Por: José Pablo Alfaro Rojas.  19 marzo

En muletas por primera vez, con una sonrisa de angustia y a la espera de una operación que nunca imaginó, y menos a tres meses de Rusia. Esta es la escena más difícil en la película de Christian Bolaños, hoy en vilo, pero con esperanza de jugar su tercer mundial.

Bolaños caminará por una línea muy delgada. Será operado de una fractura de tobillo, se le colocarán placas y tornillos y si no sufre recaída alguna, volverá a jugar a un mes del Mundial.

(Video) Christian Bolaños será operado de una fractura en el tobillo

Cuándo Óscar Ramírez haga pública la lista preliminar para Rusia, Bolaños estará tocando balón de nuevo, justo para pelear por un espacio en la nómina definitiva.

"Los cirujanos saben el procedimiento que tienen que hacer para acortar los plazos de recuperación. Después me tocará seguir todo al pie de la letra. Sí te digo que estuve analizando todo en mi casa y lloré, no me lo esperaba", reconoció Bolaños.

El proceso, tan delicado como necesario, cae como un balde de agua fría en la vida de Bolaños, que unos minutos antes de atender a la prensa lloró con su esposa y sus hijos en su casa.

Por lo visto en el proceso mundialista, había altas posibilidades de que jugara como titular. Ahora depende de los médicos y de una disciplinada recuperación, que conlleva continuar con el trabajo físico para no perder la forma.

El médico del Saprissa, Esteban Campos, coordinó con el ortopedista de la Fedefútbol, Erick Solano, para que estuviera presente en la operación y se pudiera trabajar el proceso de recuperación en conjunto.

"Sabemos que hay una lista definitiva que se tiene que dar en junio, es decir, Christian tendría tiempo suficiente para poder entrenar un mes o un poco más, antes del Mundial", explicó Campos.

Bolaños nunca había tenido muletas ni lesiones graves. Primero se creyó que era un simple golpe, después un esguince y al final las placas concluyeron que era una fractura.

La recuperación tarda de seis a ocho semanas, tiempo en el que la propia evolución dictará si puede empezar a tocar el balón.

Christian Bolaños cuando llegó a la Clínica Católica para ser operado.
Christian Bolaños cuando llegó a la Clínica Católica para ser operado.

No es fácil asimilar una lesión a tres meses de Rusia y con buenas posibilidad de tener protagonismo. ¿Tendrá chance para llegar a tiempo al Mundial?

La verdad yo sí presentía que no era solo un esguince. Ya había pasado por esas cosas y sentía como que había algo más. No perdí la fe pero cuando salieron las placas suponía algo así, porque el golpe sí fue en el huesito. Yo tomo las cosas con mucha tranquilidad, obviamente llega en un momento en que ningún jugador se lo espera. Yo en mi caso tengo que dejar todo en manos de Dios y los cirujanos y pensar en que la operación saldrá bien. Después vendrá el plazo de descanso y recuperación. Voy a hacer todo lo que esté a mi alcance, pero no puedo decir qué sucederá en el futuro.

¿Cuántas veces le ha tocado sufrir una lesión como esta y a tres meses del Mundial?

La verdad he recibido bastante apoyo de mi familia, compañeros y la afición. Eso me da mucha fuerza para no perder el objetivo. Hay una lesión de por medio en la que los plazos están apretando un poco, pero no soy el único a nivel mundial. Neymar está pasando una situación todavía más complicada y voy a tener que estar muy tranquilo, tener paciencia y confiar en los especialistas. Ellos saben el procedimiento que tienen que hacer para acortar los plazos. Después me tocará seguir todo al pie de la letra. Sí te digo que estuve analizando todo en mi casa y lloré, no me lo esperaba.

¿Había sufrido una lesión en esta zona del tobillo en específico?

En el tobillo había tenido un esguince, de hecho fue cuando estaba jugando la primera Champions League, por eso fue que conversé con mi esposa y le dije que en ese entonces había tenido un esguince bastante grande y pude jugar, pero esta vez era imposible hasta apoyar el pie. Uno en esto está expuesto como jugador, ahora solo me queda seguir para adelante y recuperarme.

¿Ha podido conversar con Óscar Ramírez?

Ha sido bastante complicado. Todo ha sido muy rápido y a todos nos tomó por sorpresa. Es una etapa en la que estoy disfrutando del fútbol y mi objetivo era llegar al Mundial de Rusia, había hecho bastantes cosas, un gran esfuerzo, pero ahora tengo una piedra en el camino y solo Dios sabe si podré estar ahí.

Usted tiene experiencia pero al fin de cuentas es un ser humano. Ahora decía que fue inevitable llorar. ¿Cuál es el sentimiento que lo embarga ahorita?

La verdad no puedo ni explicarlo, era la noticia que no quería escuchar, justamente cuando me estaba sintiendo bien en el terreno de juego. Así es la vida y nosotros los jugadores estamos expuestos. Puede ser un ejemplo de todo lo que tenemos que hacer para jugar un partido o inclusive jugar lesionados para dejar el nombre de Costa Rica en alto. Este será un caso especial para mí. Voy a tener personas a mi lado que me van a apoyar y no voy a apurar las cosas, voy a tratar de recuperarme bien.