Juan Diego Villarreal. 17 abril
El pedalista Daniel Bonilla (camiseta amarilla) fue el campeón de la Vuelta a Costa Rica en 2019. Fotografía: Fecoci
El pedalista Daniel Bonilla (camiseta amarilla) fue el campeón de la Vuelta a Costa Rica en 2019. Fotografía: Fecoci

Con menos equipos internacionales, menos corredores y menos kilómetros, así se plantea organizar la Federación Costarricense de Ciclismo (Fecoci) la edición 55 de la Vuelta Ciclística a Costa Rica 2020.

Juan Manuel González, presidente de la Fecoci, admitió que debido a la situación de la pandemia por el coronavirus covid-19, que afectó a todo el planeta, estudian el formato del giro a la tica de este año, pues mantienen la idea de realizarlo en diciembre próximo, como es tradicional.

“A nosotros nos gustaría realizar una Vuelta a Costa Rica con 10 etapas, más de tres equipos internacionales y más de 1.000 kilómetros como en los últimos años, pero la situación que vive el mundo por la pandemia nos hace reflexionar y buscar alternativas para tener un evento competitivo”, explicó González, quien este viernes conversó con los federativos en una reunión virtual.

Dentro de las posibilidades que han barajado es reducir el pelotón y la cantidad de kilómetros, así como las comunidades a las cuales llegaría la caravana multicolor, que arrancaría entre el 16 y 18 de diciembre.

“Al 17 de marzo de este año teníamos 16 municipalidades interesadas en llevar la Vuelta a Costa Rica. Ahora debemos esperar que pase la emergencia y saber la situación en que quedó cada una de ellas y si aún tienen interés. Ese es el primer paso una vez que se levante la emergencia nacional”, explicó González.

Como en 1965. Una las posibilidades para la Vuelta 55 es hacerla dentro del Valle Central y cumplir con jornadas con salida y llegada a punto de partida.

Otra opción es idear una Vuelta con una doble San José - Puntarenas, San José - Puriscal o San José - Turrialba y un circuito.

"El excorredor y entrenador Albin Brenes también nos propuso hacer una Vuelta en homenaje a la primera edición de 1965, con cinco etapas y un recorrido muy parecido al antes mencionado, pero como dije, todo dependerá de la situación y el interés de las municipalidades y patrocinadores”, agregó González.

Para realizar cambios en el formato de la Vuelta a Costa Rica, la Fecoci debe pedir permiso a la Unión Ciclística Internacional (UCI), con el fin que puedan ser avalados y no repercutir para años posteriores. Así mismo valorar el costo de la misma que en la actualidad ronda los ¢250 millones.

“Esperamos que a mediados de julio tengamos un panorama más claro, pero la idea es arrancar nuestra temporada en setiembre, como lo indicó el Ministerio de Salud y el Instituto Costarricense del Deporte (Icoder) en cuento a eventos masivos. Hay que realizar los campeonatos nacionales y otras pruebas para saber en qué condiciones llegarían los ciclistas a la Vuelta”, manifestó González.

El jerarca de la Federación reiteró su compromiso a realizar la Vuelta en diciembre e indicó que harán todo lo posible.

“Es muy difícil que la Vuelta a Costa Rica no se realice en su edición número 55 este año, por lo menos me sentiría muy mal que esta Federación perdiera esa continuidad. Vamos a trabajar para poder cumplir con nuestra meta, pero es claro que en este momento no tenemos claro el futuro de la situación que estamos viviendo”, subrayó González.