Cristian Brenes. 27 marzo

El tiempo pasa factura a un ritmo acelerado en el fútbol, los años merman las habilidades físicas y se vuelve más difícil ejecutar lo que antes era rutina. Todo esto lo tiene muy claro Bryan Ruiz, quien con 33 años y como capitán de la Selección Nacional reconoce que necesita un nuevo rol en la Tricolor.

Ruiz fue un pilar y pieza indiscutible en los últimos dos procesos eliminatorios jugando como volante por la derecha, zona por la cual destacó y llegó a marcar dos goles históricos en el Mundial de Brasil 2014. Sin embargo, en la actualidad siente que ya no se puede desempeñar por ese sector, por lo que migró hacia el centro del campo, como un creativo con funciones más ofensivas que defensivas.

Bryan es autocrítico y por ende valora que los desplazamientos por los costados son muy exigentes, se necesita mucha colaboración con el defensa y efectuar transiciones largas para pesar en ofensiva, algo que se le dificulta en este momento.

26/03/2019 Estadio Nacional. La Selección Nacional de Costa Rica recibió a su similar de Jamaica, en partido amistoso que sirvió para el debut de Gustavo Matosas dirigiendo La Sele en suelo nacional. Foto: Rafael Pacheco
26/03/2019 Estadio Nacional. La Selección Nacional de Costa Rica recibió a su similar de Jamaica, en partido amistoso que sirvió para el debut de Gustavo Matosas dirigiendo La Sele en suelo nacional. Foto: Rafael Pacheco

“Siento que ya no estoy para jugar por los costados, se necesita más velocidad, más juego al espacio, mientras que en el centro aunque está la dificultad que se presiona más, pero se corren distancias menos largas y esto me favorece. Espero que en el sistema del profesor se me de bien todo en esta posición”, manifestó el “10” de la Sele.

Lejos de sentir cerca su retiro del combinado patrio o pensar que ya no puede dar más, el habilidoso mediocampista está dispuesto a transmitir todo su conocimiento y extender al máximo su tiempo con la Nacional. Eso sí, prefiere no ponerse como meta una nueva Copa del Mundo, el tiempo le dictará qué hacer.

Incluso, ya trató el tema con el técnico Gustavo Matosas, con quien habló de frente y le señaló que aceptará si le toca ir al banquillo en ocasiones, algo totalmente extraño para él en los últimos ocho años en los que portó la cinta de líder del barco.

“Mientras la persona que está a cargo de la Selección sienta que puedo aportar algo positivo, yo esté cómodo y sienta lo mismo, estaré acá. En algunos momentos jugaré todo el partido, en otros entraré de cambio o no jugaré. Hablé con el entrenador, le dije que tiene la libertad de hacerlo como guste, dentro y fuera de la cancha aportaré la experiencia con la que cuento después de 14 años en Selección”, agregó.

El sistema de Matosas se acopla a la perfección a Ruiz, ya que el timonel gusta de utilizar un creativo en su 1-4-5-1, así que por el momento esto no es inconveniente, por el contrario, lo potencia y lo pone en el lugar idóneo.

Bryan no desconoce en lo más mínimo el puesto, tiene la calidad y las características para hacerlo. Pese a que con Jorge Luis Pinto y con Óscar Ramírez fungió como extremo por derecha, siempre tendía a centralizarse por su buena visión y toque de pelota.

El fútbol de la Tricolor pasó y pasa por él ante su potencial para habiliar y sumarse al frente. Pese a que se le buscan recambios, aún no se tiene un sustituto claro que logre asociarse y dar juego como se requiere. La dependencia del capitán es latente y figuras como Elías Aguilar no logran llenar ese sitio.

El propio entrenador lo contempla así y por ende no excluyó al “10” de su llamado, más allá que no disputaba un partido desde hace cuatro meses, luego de pedir su salida del Santos de Brasil. La Comadreja aprovechó al máximo el tiempo con el estratega, se incorporó una semana antes a los trabajos y tuvo espacio para conversar detalles de lo que se viene en esta nueva era.

“Tuve mucho tiempo para conversar con él (Matosas), escuchar sus ideas, circunstancias que se pueden presentar en el proceso, jugadores nuevos que quiere incorporar. Fue muy provechoso de mi parte y para el grupo también... Ha sido una relación muy buena con él, creo que le sacamos provecho a la semana antes que estuve acá. Es un entrenador muy abierto, que me va a decir las cosas de frente y como son, esto se lo agradezco, es como me gusta y todo es en pro de la Selección”, agregó el mediocampista.

Ruiz no tiene claro lo que pasará con su club, al que se incorporará para seguir entrenado con el grupo como lo venía haciendo. La posibilidad de vestir otra camiseta es latente ante su necesidad de jugar.

Eso sí, en la Selección entiende su nuevo rol y los requerimientos con los que puede y no cumplir a las puertas de cumplir 34 años en agosto. Lo que no está definido para él es si estará para Catar 2022, de darse la clasificación, justa para la que tendría 37.

Matosas lo quiere, ambos están cómodos el uno con el otro y por ende, solo el tiempo dictará cuántos partidos más acumulará quien hasta hoy en día funge como el cerebro en la medular y el líder fuera del terreno de juego.

“Me gusta que él (Matosas) tiene las ideas claras y no va a cambiar por lo que se diga, sabe lo que tiene, lo que quiere y luchará a muerte por conseguirlo. Es un entrenador ambicioso, que quiere estar en un Mundial y que va a tomar riesgos positivos para la Selección”, concluyó Bryan.