Steven Oviedo.   17 enero
Luis Gagne en su tiro de salida del hoyo uno en el LAAC 2019 en República Dominicana. (Photo by Enrique Berardi/LAAC)

La Romana, República Dominicana. En el mundo del golf costarricense, hasta hace poco más de un año no se conocía nada de Luis Gagne, pues el tico participaba en torneos internacionales como estadounidense al tener las dos nacionalidades.

No obstante, un esfuerzo de la Federación tica de este deporte y del propio jugador hicieron posible que Gagne sea hoy una de las principales cartas de equipo nacional en el Latin America Amateur Championship (LAAC) 2019, que se desarrolla en Casa del Campo, República Dominicana.

Gagne nació en San José, pero a los cuatro años su madre se lo llevó a Florida, Estados Unidos, donde se desarrolló como persona y en especial como deportista, en la Universidad de Louisiana State, donde estudia y practica golf.

El golfista de 21 años asegura que adora venir a Costa Rica para estar con sus abuelos, tíos y primos, pero solo lo hace una o dos veces por año.

“Es algo que quería hacer hace mucho tiempo. He estado en contacto con ellos (la Federación) desde que tenía 12 o 13 años. Quería venir acá y jugar unos torneos, pero los horarios no me funcionaban, hasta que pude hacerlo y estoy muy emocionado por jugar”, explicó Gagne.

El nacional ha tenido un desarrollo tan grande en el golf universitario que esta semana apareció como número 37 del ranquin mundial (WARG, por sus siglas en inglés).

Gagne abrió los ojos a la hora de decidirse a jugar como costarricense, pues las oportunidades que tiene son enormes, comparadas a las que dispone como estadounidense.

“Hay muchas oportunidades más, jugar este torneo (LAAC 2019) es una gran oportunidad. También jugar por Costa Rica, porque jugar para Estados Unidos es difícil, los ranquins son muy duros”, señaló el nacional.

En la Federación Costarricense de Golf están muy contentos por haber incorporado a Gagne al equipo de golfistas amateur del país.

Rodrigo Cordero, miembro de la Federación, asegura que fueron años de comunicación con Luis y su familia para lograr que decidiera defender los colores de la tierra que lo vio nacer.

“Es un caso particular, años atrás hicimos un primer contacto a ver de qué manera Luis podía integrar las delegaciones nacionales, pero las cosas no se concretaron. Creo que ha sido una unión fantástica, de alguna manera sentimos que estamos recuperando a un costarricense”, detalló Cordero.

El cambio de pasar a jugar como costarricense le ha permitido a Gagne jugar el Mundial por equipos en Irlanda, el Abierto Sudamericano en Chile y estar en el LAAC 2019 en República Dominicana.

Gagne pudo haber tenido más de este tipo de torneos de haber tomado una decisión distinta con anterioridad, algo que no oculta el propio jugador.

“Ahora viendo un poco el pasado, estos eventos son asombrosos, ojalá lo hubiera hecho antes. Lástima que las cosas no se alinearan, pero estoy contento de estar aquí ahora”, dijo Gagne.

El tico está en su último año en la universidad, por lo que a partir de junio dejará de ser un jugador amateur para convertirse en profesional, por lo que podrá disputar torneos en Europa.

Ver más!

Otro gran sueño que está en la mente de Luis Gagne es convertirse en el primer golfista costarricense en llegar a los Juegos Olímpicos, algo que solo los golfistas profesionales pueden aspirar.

“Es algo que he pensado mucho, jugar en las olimpiadas; las clasificaciones son duras, pero es un tema que he discutido con la Federación. Hay que estar en el top 200 en el mundo para optar por las olimpiadas”, detalló Gagne.

El nacional parece estar destinado a hacer grandes cosas y ya dio sus primeros indicios al ser el mejor golfista amateur en el US Open 2018 y finalizar en el segundo lugar del Abierto Sudamericano de Chile a inicios de enero.