Esteban Valverde. 20 junio
Elías Aguilar tuvo un rendimiento aceptable en el segundo tiempo del duelo ante Bermudas, además sumó su segundo encuentro marcando. Fotografía: AFP
Elías Aguilar tuvo un rendimiento aceptable en el segundo tiempo del duelo ante Bermudas, además sumó su segundo encuentro marcando. Fotografía: AFP

En el fútbol lo más importante es ganar y Costa Rica lo consiguió ante Bermudas, de hecho amarró su clasificación a cuartos de final de la Copa Oro; sin embargo, el avance de confianza y juego fluido que había mostrado la Selección Nacional ante Nicaragua quedó perdido; no se vio, desapareció.

El plantel caribeño volvió a evidenciar claras fallas defensivas de la Tricolor. La velocidad y fuerza de los isleños puso en aprietos a la línea de cuatro puesta por Gustavo Matosas, al punto que el equipo azul estuvo a punto de ponerse 1 a 0 a favor previo a que llegara la diana de Mayron George.

El Grupo B del certamen regional no debería representar mayor dificultad para la Sele y pese a que ya se suma seis puntos de los seis disputados, lo cierto es que en el campo todavía no se ve la mano del uruguayo Matosas. Los hombres encaradores, el fútbol vertiginoso, la posesión de pelota con transición rápida y las salidas limpias están lejos de verse en el desarrollo.

La táctica fija fue la encargada de destrabar un partido en el que a la Selección le costó salir y así perdió en dos ocasiones la pelota en su zona defensiva para darle claras acciones al contrincante. Leonel Moreira se tuvo que fajar con un remate cruzado, mientras en otra jugada vio cómo le despintaron el poste de mano derecha con un zurdazo.

Cuando Matosas empezó a inquietarse, se quitó el saco y empezó a aplaudir para exigirles más a los suyos. Luego apareció una jugada de táctica fija para desahogar al cuadro patrio y a los delanteros costarricenses.

En el 30', un tiro de esquina generó un rebote, Mayron George disparó de derecha y enloqueció en su celebración debido a que marcó su primer tanto como artillero patrio. El gol provocó un respiro para él, también para la delantera que en el primer cotejo no anotó uno solo de los cuatro goles frente a Nicaragua.

Otras dos posibilidades llegaron por medio de la pelota parada; Celso Borges exigió al máximo al portero Dale Eve, luego Waston pudo marcar de cabeza, aunque llegaron ocasiones el desempeño defensivo y en la creación del juego no era el idóneo.

Costa Rica logró en el 54′ aumentar la ventaja por una buena combinación entre Elías Aguilar y Bryan Oviedo. El exflorense, desde el vértice izquierdo, disparó y logró su segundo tanto consecutivo.

Para el complemento, el estratega charrúa puso en el campo a Bryan Ruiz, quien aunque no vive su mejor momento de ritmo de competencia, sí marca diferencia con su uno contra uno y técnica individual.

Bryan liberó a Aguilar y al menos consiguió que la Nacional tuviera 10 minutos de nivel aceptable. Hay que ser claros, cuando la Comadreja está en la cancha, la Tricolor es mejor.

El cierre del partido pudo bien poner el 2 a 2 en el marcador para Bermudas o el 3 a 1 a favor de Costa Rica; no obstante, esto no se dio.

La Selección recibió un tanto por un penal que cometió Celso Borges, luego el cuadro caribeño estuvo muy cerca de anotar en un par de contragolpes y Mayron George falló la oportunidad de su segundo tanto de forma increíble en el 90′, al disparar a menos de un metro de la línea de gol y pegar el esférico en el horizontal.

Costa Rica triunfó y amarró su pase a la siguiente ronda, empero su desempeño volvió a dejar un manto de incertidumbre en la retina. Al final es difícil comprender ¿cuál es la realidad del equipo, el equipo abrumador de la primera fecha o el cuadro entrabado que lució contra Bermudas?