Juan Diego Villarreal. 27 julio
El español Josep Betalú logró culminar su segundo reto 'non stop' o sin descanso en el país, demostrando que se mantiene en un gran nivel. Cortesía Puro Motor
El español Josep Betalú logró culminar su segundo reto 'non stop' o sin descanso en el país, demostrando que se mantiene en un gran nivel. Cortesía Puro Motor

Ni los árboles caídos en el trayecto, ni la lluvia incesante o los ríos crecidos lo detuvieron. Ni siquiera el dueño de una finca que no lo dejó pasar por un tramo del trayecto, frenaron el sábado al español Josep Betalú, quien pedaleó 173 kilómetros para completar el reto Challenge Cerro de la Muerte Non Stop.

La que suele ser una competencia de ciclismo de montaña de tres etapas fue superada en un solo día por Betalú, en 13 horas y 05 minutos, luego de salir del Guarco de Cartago, llegar a Santa María de Dota, y concluir en San Isidro del General la travesía.

El catalán, afincado en nuestro país desde hace algunos años, completó su segunda competencia sin detenerse, luego que en mayo anterior realizó las tres etapas de La Ruta de los Conquistadores en un solo día para superar 301 kilómetros, entre Playa Jacó en Garabito y Caño Blanco en Siquirres, Limón.

“Para mí ha sido algo nuevo. Quería hacer algo diferente, porque el completar este tipo de retos pone al límite tus capacidades, te ayuda a superar tus temores y también es una manera para mostrar a Costa Rica e internacionalmente los impresionantes paisajes de esta zona, que no es tan explotada como otras”, manifestó Betalú.

Josep además realizó la prueba en una bicicleta de gravel, que combina partes de ruta con una bici de ciclismo de montaña y la cual pesa alrededor de nueve kilogramos.

Ciclista Josep Betalú completó el reto Challenge Cerro de la Muerte Non Stop

“Con la bicicleta de gravel fue más duro, porque los piñones son más pequeños, en las cuestas hay que hacer más fuerza, implica más desgaste y al ser las llantas menos anchas, es más fácil tener una caída, al tener menos agarre y tracción. A pesar de ser una bicicleta que no está diseñada para estos terrenos extremos el desempeño fue bueno y cumplió las expectativas”, añadió Betalú.

Las dificultades. Sobre las partes más complicadas de la travesía, Josep explicó que el último tramo que tenía un trillo por la montaña para llegar a Pérez Zeledón fue el más difícil y fue donde estuvieron al límite sus capacidades.

“La parte más complicada fue a la salida de Providencia, debido a la inclinacíón descomunal. Se nos vino un aguacero fuertísimo, tuvimos que sortear árboles caídos, pozos de agua y un río crecido que casi se me lleva la bicicleta. Todo lo que viví allí fue impresionante y parte de esa experiencia la grabé con la cámara que llevaba en el casco”, narró Betalú.

Josep Betalú, en su reto Challenge Cerro de la Muerte Non Stop, fue acompañado por vehículos eléctricos BYD con lo que el evento fue cero emisión de gases. Cortesía Puro Motor.
Josep Betalú, en su reto Challenge Cerro de la Muerte Non Stop, fue acompañado por vehículos eléctricos BYD con lo que el evento fue cero emisión de gases. Cortesía Puro Motor.

Para el ciclista europeo, los desafíos que se planteó en los últimos dos meses, son para que la gente se anime a superar sus límites, tantos mentales como físicos, y crean en lo que hagan, porque con esfuerzo se pueden realizar cualquier cosa que uno se preponga.

“Es claro que todos los retos tienen un gran desgaste físico, pero para completarlos se requiere un gran esfuerzo mental. Uno se puede superar a sí mismo todos los días y con estos retos esperamos que la gente se anime, se motive y pueda crecer en todos los aspectos de su vida”, admitió Betalú.

Por su parte, Rafael Pacheco, organizador de la Copa Endurance, y el Challenge Cerro de la Muerte, comentó que el desafió cumplió con las expectativas, por la dureza del recorrido, el ascender 7.500 metros positivos y todas las dificultades del terreno. Además, Pacheco acotó que cumplieron con todas las medidas sanitarias dictadas por el Ministerio de Salud, para evitar el contagio por la covid-19.

“El clima en los primeros kilómetros fue benevolente y nos ayudó. Sobre al final la lluvia fue muy fuerte y el trillo tenía muchos troncos, barro y maleza. Para Betalú no fue fácil, pero demostró que es un gran ciclista, que tiene experiencia. Le agradezco también el apoyo a los patrocinadores y a automóviles BYD, porque nuestro recorrido con autos eléctricos fue cero emisión de gases”, agregó Pacheco.

De acuerdo al organizador solo tuvieron un pequeño inconveniente en el paso de una de las fincas privadas, pero rápidamente lograron solventarlo, aunque el recorrido se extendió tres kilómetros. Ahora su objetivo es tener un Challenge Cerro de la Muerte virtual, con el fin de que los amantes del ciclismo puedan participar y medir sus fuerzas en un desafiante recorrido.