José Luis Rodríguez C.. 9 marzo, 2016

Con el acné propio de sus adolescentes 15 años, pero las piernas que parecen las de un atleta consagrado, Juan Diego Castro fue la sorpresa este miércoles en la edición 42 de la Milla Universitaria de la Universidad de Costa Rica.

Estudiante de cuarto año en el Colegio La Salle, Castro, quien corre para Dos Pinos, es uno de los diamantes en bruto del atletismo tico, y sus números lo avalan, pues el año anterior, en el Campeonato Centroamericano Juvenil de Atletismo, impuso récords en los 600, 1.200 y 2.000 metros lisos.

Hoy, junto a Georman Rivas (Dos Pinos), actual poseedor de la marca de la Milla, con 4:18 minutos, Castro "se dio" duro ante veteranos como Hibert y Gustavo Mora, Víctor Emilio Ortiz, Pedro Chacón, Hugo Céspedes, Luis Alejandro Castro y Henry Gómez, todos del poderoso equipo Coopenae.

Al cierre de la prueba, con los brazos en alto y un grito de efusividad que se escuchó en todo el campus, Hibert ganó con 4:21:90, seguido de Ortiz, 4:22:65, y Castro, 4:23:34.

Para un veterano de 29 años, que está tomando un segundo aire en el atletismo criollo, es un tiempo enorme, tanto que acabó a dos segundos del que hizo Rivas el año pasado, cuando impuso el récord.

"Ya estoy un poco pasado de años para correr estas distancias, pero como dijo Haile Gebreselaisse -dos veces campeón olímpico y cuatro mundial en los 10.000 metros-, uno envejece en la mente, no en el cuerpo, ví la oportunidad de atacar, gracias a Dios pude", expresó Mora.

Pese a que es una distancia, corta, 1.608 metros, la Milla Universitaria es una clásica del atletismo porque su trayecto es complicado, ya que tiene muchos columpios, reductores de velocidad y un leve ascenso en el cierre.

Y precisamente dicho cierre fue el que definió la prueba, cuando Mora volvió a ver a Ortiz, uno de los señalados por Mauricio Méndez, técnico de Coopenae, para ganar, pero al verse adelante y fuerte, decidió aventurarse.

Y pocos metros atrás, casi como a un suspiro, llegó Castro, el adolescente de Dos Pinos que sorprendió a todos.

"Es la primera vez que corro esta prueba, y la verdad es que al principio me ganó la cabeza porque cuando dí la curva final pensaba que falta otra recta, pero solo eran 200 metros para el cierre y venía de sexto, así que tuve que terminar muy fuerte", comentó Castro.

"Pese a que pude hacerlo mejor, estoy satisfecho porque es la primera y no conocía muy bien el recorrido", añadió el de Dos Pinos, casi sin aire al hablar.

Otra que destacó fue Mónica Vargas (Newton), quien con 5:17:70 venció en femenino élite, seguida de Julay Gamboa, 5:30, y Gabriela Arias, 5:56:59.

Para Vargas, otra veterana, fue la quinta ocasión consecutiva que gana en la UCR.

En masculino categoría B triunfó Kenneth Mejía, 4:27:40, segundo fue Adrián Rivera, 4:32:87, y tercero Luis Araya, 4:41:74.

En femenino B la victoria fue para Susana Cordero, 5:45:90, perseguida por Crisdyalá Moraga, 6:08:08, y Monserrat Rodríguez, 6:12:90.

La categoría masculino C, para estudiantes y funcionarios de la UCR, se la dejó Wilson Solano, 4:36:21, con Daniel Salas, 4:38:24 y Dilan Calvo, 4:38:52, en el segundo y tercer puesto, respectivamente.

En femenino C venció Priscilla Solís, 5:59:46, seguida de María Brenes, 6:01:37, y María Solano, 6:02:18.