante de los jugadores que, probablemente, tengan que guiar a Costa Rica al próximo mundial Mayor (Catar)?

Sí. Soy consciente porque lo han demostrado. Son jugadores de gran nivel. Yo en la competencia del mediocampo tengo a Fabrizio Ramírez, a Marvin Loría, a Gerson Torres y la competencia se hace fuerte. Yo no puedo tener cuatro creativos.