Por: Esteban Valverde.   7 septiembre
Son Jeung-Min remató un penal que pegó en el palo izquierdo de Esteban Alvarado, sin embargo luego en el rebote Corea del Sur marcó. Fotografía: AFP

A Costa Rica le urge comenzar a trabajar y en serio. La Selección Nacional tiene que tener su técnico nombrado lo antes posible, no se puede perder más tiempo, debido a que Corea del Sur le demostró, al ganarle 2 a 0 con solvencia este viernes, que hay una necesidad real de horas de repetición de una idea de juego.

Rónald González intentó ante los asiáticos dejar atrás la percepción que quedó luego de Rusia 2018: un equipo defensivo que no sabía atacar. No obstante, las dudas continuaron porque cambiaron los hombres, también el sistema… Pero, todo siguió igual.

Ver más!

La Selección dejó atrás los cinco hombres de zaga y puso cuatro con cuatro volantes, un falso '9′ y un atacante nato.

Por fin llegaron hombres que hace mucho eran solicitados por prensa y afición: Elías Aguilar y Mayron George. Ambos, lastimosamente por el trámite del cotejo no lucieron.

Aguilar deambuló entre la línea media y ofensiva, sin conseguir diferenciar con su uno contra uno y menos con un pase a profundidad. En el caso de George, no tuvo ninguna opción clara frente al marco y siempre intentó presionar la salida, empero fue como revivir la situación que vivía Marco Ureña en Rusia: siempre como el guerrero solitario en ataque.

Corea dominó y gustó ante Costa Rica, también desnudó falencias claras. Un cuestionamiento que se le hizo a Óscar Ramírez fue la utilización de la línea de cinco hombres en zaga, pero el primer fogueo después de la Copa del Mundo demostró por qué es la mejor forma de jugar para la defensiva.

Las espaldas de los laterales nacionales fueron invadidas una y otra vez por jugadores de los Tigres de Asia. Son Heung-Min tuvo por la calle de la amargura a Cristian Gamboa, quien extrañó las coberturas de siempre le daba ese tercer central.

En la primera parte, el defensor del Celtic de Escocia, vio como lo penetraron en cuatro ocasiones .Dos terminaron en remates peligrosos, otra en saque de esquina y la última fue el penal que significó el 1 a 0.Lee Jae-Sung le ganó el duelo por velocidad y el nacional con su mano izquierda le jaló el hombro para cometer la falta, Son Heung disparó la pena máxima, la reventó en el palo izquierdo de Esteban Alvarado y en el rebote Lee Jae-Sung la envió al fondo de la red.

Previo a la celebración, ya los coreanos habían asustado en tres ocasiones lo que provocó que el portero Alvarado se convirtiera en el mejor de la Tricolor. El futbolista del Trabzonspor turco cumplió, pese a la inactividad en su club.

Ver más!

El cuidapalos se vio seguro en el juego aéreo, espectacular en la reacción y atento en la anticipación de los centros rastreros. Pasó su prueba.

El primer tiempo dejó solo dos remates a favor para la Sele, los dos desviados. El partido fue sumamente horizontal para el cuadro de González, sin conseguir incomodar el área rival.

En los primeros cinco minutos del cotejo, la conexión Daniel Colindres – Bryan Oviedo tuvo un destello interesante que dio una falsa esperanza sobre el peligro que podía crear el equipo.

La desesperación por la no tenencia de la pelota y la lentitud en la dinámica comparada con la que proponía el contrincante provocó una frustración en el juego que causó faltas constantes de David Guzmán y Allan Cruz.

Aquí es donde se extraña en demasía a Bryan Ruiz. El capitán de la Sele sabe tener la pelota, desahogar y administrar cuando la presión del encuentro carcome al cuadro patrio.

Para el complemento, la Sele hizo ingresar a Rándall Leal, David Ramírez, Rodney Wallace, pero lo vivido en la inicial continuó.

La pelota fue de Corea, el ritmo de juego lo impuso Corea, el fútbol ofensivo también lo tuvo Corea y el gol que cayó fue de Corea.

Mientras el contrario supo salir con tres pases de primera intención cuando Costa Rica presionó, la Nacional se enredaba en su defensiva cuando los rojos atacaban su sector.

En el 78’ fue Nam Tae-Hee, volante coreano, el que consig

uió su tanto luego de una gran acción individual.

Nam dejó en el camino a David Guzmán, quitó a Óscar Duarte y fusiló a Alvarado con un derechazo a seis metros del marco.

El único disparo que hizo Costa Rica lo realizó Jimmy Marín, uno de los que buscó como hacer diferencia con su velocidad y uno contra uno. Dentro de lo positivo también está Allan Cruz, aunque no destacó como lo hace con Herediano, tampoco desentonó y mostró buena marca.

El primer encuentro en el proceso a Catar 2022 dejó en claro que el trabajo es necesario, porque aunque hay cambio de hombres, de idea… Costa Rica sigue viviendo del recuerdo, la Selección no juega bien y tampoco consigue resultados.