Fanny Tayver Marín. 22 octubre
Andrey Amador marcha en el puesto 67 de la clasificación general de la Vuelta a España. Fotografía: Getty Sports
Andrey Amador marcha en el puesto 67 de la clasificación general de la Vuelta a España. Fotografía: Getty Sports

El ciclista costarricense Andrey Amador fue combativo, estuvo atento y aceleró al grupo principal en el momento clave de la tercera etapa de la Vuelta España, que salió de Lodosa y terminó en la Laguna Negra.

Hizo lo que le correspondía, se ve con fuerzas y hasta con deseos de protagonismo, pero sin perder la perspectiva, porque hay algo claro y es que su prioridad es ser la mano derecha de Richard Carapaz en el Ineos.

Al tratarse de una etapa con llegada en alto, los equipos que pelean la clasificación general no despilfarraron fuerzas.

A 20 kilómetros del final había cuatro hombres en punta de carrera: Ángel Madrazo (Burgos BH), Héctor Sáez (Caja Rural - Seguros RGA), Valentin Ferron (Total Direct Energie) y Paul Ourselin (Total Direct Energie) con 49 segundos de ventaja.

El pelotón tenía el control y venía la parte decisiva del día. Ineos trabajaba como un bloque, con el costarricense Andrey Amador muy activo, resguardando al ecuatoriano Richard Carapaz, quien tenía en mente un ataque.

Desde el paso por el esprint intermedio en Vinuesa, la carretera siempre pica hacia arriba. Aunque la ascensión real a La Laguna Negra no empieza hasta los últimos 8,6 kilómetros y sobre la marcha, se recorta la ventaja de los punteros.

Ni siquiera es que desde el pelotón les firmaron la boleta de captura, es que la subida va poniendo a cada quien en su lugar, porque no aún no se prende la chispa para que se detonen los ataques en el grupo principal.

La fuga se desvaneció a falta de 7.300 metros para la línea de meta y ahí empezaba una nueva carrera, con Ineos al frente, controlando y con Andrey Amador dejándose ver, en medio de los relevos.

Christopher Froome se pone a tirar, haciendo un trabajo de gregario para Richard Carapaz, algo impensado tiempo atrás, pero todo un lujo en la actualidad.

Después de Froome, quien toma su lugar y pasa al frente es el ciclista costarricense. Quedan menos de cuatro kilómetros. En una curva, Amador mira hacia atrás y acelera.

El tico pone un ritmo demoledor, pero el ataque inicial surge a 2,7 kilómetros por parte de Kenny Elissonde (Trek Segafredo), justo en las rampas más duras de la etapa.

Sin embargo, Ineos reacciona y sin grandes complicaciones, el colombiano Iván Sosa lo alcanza y pone todo en orden.

Los últimos 300 metros fueron un mano a mano entre los favoritos. Inclusive, el cierre podría describirse como un esprint de montaña, ganado por el irlandés Dan Martin (Israel Start Up Nation) con un tiempo de 4:27:49, seguido por el líder Primoz Roglic (Jumbo Visma) y Richard Carapaz (Ineos).

Esa férrea lucha entre ellos era porque les interesaba la bonificación, al ser los hombres que están en los primeros tres puestos de la clasificación general.

Quienes se vieron en aprietos en esta largada fueron el español Marc Soler (Movistar), que había ganado la etapa anterior y el colombiano Esteban Chaves (Mitchelton), que perdió tiempo por problemas mecánicos.

Por su parte, Andrey Amador arribó a la meta en la posición 73, dentro de un grupo de 16 pedalistas, entre los que iba Froome y que concluyeron a 7:04 de Martin. En la tabla acumulada, el tico marcha en el puesto 67, a 33:45.

Después de tres días montañosos, Roglic continúa con la camisa roja de líder general, con un acumulado de 12:37:24, escoltado muy de cerca por Dan Martin, apenas a 5 segundos y Carapaz es tercero, a 13 segundos.

La clasificación de la montaña está en poder del ecuatoriano del Ineos.

Este viernes se correrá la cuarta etapa de la Vuelta a España. Garray será el punto de partida y después de 191,7 kilómetros de pedaleo, la meta estará en Ejea de los Caballeros. Será un día apto para que los velocistas tomen protagonismo.

La Vuelta se terminará el próximo 8 de noviembre.