Juan Diego Villarreal. 8 julio
Nery Brenes, campeón mundial bajo techo en el 2012, donó sangre con el fin de poner su granito de arena en la lucha contra la pandemia del covid-19. Cortesía
Nery Brenes, campeón mundial bajo techo en el 2012, donó sangre con el fin de poner su granito de arena en la lucha contra la pandemia del covid-19. Cortesía

El atleta Nery Brenes estiró el brazo izquierdo, volvió a ver al lado opuesto y solo sintió como una aguja perforó su vena.

De esta forma, el especialista en los 400 metros lisos, se sumó al llamado del presidente ejecutivo de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Román Macaya, quien solicitó donadores de sangre ante el faltante del preciado plasma.

Debido a la emergencia de la pandemia por el covid-19, las reservas en el país se han ido acabando. Es por eso que el viernes anterior Macaya, en conferencia de prensa, solicitó la colaboración de los costarricenses.

Nery, a pesar de su miedo a las agujas, se comunicó por teléfono para apartar una cita y el lunes anterior acudió al Banco de Sangre, en Zapote, al igual que cientos de ticos, quienes atendieron el llamado.

“Uno debe predicar con el ejemplo y antes de pedir a las personas que vayan y donen sangre, es mejor ir a colaborar con la gente que lo necesita. Uno debe guardar esa empatía en momentos en que el país nos necesita. Son días muy difíciles para las familias y en lo que podamos, debemos aportarle a Costa Rica para salir adelante todos juntos.”, comentó Brenes.

El campeón mundial bajo techo de los 400 metros lisos, en Turquía 2012, recordó que la enfermera que lo atendió y le tomó los signos vitales lo conocía y le extrañó que asistiera a donar sangre, pues sabía de su temor a las agujas.

“Ella sabe que soy ‘alérgico’ a las agujas Solo recuerdo que me metieron una y después tuve que estar como 10 minutos esperando. Pero a como entré salí sin problemas. Uno tiene que colaborar, ser solidario en estos instantes, porque cada uno de nosotros puede hacer la diferencia; ya sea donando sangre o bien quedándose en casa y respetando las indicaciones del Ministerio de Salud”, admitió Brenes.

Nery Brenes escucha atentamente los especialistas que lo atendieron en el Banco de Sangre, en Zapote. Cortesía
Nery Brenes escucha atentamente los especialistas que lo atendieron en el Banco de Sangre, en Zapote. Cortesía

A la espera. Aunque en un principio el velocista caribeño había vuelto a los entrenamientos en el Estadio Nacional, suspendió sus visitas al inmueble debido a la alerta naranja en San José. Por ahora, se mantiene realizando ejercicios específicos en las instalaciones del Comité Olímpico Nacional, en Vásquez de Coronado, donde reside en una de las cabañas.

“Es complicado ir a las prácticas por la distancia y la cantidad de contagios de los últimos días. Para evitar poner en riesgo a mi familia, mejor me quedo en el Comité Olímpico, donde hay espacio y además puedo ir al gimnasio. Son momentos complicados para todos y es necesario hacer caso para no contagiarse”, manifestó Brenes.

Sin fechas para eventos internacionales, o regresar a las competencias, Nery aseguró estar tranquilo, recargando baterías y tomando las cosas con tranquilidad, con el fin de estar listo para el llamado y buscar la marca de clasificación a Juegos Olímpicos de Tokio 2021, en los 400 metros lisos, la cual es de 44 segundos y 90 centésimas (44:90).

“Hay que tener paciencia, de lo contrario uno puede llenarse de frustraciones. porque no se sabe qué va a pasar o cuándo regresaremos a las eventos. A raíz de la pandemia, todos estamos sufriendo, por lo que lo más importante es ser solidarios y mantenernos con salud para continuar con nuestras vidas una vez que todo esto pase”, enfatizó Brenes.

El caribeño reconoció que sigue todas las indicaciones de su entrenador Emmnauel Chanto, pues tiene claro que realizaron una pretemporada muy buena y solo necesitan adaptarse a lo que viene para cumplir con las metas trazadas.

“Chanto es el que manda, pero sin duda debemos acatar todas las normas del Ministerio de Salud. No se puede hacer más. Sé que hay personas que la están pasando mal económicamente. Gracias a Dios mi familia, mis suegros y mis tías, que viven en Limón, están bien y eso es importante. Ya vendrán tiempos para competir y hacer marcas. Ahora solo debemos poner nuestro granito de arena para sacar el país adelante”, aseguró Brenes.