Por: Juan Diego Villarreal.   14 febrero
Leilani McGonagle, María José Castro, Tamara Espinoza, Karina Dyner, Helena Moreno, Camila Haase y Steven Román son el futuro del deporte costarricense. Foto Jeffrey Zamora
Leilani McGonagle, María José Castro, Tamara Espinoza, Karina Dyner, Helena Moreno, Camila Haase y Steven Román son el futuro del deporte costarricense. Foto Jeffrey Zamora

Aún no salen de su adolescencia y otros apenas votaron por primera vez en las elecciones, el pasado 4 de febrero, sin embargo en sus hombros ya tienen el peso de ser el futuro del deporte costarricense al ganar por primera ocasión el Premio Colibrí, otorgados por el Comité Olímpico y el Banco Nacional.

Helena Moreno en natación, Leilani McGonagle en surf, las voleibolistas María José Castro y Tamara Espinoza, la esgrimista Karina Dyner junto a los atletas paralímpicos Camila Haase (natación) y Steven Román (tenis de mesa) representan la nueva generación del deporte costarricense.

A su corta edad estos atletas ya conocen las mieles del triunfo, pero también el cansancio por el esfuerzo y la dedicación que deben tener para ser deportistas competitivos y estar en la élite de los mejores deportistas costarricenses a tan corta edad.

En sus palabras se nota el entusiasmo por representar a Costa Rica, la ilusión por poner la bandera en lo más alto, pero al mismo tiempo saben que tienen una gran responsabilidad con su país.

La nadadora Helena Moreno fue la máxima medallista de oro en los pasados Juegos Centroamericanos de Managua 2017 con cinco preseas doradas a sus escasos 17 años y su objetivo es poder competir este año en los Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, Colombia 2018.

“Esta es la primera vez que yo recibo este premio. Estoy muy contenta y el poder compartirlo con otros jóvenes es algo bueno, habla bien del país que esta generación va para adelante y ojalá sigan saliendo nuevos talentos. Niños con sueños existen y hemos sido privilegiados al contar con el apoyo de nuestros papás, entrenadores y equipos, pero para que hayan más, evolucionen y podamos llevar a Costa Rica a lo más alto definitivamente necesitamos el apoyo de todos”, expresó Moreno.

La surfista Leilani McGonagle es la máxima medallista de los campeonatos de la Asociación Internacional de Surfistas (ISA) y campeona centroamericana en Managua 2017. Ella indicó que sus triunfos en las olas llegan gracias a la pasión que tiene por un deporte que desde niña quiso practicar y la hace feliz.

“Para mí es uno honor recibir este reconocimiento por todo el esfuerzo que he dado. Estar aquí junto a atletas de alto rendimiento es un gran orgullo y es muy lindo ser parte de esto”, aseguró McGonagle, quien recién cumplió 18 años.

Las integrantes del equipo de voleibol de la UNED María José Castro (16 años) y Tamara Espinoza integraron el grupo que revalidó el título centroamericano y confían seguir figurando en la Selección Nacional para ser parte del recambio generacional.

“Es un privilegio para uno poder compartir y ganar con jugadoras de tanta experiencia y mayor nivel que uno. Pienso que todo lo que vivimos es para el futuro, para ser mejores. No me imaginé ganar este premio con la Selección”, comentó Tamara Espinoza.

También los jóvenes atletas paralímpicos tienen claro que ellos también serán los estandartes del deporte tico en sus disciplinas, por lo que Camila Haase, medalla dorada en natación en los Paracentroamericanos de Managua, junto al tenismesista Steven Román confían en seguir progresando y compitiendo.

“Estoy supercontenta, porque demostré que puedo llegar donde uno se propone, cumplir mis metas y superarme. Al reconocer mis logros me entusiasma, siento que tengo apoyo y me ayuda para seguir adelante. Lo más emocionante es competir en los Paralímpico,s es muy chiva y emocionante”, confesó Haase, de 18 años. Román apenas cuenta con 15 años.