José Pablo Alfaro Rojas. 28 febrero
Víctor Alfaro (derecha), presentó a Carlos Watson como director de selecciones menores. Fotografía: Sergio Alvarado.
Víctor Alfaro (derecha), presentó a Carlos Watson como director de selecciones menores. Fotografía: Sergio Alvarado.

El candidato a vicepresidente de la Fedefútbol y hoy titular de ese cargo, Víctor Hugo Alfaro, le depositó ¢7,5 millones a Fernando Paniagua, cuando este era dueño y apoderado generalísimo de Fuerza Griega, sociedad que administraba al equipo hasta hace unos días.

El préstamo se produjo el 16 de julio de 2019, apenas 38 días antes de realizarse la asamblea de la Fedefútbol para elegir al nuevo presidente del órgano y a los miembros de su Comité Ejecutivo, y cuando todavía se pensaba que Fuerza Griega podía ejercer el voto como representante del club.

Así consta en una consulta de gravamen del Registro Nacional, de la que tiene copia ‘La Nación’.

En este documento se refleja el monto que Alfaro le prestó a Paniagua y la fecha en la que lo hizo.
En este documento se refleja el monto que Alfaro le prestó a Paniagua y la fecha en la que lo hizo.

Paniagua manifestó públicamente su apoyo al grupo liderado por Rodolfo Villalobos, del que formaba parte Víctor Alfaro, desde días antes de la elección, pero al final fue la Asociación Deportiva Municipal Grecia la que emitió el sufragio, pues era la que tenía el derecho de participación inscrito ante la Unafut.

La Nación le cuestionó a Alfaro sobre la conveniencia de ese préstamo cuando había un voto de por medio para la elección en la que Villalobos acabó electo presidente, por encima de su contendor, Jorge Hidalgo.

Alfaro, quien también es el presidente de la liga femenina, forma parte del actual Comité Ejecutivo que preside Villalobos, pues al ganar la elección, acabó por ocupar el puesto de vicepresidente dos.

Víctor Alfaro (centro), durante la presentación del uniforme de la selección femenina. Alfaro también es el presidente de la liga femenina. Fotografía: José Cordero.
Víctor Alfaro (centro), durante la presentación del uniforme de la selección femenina. Alfaro también es el presidente de la liga femenina. Fotografía: José Cordero.

El dirigente niega que haya querido comprar el voto y asegura que lo que se dio fue un préstamo de carácter personal hacia Paniagua en un momento determinado del año; también se trató de conversar con Paniagua en distintas ocasiones para conocer su versión sobre el caso, pero no atendió las llamadas de este medio.

Se le consultó a Villalobos si considera correcto y ético que el vicepresidente de la Fedefútbol le preste dinero al dueño de un club de Primera División, a las puertas de una elección presidencial, a lo que respondió lo siguiente:

“El día miércoles fuimos informados por parte de Víctor sobre esta situación personal, será el próximo miércoles que nos brindará más detalles. Luego de escuchar sus explicaciones al Comité Ejecutivo se podría emitir un criterio. Lo que rechazamos de forma categórica es que estuviera vinculado algún tema político de la Federación”, afirmó.

Esta es la entrevista que ofreció Alfaro, en la que defiende no haber querido comprar el voto de Grecia:

Víctor Alfaro: “Si hubiera querido comprar un voto no dejo ningún documento”

¿Por qué le prestó ¢7,5 millones a Fernando Paniagua?

Fue un favor que me pidió Fernando Paniagua a título personal. Lo que le digo es que Fernando nunca ha sido presidente de un club y eso está muy bien establecido.

Sí, pero era apoderado generalísimo de Fuerza Griega, que en ese momento administraba a Grecia y que, en las fechas en que se produjo el préstamo, se pensaba que podía votar en las elecciones presidenciales.

Es que no sé ni quisiera si podía votar en la Federación.

Es que, al interpretar el caso, alguien podría pensar que usted quiso comprar el voto.

No, primero que nada es un negocio personal, no tiene nada que ver el equipo de Grecia. Nunca se le prestó dinero a Grecia, sino a Fernando Paniagua.

¿Quería comprar el voto de Grecia?

Jamás, nunca, esa no es parte de mi formación. Si hubiera comprado un voto no habría firmado esos documentos como lo hice.

¿Reconoce que se equivocó? Pues usted era vicepresidente de la Fedefútbol y evidentemente le prestó dinero al apoderado generalísimo de un equipo, a pocos días de las elecciones.

Le puedo decir que no tomé en cuenta que había una elección. Simplemente hablé con mi abogado y él fue quién se encargó. En ningún momento pensé que estuviera comprando ningún voto, creo que ellos tenían otros negocios, me parece en Nicaragua, o algo así.

¿Le faltó transparencia?

Si yo lo hubiera hecho a escondidas se podría criticar, pero yo generé un negocio lícito, y no es la primera vez que lo hago. Eso no está prohibido. Y lo hice con prendas, con un documento, porque yo tampoco voy a regalarle dinero a nadie.

¿Le parece correcto que el vicepresidente de la Fedefútbol le preste dinero al representante de un equipo, cuando quedaba muy poco tiempo para las elecciones presidenciales?

Es que yo no le presté a un equipo, le presté a una persona a título personal, no se lo presté a Grecia en ningún momento. Y si hubiera querido comprar un voto no dejo ningún documento. Y yo le pregunto, ¿quién le pagó la CCSS a Grecia? Porque le digo que hay pruebas de quién lo hizo para que usted investigue. Eso sí se llama comprar un voto, lo que yo hice fue con documentos establecidos y con un abogado.

¿Sabía su grupo, en este caso liderado por Rodolfo Villalobos, quien al final quedó como presidente, que usted había hecho este préstamo?

Nunca lo comenté con ellos.

¿Debió hacerlo?

Creo que no, porque son negocios personales.