Fiorella Masís. 24 julio

Costa Rica está lista para ser sede única del Mundial Femenino Sub-20 del próximo año. Así de claro es el Comité Organizador Local (COL) tras la renuncia de Panamá, país que sería el otro anfitrión.

En diciembre anterior, se dio la oficialización de Costa Rica como sede del Mundial Femenino Sub-20. Foto: Rafael Pacheco
En diciembre anterior, se dio la oficialización de Costa Rica como sede del Mundial Femenino Sub-20. Foto: Rafael Pacheco

El país canalero informó este viernes que declinaba su participación como organizador, una noticia que parecía inevitable por las señales dadas anteriormente.

En un principio el COL se pronunció asegurando que esperaría el pronunciamiento de la FIFA para referirse ampliamente al tema; sin embargo, después envió un comunicando en el que reitera su intención de realizar el torneo con o sin Panamá.

“Costa Rica cuenta con la organización, los recursos humanos, la infraestructura deportiva, la logística, la tecnología y de hospedaje para atender con excelencia a todas las delegaciones y demás actividades que demanda la Copa Mundial. Afortunadamente, la organización del torneo no requiere de recursos públicos. pues los recursos provienen de la FIFA y de patrocinadores”, se explica en el comunicado de prensa.

El señalamiento sobre el aspecto económico se da porque, precisamente, Panamá renuncia aduciendo dificultades financieras generadas a partir de la pandemia por el coronavirus.

De esa forma lo explica en una carta del gobierno dirigida al presidente de la Federación Panameña de Fútbol, Manuel Arias.

“Consideramos como un acto de responsabilidad y prudencia que no es viable (organizarlo)”, se lee en la misiva.

“Comunicamos respetuosamente a usted, señor presidente, que la República de Panamá declina formalmente la organización y sede del Mundial Femenino Sub-20, por motivos de fuerza mayor y por encontrarse fuera de nuestro alcance, proyecciones y control presupuestario”, agrega.

El Mundial se realizará del 20 de enero al 6 de febrero. Esta programación es nueva, pues su fecha original era para el mes de agosto, pero se movió ante la pandemia.

Desde entonces, Costa Rica ha mantenido su posición y compromiso con la copa.

Ante tanta incertidumbre, incluso Argentina se ofreció para ser sede. El pasado 25 de junio la Asociación de Fútbol de Argentina (AFA) le envió una carta al presidente de la FIFA, Giani Infantino, para hacer oficial su intención.

“Sobre el particular, atento haber tomado conocimiento de las dificultades que actualmente atraviesa la organización conjunta que la FIFA aprobará para Costa Rica y Panamá, es que esta Asociación de Fútbol Argentino se postula para afrontar su organización, en los plazos previstos por la FIFA, de este importante evento mundial que nos permitirá afianzar y difundir la práctica del Fútbol Femenino en nuestro país”, explica la carta de la AFA.

Hasta ahora, la FIFA no se ha referido a esa posibilidad ni lo que sucedería si Panamá renunciaba a ser sede.