6 agosto, 2016
Adam Peaty superó su fobia y este sábado rompió su propio récord mundial en los 100 metros pecho .
Adam Peaty superó su fobia y este sábado rompió su propio récord mundial en los 100 metros pecho .

Río de Janeiro

Del niño que le temía al agua no queda nada. Adam Peaty superó su fobia y este sábado rompió su propio récord mundial en los 100 metros pecho en el primer día de la natación olímpica, que recién empieza.

Lo fijó en 57.55 segundos en el último heat de la clasificación a la semifinal en los Juegos de Rio de Janeiro. Mejoró 37 centésimas del conseguido el 17 de abril pasado en Londres (57.92).

"Le tenía miedo al agua, odiaba entrar a la ducha, odiaba una bañera y cada vez que iba a la piscina me encaramaba en los brazos de mi mamá", había dicho el nadador de 21 años.

Ese niño nada tiene que ver con el ganador de tres títulos mundiales en Kazán 2015 y cuatro en el último Campeonato de Europa, en Londres, este año.

Y la marca le dio además el récord olímpico, desplazando el del sudafricano Cameron Van Der Burgh (58.46).

Casi se le une en la celebración la húngara Katinka Hosszu, que completó su serie para clasificar a la final de los 400m estilos en 4:28.58, 15 centésimas por detrás de la marca de la china Ye Shiwen (4:28.43).

Además de la semifinal de los 100 metros pecho y la final de los 400 metros estilos, este sábado se disputarán las finales de 400 metros estilos y libres masculino, y el relevo 4x100 metros libres femenino. También la semifinal de 100 metro mariposa.

Etiquetado como: