Juan Diego Villarreal. Hace 1 día
El técnico Henry Duarte y sus dirigidos, fueron recibidos este viernes en el hotel de concentración, de cara al arranque de la Copa de Oro 2019. Fotografía: Rafael Pacheco
El técnico Henry Duarte y sus dirigidos, fueron recibidos este viernes en el hotel de concentración, de cara al arranque de la Copa de Oro 2019. Fotografía: Rafael Pacheco

Después de enfrentar a Lionel Messi y a Sergio Kun Agüero en Argentina, en un estadio lleno de aficionados y con altos políticos y dirigentes como espectadores, la Selección de Nicaragua llega sin temores a medirse a Costa Rica, en el arranque de la Copa Oro 2019.

Contrario al pasado, el escenario del Estadio Nacional, no intimida ni presiona al los dirigidos por el técnico Henry Duarte, quien aseguró que nada externo debe perturbar el ánimo de sus dirigidos, cuando arranque el partido el domingo a las 6:30 p. m.

“En San Juan (Argentina) jugamos con un estadio repleto de bandera a bandera. Con el presidente de la Asociación de Fútbol de Argentina (AFA) presente, con la presencia del Presidente de ese país y otras autoridades. Quizás en los primeros 10 minutos nos vimos presionados, maravillados por el ambiente, pero no nos afectó. Eso fue lo que me gustó de estos nacientes jugadores nicaragüenses, que son aguerridos y van al frente. Eso pretendo que hagan el domingo”, explicó Duarte.

Henry comentó que para darles valor y mística a sus dirigidos no echó mano a psicólogos o motivadores, que lo único con que los convence es el trabajo diario.

“Es cierto que muchos profesionales usan diferentes estrategias para motivar a un grupo. En mi caso es el trabajo y la convicción. Hay que mantener los conceptos, ir mejorando y que esa idea se vaya plasmando en el partido. Si la idea prevalece en el compromiso, la confianza crece y los jugadores no tienen nada que temer, sin importar el escenario”, explicó Duarte.

Henry Duarte no solo estuvo de buen ánimo, sino también de buen apetito a su llegada al hotel de concentración de Nicaragua. Fotografía: Rafael Pacheco
Henry Duarte no solo estuvo de buen ánimo, sino también de buen apetito a su llegada al hotel de concentración de Nicaragua. Fotografía: Rafael Pacheco

Como ejemplo de su propuesta, puso el compromiso frente a Argentina, el viernes de la semana anterior, donde aguantaron los primeros 35 minutos, presionado el rival, antes de que apareciera Lionel Messi y con una genialidad abriera el marcador.

“Nuestra idea es ir mejorando, poder plasmar los conceptos que mostramos en los primeros 35 minutos de juego ante Argentina. El objetivo ahora es ir aumentándolo . Que ya no sean solo 35, sino 45, 60 minutos. Sé que estamos en capacidad de hacerlo. Después de enfrentar a figuras mundiales y mostrar buenas sensaciones, lejos de sentir presión esperamos neutralizar a jugadores que son mis amigos y a los cuales admiré”, dijo Duarte.

De izquierda a derecha los seleccionados Francisco Flores, Agenor Báez, Bryan Rodríguez y Carlos Montenegro,durante el almuerzo. Flores, Rodríguez y Montenegro son nacidos en Costa Rica, pero nacionalizados nicaragüenses. Fotografía: Rafael Pacheco
De izquierda a derecha los seleccionados Francisco Flores, Agenor Báez, Bryan Rodríguez y Carlos Montenegro,durante el almuerzo. Flores, Rodríguez y Montenegro son nacidos en Costa Rica, pero nacionalizados nicaragüenses. Fotografía: Rafael Pacheco

Convencer a su grupo. En cuanto a la situación interna que vive Costa Rica, con el caso de la salida de Jimmy Marín y hasta la poca asistencia que se espera para duelo de la Copa de Oro en el reducto de La Sabana, el estratega del cuadro pinolero fue tajante en su opinión.

“Como técnico rival no puedo opinar al respecto. Como aficionado tengo mi concepto muy claro. Como técnico, evitaría que esas cosas pasen. Son situaciones que suceden a la interno y no son de mi competencia. De momento me ilusiona estar en el banquillo en el Estadio Nacional, pues ya lo veía difícil por los años que tengo de estar en el negocio y es una ilusión que se cumple”, añadió Duarte.

En cuanto a su objetivo frente a la Tricolor, el entrenador oriundo de Santa Rosa de Guanacaste sentenció que es salir adelante y pensar en la segunda fase.

“Me ilusiona que los jugadores tengan claro lo que queremos. La meta es clasificar, ir creciendo como Selección. En lo personal no tengo que demostrar nada al país, mi deseo es que los objetivos se cumplan y ojalá muchas cosas más”, manifestó Duarte.