Fiorella Masís. 26 enero

¿Cuántas veces pude haberle hablado a alguien sobre Kobe Bryant? ¿Cuántas veces pude haber visto sus videos? ¿Cuántos partidos pude haber visto? ¿Cuántos fondos de pantalla usé con su imagen? Es más, ¿cuántas recortes coleccioné de niña? ¿Cuántas veces hablé con un amigo igual de fiebre sobre la grandeza de Kobe Bryant?

El 6 de abril de 2015 vi jugar a Kobe Bryant en uno de sus últimos partidos en la NBA. Foto: Fiorella Masís
El 6 de abril de 2015 vi jugar a Kobe Bryant en uno de sus últimos partidos en la NBA. Foto: Fiorella Masís

No sé, para todas esas preguntas solo podría decir, muchas. Por eso también en múltiples oportunidades dije esto: “No puedo morirme sin ver jugar a Kobe Bryant en vivo”. ¡Qué ironía!

Lo repetía y lo repetía, hasta que el 29 de noviembre de 2015, cuando anunció su retiro, supe que era la última oportunidad de cumplir con mi sueño.

Kobe Bryant jugó su último partido de la NBA el 13 de abril de 2016 contra Utah. Ese día yo estaba en el aeropuerto de Los Ángeles, recordando el impacto de esta estrella mundial.

Siete días antes estuve en el Staples Center, con sonrisas y lágrimas de felicidad. No podía creer que estaba ahí, un 6 de abril, viendo al deportista que más he admirado en mi vida, el culpable de hacerme una fan de los Lakers, aunque siempre fui más aficionada de él que de cualquier equipo.

Por vos, Kobe, siempre quise usar el número 8 cuando jugué baloncesto, por vos me enamoré perdidamente de ese balón naranja.

Su juego, mentalidad (#mambamentality), pasión y convicción permanecerán por siempre en la historia de la NBA, del deporte.

Como los seres humanos siempre queremos más, podría decir que me faltó al menos decirle hola, y si fuera más allá, como profesional me faltó hacerle una pregunta. En algún momento lo intenté, aunque sabía que era una odisea, hoy una misión imposible.

Pero Dios y la vida me permitieron sentir una emoción indescriptible cuando lo veía sonreír en uno de sus últimos juegos. Estoy segura que fue un privilegio.

Gracias, Kobe. Por tu legado, por provocar tantas emociones en todo el planeta. Podría escribir muchas cosas más, pero al mismo tiempo este texto lo hago mientras trago grueso.

Para algunos podría sonar exagerado, para mí no. Cuando me enteré de la noticia sentí algo muy extraño. ¿Cómo una persona que nunca conociste la sentís tan cercana?

Como dijo uno de los mejores jugadores actuales de la NBA, Luka Doncic: “Not you” (“No vos”).

Kobe Bryant durante uno de sus últimos partidos jugando baloncesto profesional. Foto: Fiorella Masís
Kobe Bryant durante uno de sus últimos partidos jugando baloncesto profesional. Foto: Fiorella Masís