Cristian Brenes. 23 junio

Rónald González suma casi cuatro meses sin poder trabajar en cancha con la Selección Nacional y su preocupación crece. Más allá de que el timonel realiza reuniones virtuales con jugadores y su cuerpo técnico, observa y analiza partidos y se capacita, el no realizar prácticas y fogueos le complica todo.

El timonel analizó estos puntos en entrevista con La Nación y puso bajo la lupa el nivel del certamen nacional, la realidad de los legionarios jóvenes que regresan y lo que ocurre con los que aún se mantienen fuera del país.

¿Qué valoración hace del torneo local y del nivel de los jugadores?

He estado bastante optimista, porque pese a los casi dos meses que estuvieron sin entrenar, he observado algunos partidos de muy buen nivel, muchos no han defraudado. Hemos visto a futbolistas que mantuvieron su estado físico, que siguen metiendo goles y que pareciera como si no les hubiera pesado el parón. Me imaginaba un regreso peor, pero la sorpresa que me llevé es que los futbolistas se prepararon bien, se cuidaron y tenemos una libreta de apuntes sobre figuras que pueden ser seleccionados.

¿Cómo analiza el regreso a Costa Rica de jugadores jóvenes como Wílmer Azofeifa, Ian Smith e incluso hasta la opción de que vuelva Jimmy Marín?

No considero que lo que diga ayude en algo, pero lo que pienso es que si uno se va a ir del país para estar peor, mejor quedarse en Costa Rica. Sería mejor desarrollarse más, consolidarse y luego vendrá una oportunidad para salir de nuevo al exterior. Considero que es lo que ha pasado en algunos casos de jugadores que se han ido y regresaron tempranamente.

“Les ha faltado consolidarse más en Costa Rica y demostrar más. Evidentemente lo económico prevalece, porque son ofertas importantes para los muchachos, pero la plata uno la agarra, la mete al banco y ahí queda. Después, el rendimiento deportivo no sufre los intereses como pasa con el dinero, entonces es un tema delicado de los agentes y los mismos muchachos, quienes tienen que tomar en consideración estos factores. Sé que el fútbol es una carrera corta y muchas veces este ingreso significa una gran oportunidad y se aventuran.

“A Jimmy e Ian los conozco más, mientras que a Wílmer lo tuve en interinatos y son muchachos que entran en el bombo de seleccionables y deberán demostrar en sus equipos que merecen estar en la Selección y competir. Su juventud refrescará los ojos”.

El técnico de la Selección Nacional, Rónald González, ha frecuentado los diferentes escenarios del fútbol nacional, tras la reanudación, para observar partidos de Primera y Liga de Ascenso. Fotografía: Alonso Tenorio.
El técnico de la Selección Nacional, Rónald González, ha frecuentado los diferentes escenarios del fútbol nacional, tras la reanudación, para observar partidos de Primera y Liga de Ascenso. Fotografía: Alonso Tenorio.

Cada vez son menos los legionarios con participación regular y quedan muy pocos en ligas top, ¿cuánto le preocupa esto?

Lo hemos analizado, son pocos los muchachos que nos quedan afuera y de ellos tal vez solo Keylor Navas están en un equipo top. Los otros equipos tal vez no son tan renombrados en Europa, pero no así su nivel, porque por ejemplo: fui a ver a Celso Borges y él entrena muy bien, juega en una liga turca que es muy dura, pero tal vez no tiene tanto renombre como la española, la italiana o la inglesa. Así mismo pasa con algunos otros muchachos que se han mantenido, pero que no han tenido esa brillantez en equipo. Es un tema álgido y difícil de entender, porque los conozco, sé que han hecho un gran sacrificio y lograr lo que tienen ha sido muy bueno. Cada jugador tiene su realidad y cada uno sabe qué decisión toma.

¿Qué hace el entrenador de la Selección en este periodo y cómo maneja la ansiedad de no poder hacer prácticas desde hace tanto tiempo?

Hemos seguido en esta dinámica en los últimos tres meses y vamos a cumplir cuatro pronto. No es lo idóneo, con respecto al trabajo de cancha y la interacción con los jugadores en el campo. Realizamos dinámicas para acercarnos más a los muchachos de afuera y algunos de los medios local que ya no están en competencia.

“Realizamos charlas virtuales y videoconferencias. Esta semana tenemos la de volantes y delanteros y la semana anterior fue la de defensas centrales y carrileros laterales. Intentamos saludarlos, que vean lo que estábamos haciendo antes del parón. Además, estamos con la observación de futbolistas del torneo local, para evaluar quiénes han mantenido el nivel y nos pueden ayudar para lo que pretendemos.

¿Le cambió en algo la reanudación de torneos internacionales?

“Seguimos de cerca las ligas internacionales, especialmente donde tenemos jugadores, como Polonia, Turquía y España. Así mismo, ya pronto iniciará la MLS, en fin, ha sido algo muy diferente de lo que cualquiera pensaba, pero nos hemos mantenido activos, con tareas de análisis de partidos, de tendencias y modelos de juego, estudios de sistemas, análisis de equipo y funcionamientos tácticos. Hemos hecho más estudios, que ya uno ni sabe qué seguirá haciendo, pero lo importante es mantenerse actualizado y por eso he recibido cursos en línea.

Todo ha sido muy desde el escritorio y desde lo virtual, porque no podemos ir a la Federación, tenemos casi tres meses de no estar por allá.

La prioridad es terminar el torneo, pero ¿han explorado la posibilidad de hacer un microciclo en la Selección, cumpliendo con todas las normas?

Lo hemos tocado y conversado, pero llevarlo a la realidad es muy difícil. Le comenté a Carlos Watson y Diego Brenes sobre la posibilidad de hacer par de microciclos con los jugadores de los equipos que quedaron eliminados y que luego los jugadores se fueran a vacaciones, pero mientras que no se autoricen los protocolos en la Federación para el regreso de selecciones, no podemos hacer nada. Se complicó todo y la gestión no prosperó.

El 2020 es o era un año futbolístico de mucha actividad y mucha tensión, ¿cómo se adapta ante un panorama tan incierto de lo que viene?

En esa parte emocional nos hemos enfocado en que tenemos control sobre lo que podemos decidir y sobre lo que no, pues no hay injerencia. Estamos esperando decisiones de otra gente, para acomodar lo nuestro. Por lo menos tenemos que el campeonato nacional iniciará el 16 de agosto y una vez con el formato y las fechas establecidas, nos sentaremos para cuadrar todo en base a la eliminatoria y así presentar lo que ya estaba listo.

Será hacer todo de nuevo, porque lo que estaba hecho ya no vale…

Desde marzo nos cambió todo, porque no se hicieron los juegos con Grecia y Panamá, tampoco se dio la participación en el Final Four, que eran dos juegos más. Así mismo, tampoco se realizaron los microciclos nacionales que estaban incluidos y ahora nos brincamos hasta setiembre. Sin embargo, veo difícil que empiece en setiembre (eliminatoria), así que más de la mitad del año o en realidad en todo el 2020 casi que solo acumularemos un partido, que fue ante Estados Unidos en una fecha no oficial y en la que utilizamos a muchos jóvenes.

“Ha sido difícil lograr pegar la planificación que uno siempre hace, porque este acontecimiento a nivel mundial nos trastornó la vida a todos”.

¿Tienen alguna luz sobre la eliminatoria?

Siempre estamos en comunicación con Carlos Watson y en especial con Rodolfo Villalobos, quien aparte de presidente de la Fedefútbol es vicepresidente de Concacaf. Rodolfo es el único que nos podría decir algo, con base a las reuniones que pueda sostener en el comité ejecutivo de Concacaf, pero la única respuesta que he recibido es que todo son especulaciones, que se han dado opiniones, pero no hay nada establecido aún. Hay mucho por definir en las diferentes categorías y en ambas ramas.