Juan Diego Villarreal. 2 julio
Fressy Azofeifa superó una infancia llena de limitaciones en la Ciudadela 15 de setiembre, San José, para jugar al fútbol y estar en los Juegos Deportivos Nacionales. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
Fressy Azofeifa superó una infancia llena de limitaciones en la Ciudadela 15 de setiembre, San José, para jugar al fútbol y estar en los Juegos Deportivos Nacionales. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

La pasión por el fútbol la trae desde pequeña Fressy Azofeifa Martínez, quien en las calles de la Ciudadela 15 de setiembre, en San José, jugaba descalza, pateando un coco con sus primos y vecinos.

Allí se forjó como futbolista, sin hacer caso a los malos consejos y las dañinas compañías, gracias a los constantes consejos de su madre Andrea Martínez, hasta cumplir el sueño de participar en los Juegos Deportivos Nacionales en la disciplina del futsal con el equipo de Desamparados.

“Mi mamá no tenía plata para tenis o una bola, por eso jugaba descalza. Cuando estaba en la escuela pateaba con los zapatos de la escuela y mami se enojaba. Pese a todo ella fue mi principal apoyo, me motivó a jugar fútbol porque es lo que me gusta”, aseguró Azofeifa.

La jugadora Fressy Azofeifa recibe instrucciones de su entrenador en Desamparados, Marco Vinicio Calderón. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
La jugadora Fressy Azofeifa recibe instrucciones de su entrenador en Desamparados, Marco Vinicio Calderón. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

La joven de 17 años recordó que sus primeros pasos en el fútbol federado los dio en el equipo de Escazú, donde estuvo estuvo hasta hace seis meses, cuando aceptó la propuesta de jugar en Juegos Deportivos Nacionales con Desamparados, como refuerzo.

“Desde chiquita mi mamá me enseñó lo que era bueno y lo que era malo y por eso nunca tomé malos caminos. Sus consejos me ayudaron a ingresar al equipo de Escazú, donde me dieron mis primeras tenis para jugar futsal y eso siempre se los voy a agradecer, porque confiaron en mí y me dieron una oportunidad”, contó Azofeifa.

Fressy manifestó que en Desamparados hay mucha unión y exigencia para alcanzar las metas del equipo, por lo que esperan pelear una medalla en las justas.

“Me siento muy orgullosa de lo que he logrado. A mi edad, chicos y chicas que tomaron los malos caminos hoy tienen problemas, pero gracias a Dios y a mí mamá hemos luchado por salir adelante y cumplir mis metas, como jugar en Juegos Nacionales”, indicó Azofeifa.

La joven futbolista, además de jugar para Desamparados en Juegos Nacionales y en el equipo de la Liga Premier, debutó con el club de fútbol de Primera División de la Universidad de Costa Rica femenino, lo cual era uno de sus anhelos.

“Quiero ayudar a las personas. Si yo pude lograr mis metas, muchas personas también pueden. Deseo estudiar Arquitectura y ser alguien en el mundo del fútbol femenino. Tuve la oportunidad de debutar en el torneo anterior con gol y eso me llenó de mucha motivación. Esa es mi idea”, puntualizó Azofeifa.