Juan Diego Villarreal.   19 septiembre
Además de entrenar en su natal Puriscal, Noelia Vargas realizó sus prácticas en Turrubares e incluso en el Paseo de los Turistas en Puntarenas para acostumbrarse al calor en el Mundial de Doha, en Catar, donde competirá el 29 de setiembre. Fotografía: Albert Marín

En 10 meses de competir en la distancia de los 20 km marcha, la atleta Noelia Vargas impuso tres récords nacionales, lo que le valió clasificarse primero a los Juegos Panamericanos de Lima 2019 y posteriormente al Mundial de Doha, Catar.

Para su madre y entrenadora, Dixiana Mena, la planificación de la marchista estuvo siempre enfocada en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, por lo que su participación en Catar, el próximo 29 de setiembre, es apenas un escalón en sus objetivos.

En octubre del 2018, la menor de las Vargas, ganó en Nueva York, Estados Unidos, el primer evento de 20 km en que participó, con un tiempo de 1 hora 36 minutos y 20 segundos, (1:36:20), logrando entonces el registro para Lima 2019.

Posteriormente, en junio del 2019, volvió a mejorar su crono en La Coruña, España, al detener el reloj en 1:34:20, ratificando su marca para las justas continentales.

Sin embargo, el mayor logró de Noelia fue bajar 50 segundos a su récord personal en los Panamericanos de Lima (1:33:09), donde se ubicó sexta y le valió el boleto al Mundial de Atletismo en Doha, Catar. Ella asistirá junto a su hermana Andrea Vargas (100 metros vallas) y su entrenadora y madre, Dixiana Mena.

El secreto para que Noelia alcanzara sus metas fue que cuando era atleta juvenil, que debía competir en 10 kilómetros, realizaba entrenamientos basados en 20 km, en busca de resistencia y para implementar los cambios de ritmo.

Del frío al calor. Pensando en el frío y las bajas temperaturas de Lima, Noelia se entrenó en las cercanías del volcán Irazú. Pero para Doha, su rutina cambió drásticamente y pasó sus prácticas al calor de Turrubares e incluso al Paseo de los Turistas, en Puntarenas.

Ver más!

“La preparación para el Mundial mayor en Doha ha sido bastante fuerte. Estuve entrenando en lugares de alta temperatura como Turrubares, y en otras partes. Estamos asimilando el calor, porque es más difícil y desgastante. La idea en Catar es poder aguantar el calor, terminar la prueba e intentar hacer la marca para Tokio (1:31:00)”, indicó Vargas.

Noelia explicó que su mejor curva de rendimiento se dio para el Panamericano de Lima. No obstante, fue enfática al confesar que su objetivo es bajar del 1:31:00, a pesar de que las condiciones no serán las mejores ante la alta temperatura.

“Es cierto que en los últimos meses he podido bajar bastantes minutos, pero me costó mucho asimilar la distancia de los 20 km. Incluso así realizamos un gran esfuerzo, entrenamos muy duro. Creo que esa dedicación se vio plasmada en nuestra participación en Lima y confío en que también se refleje en Catar”, añadió Vargas.

Dixiana Mena manifestó que los entrenamientos de Noelia siempre fueron pensando en hacer la marca para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, más allá de las pruebas de 10 km donde tomó parte.

“A pesar de que ella compitió en eventos de 10 km en el último año, por ser una atleta juvenil, todo estaba planificado para competencias de 20 km. El objetivo fue siempre clasificar primero a Doha y posteriormente pensar en la marca para los Juegos Olímpicos (1:31:00). Cuando estuve en Europa con Andrea mi esposo (Juan Manuel Vargas) y mi hijo (Alejandro Vargas), acompañaron a Noelia en los entrenamientos. Ellos no se meten en asuntos técnicos, solo la cuidan y le ayudan”, comentó Mena.