AFP . Hace 15 horas

“La vida sigue, no es más que una derrota en una pista de tenis”, relativizó este viernes el español Rafael Nadal, número 3 del mundo y 13 veces campeón de Roland Garros, tras caer en semifinales del Grand Slam parisino ante Novak Djokovic.

El español Rafael Nadal en el juego de este viernes ante el serbio Novak Djokovic. Fotografía: AFP
El español Rafael Nadal en el juego de este viernes ante el serbio Novak Djokovic. Fotografía: AFP

“Estoy triste por haber perdido en el torneo más importante para mí del año, pero la vida sigue, no es más que una derrota en una pista de tenis”, afirmó Nadal.

“Si todo va bien, mañana estaré en casa con la familia y los amigos, y después ya veremos qué es lo siguiente”, añadió el mallorquín.

Nadal, que sufrió la tercera derrota de su carrera en Roland Garros, reconoció que esa posibilidad siempre existe y anunció que el año que viene volverá a intentarlo.

“Aunque sea un torneo muy importante para mí, soy consciente de que no se puede ganar el torneo 15 o 16 veces. El año que viene volveré a venir, si Dios quiere, con la ilusión y con el trabajo necesario para poder darme otra opción”, señaló.

Sobre el discurrir del épico partido de más de 4 horas de duración ante el serbio, Nadal señaló: “Al final, claro, si ganas el tercer set se puede decir que es la clave, porque cambia el panorama, pero yo soy poco fanático de hablar de los partidos en términos de un punto”.

“No he sido capaz de marcar las diferencias como otras veces, por momentos mi bola no hacía daño”, reconoció. “Hay que darle mérito a él, felicitarle, yo sé que puedo jugar mejor en esta pista”, indicó un Nadal que respondió con un rotundo “no, es lo que siento” al ser preguntado sobre si se enfrentó este viernes al mejor Djokovic. “Lo que pasa es que él tampoco se ha enfrentado a mi mejor yo”, precisó.

“Son partidos al límite, partidos que puede ganar cualquiera, y hoy ha sido para él”, sentenció Nadal.

Doble premio

Para Djokovic, la victoria tenía valor doble, acceder a la final de Roland Garros y eliminar al rival con mayúsculas por el título, pero también apartarlo de la pugna a tres bandas por ser el jugador más laureado de la historia en Grand Slam, y ostentar el título honorífico de mejor tenista de todos los tiempos.

Nadal se mantiene pues con 20 ‘Grandes’ en su palmarés, los mismos que el suizo Roger Federer, y dos más que ‘Djoko’.

Pero la sombra del serbio fue esta vez demasiado alargada para Rafa Nadal en París, y el mallorquín sufrió la tercera derrota en sus 108 partidos disputados en su torneo fetiche.

Djokovic, que se impuso 3-6, 6-3, 7-6 (7/4), 6-2, en 4 horas y 11 minutos de épico partido, buscará su segundo título sobre el polvo de ladrillo parisino el domingo ante el griego Stefanos Tsitsipas (N.5).

Emoción, juego brillante, igualdad, intensidad, el duelo entre los dos colosos no defraudó las expectativas de los aficionados, quienes merced a una excepción gubernamental pudieron presenciar el partido hasta su término a pesar del toque de queda vigente en Francia a partir de las 23h00 locales.

“Al final, claro, si ganas el tercer set, se puede decir que es la clave, porque cambia el panorama, pero yo soy poco fanático de hablar de los partidos en términos de un punto”, explicó el mallorquín en conferencia de prensa nada más concluir el partido.

Nadal llegó a ponerse 5-0 a favor en el primer set, lo que auguraba un partido rápido y plácido a imagen de la final de 2020 ante el mismo rival. Pero el guion no tardó en torcerse.

“No he sido capaz de marcar las diferencias como otras veces, por momentos mi bola no hacía daño”, reconoció. “Hay que darle mérito a él, felicitarle, yo sé que puedo jugar mejor en esta pista”, añadió.

Djokovic, que se clasificó a su sexta final del Grand Slam parisino, se convertirá en caso de levantar la Copa de los Mosqueteros el domingo, en el primer hombre en más de 50 años en haber ganado al menos en dos ocasiones los cuatro Grand Slam.