Esteban Valverde. 17 junio
Bryan Ruiz en un entrenamiento con la Selección Nacional, antes de disputar el partido ante Nicaragua. Foto: Rafael Pacheco
Bryan Ruiz en un entrenamiento con la Selección Nacional, antes de disputar el partido ante Nicaragua. Foto: Rafael Pacheco

Bryan Ruiz está contento. El capitán de la Selección Nacional, ahora con un rol de suplente en la Tricolor, no se siente disconforme, molesto ni mucho menos triste, contrario a lo que muchos piensan. De hecho, en cada práctica se palpa alegre, motivado y deseoso de entrenar.

El futbolista del Santos de Brasil es consciente de que su responsabilidad actual es otra, así lo ha hablado con el seleccionador nacional Gustavo Matosas y con su entorno ha mencionado que se siente tranquilo, en ocasiones muy útil, pero en funciones que no se notan públicamente.

Matosas, previo a la Copa Oro, en una conversación con el mundialista de Brasil 2014 y Rusia 2018, le hizo saber que lo quiere dentro de la nómina patria por su calidad futbolística, pero sobre todo por su aporte como ejemplo y líder en el camerino.

Hombres como Rándall Leal, el propio Elías Aguilar, Allan Cruz y Mayron George, entre otros, ven a Ruiz como un modelo a seguir por su carrera en Europa y en la Nacional, ante esto sus conversaciones para lograr confianza y crecimiento en ellos son constantes. Los ratos en los que Ruiz habla con los más jóvenes son por iniciativa propia, pero también porque el DT le pidió jugar ese papel.

El timonel uruguayo ve a la Comadreja como un canal entre el grupo y él, un aliado para poder implementar su idea y llevar a buen puerto esta fase transitoria del equipo, gracias al cambio generacional.

Ruiz, por su parte, está de buen ánimo y a su círculo cercano le dijo que se siente útil en la Selección, pese a no ser estelar, lo llena de motivación realizar un aporte para enriquecer al grupo.

La preocupación. Aunque se siente cómodo con el rol de suplente, a sabiendas de que su exigencia es mayor por llegar a la Selección sin minutos de competencia, él futbolista se ocupa en cada entrenamiento en demostrarle a Matosas que quiere su chance de estelar, porque la Copa Oro puede ser la vitrina que tanto anhela para salir del Santos.

Ya en el primer partido frente a Nicaragua, el exjugador del Fulham inglés consiguió dar una asistencia y demostrar que poco a poco va agarrando forma física.

La titularidad en la Sele es un tema que le genera pensamientos encontradas a Ruiz; por un lado lucha por retomarla, pero por el otro se topa con su conflicto interno, pues es consciente que necesita minutos de juego en un equipo, previo a venir a la Selección.

Pese a su situación personal, el líder del camerino patrio mantiene el buen ánimo y disfruta de esta experiencia en el equipo de todos como si fuera la primera. Este lunes, por ejemplo, tuvo que caminar en la radial de Santa Ana por el congestionamiento vial, ante esto decidió tomárselo con humor y llegar al Proyecto Gol sin vehículo, aunque al final Cristian Gamboa lo llevó.

“Yo estoy en disponibilidad de jugar cuando se me necesite. El entrenador toma las decisiones y lo más importante es entrar con dinámica y con la misma actitud que tiene el equipo. Me sentí motivado y con muchas ganas de luchar igual que lo estaban haciendo todos", dijo en una entrevista con su página de Internet, www.bryanruizcr.com.

El futbolista destacó la ilusión por estar en la Tricolor a sus 33 años.

“Venir a la Selección es un sueño, yo siempre tomo esto como la primera convocatoria. Yo vengo a defender a Costa Rica, cada vez que puedo aquí estoy. A esta edad no sé cuando será la última vez entonces vamos a aportar el máximo a la Selección”, finalizó.