Por: Fanny Tayver Marín 26 febrero, 2016
Leonardo Chacón efectuó ayer un trabajo de calidad en Cartago, bajo la supervisión de Pedro Rodríguez y Catalina Fernández. | RAFAEL PACHECO
Leonardo Chacón efectuó ayer un trabajo de calidad en Cartago, bajo la supervisión de Pedro Rodríguez y Catalina Fernández. | RAFAEL PACHECO

Leonardo Chacón se convirtió en un héroe para los ticos el 7 de agosto del 2012, cuando se cayó en el triatlón de Londres 2012.

A seis meses de los Juegos Olímpicos de Río 2016, el liberiano de 31 años siente que la revancha está cerca y él se declara listo para dar pelea.

Aquella vez logró terminar la prueba olímpica a puro corazón. El manubrio de su bicicleta estaba quebrado, tenía un aro torcido, los frenos ya no servían y la sangre en su cuerpo dejaba ver esas heridas de guerra en competencia.

“Si dijera que quiero mejorar lo de Londres, pensaría en no caerme, pero yo creo que por ser mis últimos Juegos Olímpicos, hay que aspirar al diploma olímpico. Es muy duro estar entre los mejores ocho de unos Juegos Olímpicos, pero si no aspiramos a eso, es mejor no ir”, manifestó Leonardo Chacón a La Nación .

Leo sabe que el desafío será altísimo, aunque el triatlón es una de las disciplinas que, aparte de repartir las preseas de oro, plata y bronce, también les otorga un certificado olímpico a los mejores ocho de la prueba.

“Nunca he quedado ni entre los mejores 16, pero si se va, hay que ir por algo muy grande y me estoy preparando para eso”.

El referente tico del triatlón volará hoy viernes a las 9 a. m. hacia la capital de Emiratos Árabes Unidos, porque el 5 de marzo debutará en Abu Dabi.

“Estamos haciendo un trabajo muy bueno gracias al CON y al Banco Lafise. Por ellos, puedo viajar con tranquilidad a mi primera Serie Mundial en Abu Dabi, buscando lo más importante, que es el ritmo de carrera contra los mejores del mundo, contra los que nos vamos a topar en Brasil y yo creo que es el mejor parámetro para ver dónde estamos”, dijo.

Ahí le interesa sumar puntos y mejorar en el ranquin, pues eso representaría una mejor posición en la salida del triatlón olímpico, en agosto próximo.