Fiorella Masís. 16 noviembre, 2020

Esfuerzos aislados pero ningún resultado; como equipo la Selección de Costa Rica reprobó otro examen, esta vez ante el País Vasco, y confirmó un 2020 para el olvido.

Bernald Alfaro empezó de titular ante la selección del País Vasco. Foto: Fedefútbol
Bernald Alfaro empezó de titular ante la selección del País Vasco. Foto: Fedefútbol

Esta vez Rónald González sí contó con los legionarios y prácticamente con todos los jugadores que quiso, pero el avance respecto a los juegos ante Panamá fue mínimo.

Uno de los principales problemas sigue siendo la ofensiva. Llegar con peligro al arco rival es cada vez un desafío mayor, eso quedó demostrado en la doble fecha FIFA de noviembre.

Ni las grandes expectativas puestas en Felicio Brown (titular ante Catar) como salvador del ataque, ni viejos conocidos lograron darle una cara diferente al conjunto nacional.

Los seleccionados y Rónald González fallaron en su cometido de cerrar bien un año lamentable. El balance es negativo: cuatro derrotas y un empate. Perdió ante Estados Unidos (1-0), Panamá (doble derrota de 0-1), el País Vasco (2-1) e igualó ante Catar (1-1).

De acuerdo con el estadígrafo y periodista Cristian Sandoval, es la primera vez en los últimos 36 años que la Sele Mayor culmina un año calendario sin ganar un solo partido clase A.

Antes del minuto 93 este artículo diría que siendo 100% optimista del fútbol, lo bueno había sido evitar las derrotas, pero ni eso... La Nacional empataba hasta ese momento, cuando la defensa se olvidó de marcar a Unai Núñez, quien hizo el 2-1 de cabeza.

El técnico de la Tricolor tiene una lista larga de pendientes y deberá hacer muchísimos de ellos para cambiar el aspecto de un equipo que juega a ratos.

Pero si nos seguimos enfocando en qué rescatar de este equipo, sin duda son más nombres que rendimiento colectivo. Bernald Alfaro es uno de ellos; el manudo de 23 años se ganó el puesto de titular ante el País Vasco y volvió a demostrar que la camisa no le pesa.

Jonathan Moya también pasó su examen personal, incluso anotando el único tanto de la Sele, en el minuto 69. Su olfato de delantero ‘9’ le permitió llegar a desviar con la cabeza un balón rematado por Johan Venegas.

La jugada hace pensar que Venegas quería hacer un disparo directo al arco, y aunque llevaba esa dirección, el desvío de Moya fue determinante.

En la ofensiva Joel Campbell volvió a ser uno de los más insistentes, con más corazón que otra cosa, mientras Luis Díaz y Francisco Rodríguez entraron para darle ánimo al conjunto tico, pero sin mayores resultados.

De la misma forma lo hizo Keylor Navas. Como acostumbra el arquero del PSG, salvó al equipo en el minuto 88, pero después quedó indefenso.

Así como sucedió en el 1-0 en contra (11′), cuando Rándall Leal perdió la pelota en territorio rival ante Jon Morcillo y nunca lo pudo alcanzar. Morcillo corrió toda la cancha y envió un pase preciso a Iker Muniain.

Tal como se inició ese duelo, contra la pared, otra vez así está la Selección Mayor.

El 2020 lo dejó peor de lo que empezó. Las interrogantes permanecen y las respuestas parecen lejanas.