Otros deportes

Tenista china lleva dos semanas desaparecida luego de denunciar acoso sexual

El director ejecutivo de la WTA, el circuito de tenis femenino, dijo el miércoles que estaba preocupado por la seguridad de la tenista china Peng Shuai y dudó de la veracidad del correo electrónico publicado en medios chinos en el cual la deportista desmiente haber sufrido violencia sexual.

La explicaciones del supuesto correo electrónico “no hacen más que aumentar mi preocupación en cuanto a su seguridad y su localización”, declaró en un comunicado Steve Simon, director ejecutivo de la Asociación Femenina de Tenis (WTA, por sus siglas en inglés). “Cuesta creer que Peng Shuai haya escrito realmente el correo”, afirmó Simon.

Hace dos semanas que no se tienen noticias de la estrella del tenis china, antigua número uno del mundo en dobles, coincidiendo precisamente con la denuncia de agresión sexual que formuló contra un poderoso político chino.

Antigua campeona de Wimbledon y de Roland Garros en dobles, Peng dijo en la plataforma Weibo, el equivalente chino de Twitter, a principios de mes, que el antiguo viceprimer ministro Zhang Gaoli la había “forzado” a practicar sexo y a mantener un romance durante años.

La denuncia rápidamente desapareció de las redes sociales chinas y, desde entonces, la tenista de 35 años no ha sido vista, alimentando temores sobre su situación.

Sin embargo, la cadena estatal CGTN publicó una captura de pantalla en Twitter de un correo electrónico atribuido a Peng para Simon y otros dirigentes de la WTA.

En el mensaje, Peng supuestamente asegura que las acusaciones hechas previamente de abusos sexuales “no eran verdaderas” y dice que está “descansado en casa y todo está bien”.

“Increíble valor”

El ejecutivo del tenis señaló que han tratado de ponerse en contacto con ella en repetidas ocasiones y por distintos canales, sin éxito hasta el momento, y pidió una “prueba independiente y corroborable” de que está bien.

“Peng Shuai ha dado muestras de un increíble valor al denunciar la violencia sexual de la que dice haber sido víctima por parte de un alto dirigente del país”, añadió.

La tenista Serena Williams, por su parte, se declaró “desolada y conmocionada”. “Esto debe ser investigado y no debemos permanecer en silencio”, señaló la estadounidense en Twitter.

“Espero que la encuentren pronto, porque no estamos hablando de un partido de tenis o de una competición, sino de una vida humana”, dijo por su parte el alemán Alexander Zverev.

El contenido del mensaje suscitó dudas sobre su autenticidad: algunos usuarios de Twitter destacaron que en el mensaje difundido por la CGTN se veía un cursor, algo que no suele ocurrir cuando se trata de una captura de pantalla.

Las autoridades chinas guardan silencio ante la creciente preocupación por la tenista, cuyas acusaciones de agresión sexual son las primeras en recaer contra un alto dirigente del Partido Comunista.

“Largo historial”

William Nee, abogado del grupo Defensores de Derechos Humanos Chinos, dijo que el comunicado “no debe tomarse al pie de la letra”.

“El gobierno chino tiene un largo historial de detener gente arbitrariamente implicada en casos controvertidos, controlando su capacidad de hablar libremente y haciendo que emitan forzosamente comunicados”, indicó.

Mareike Ohlberg, del German Marshall Fund, dijo en Twitter que estos mensajes no “buscan convencer a la gente, pero intimidar y enseñar el poder del Estado”.

El caso de Peng sigue censurado en el internet de China.

El 2 de noviembre, la tenista escribió en sus redes sociales la acusación contra Zhang, uno de los hombres más poderosos de China entre 2013 y 2018, pero la publicación desapareció rápidamente.

La cuatro veces campeona de Grand Slam, la japonesa Naomi Osaka, dijo el miércoles estar “conmocionada por la situación”, sumándose a la preocupación expresada por otros jugadores como Novak Djokovic.

Al ser preguntados, los portavoces del ministerio chino de Relaciones Exteriores afirmaron que no tenían conocimiento del caso y declinaron hacer comentarios, alegando que no se trata de un asunto diplomático.

Por su parte, el Comité Olímpico Internacional, con el que contactó la AFP, también rechazó hacer comentarios. “La experiencia muestra que una diplomacia discreta es lo que ofrece más posibilidades de encontrar una solución a cuestiones de esta naturaleza”, indicó un portavoz.