AFP . 12 septiembre

Con una espectacular remontada, la tenista japonesa Naomi Osaka derrotó este sábado a la bielorrusa Victoria Azarenka en tres sets y alzó su segundo título del Abierto de Estados Unidos.

Naomi Osaka contempló su victoria con un breve descanso sobre el suelo de la cancha donde le ganó la final del US Open a Victoria Azarenka. Foto: AFP
Naomi Osaka contempló su victoria con un breve descanso sobre el suelo de la cancha donde le ganó la final del US Open a Victoria Azarenka. Foto: AFP

Osaka, de 22 años, venció a Azarenka, de 31, por 1-6, 6-3 y 6-3 en una hora y 53 minutos de juego en la pista Arthur Ashe, la principal de Flushing Meadows (Nueva York), con las gradas vacías por culpa de la pandemia de coronavirus.

Con este triunfo Osaka suma su segundo título del US Open, tras el de 2018, y el tercero de Grand Slam de su carrera, mientras que Azarenka no pudo completar su inesperado renacimiento deportivo en la primera gran final que disputaba desde 2013.

El choque era todo un duelo generacional entre las dos mejores jugadoras con diferencia en estas tres últimas semanas de tenis en Nueva York.

Osaka, número 9 de la WTA, y Azarenka (27) ya debieron enfrentarse en la final del torneo Premier de Cincinnati (jugado en Nueva York) el 27 de agosto, pero la japonesa abandonó previamente por molestias físicas.

El pronóstico de este sábado era incierto, ya que si bien Osaka había ganado las dos finales de Grand Slam de su carrera (US Open de 2018 y Abierto de Australia de 2019), Azarenka ha mostrado también un altísimo nivel durante las últimas tres semanas en Nueva York y llegaba repleta de confianza tras su triunfo con remontada ante Serena Williams en semifinales.

Sobre la pista estaba una de las jugadoras con mejor servicio del circuito, Osaka, contra una de las mejores en el retorno, Azarenka, quien impuso su estilo en el primer set evitando que la japonesa llevara la iniciativa de los puntos.

Osaka comenzó a sentirse insegura con su saque desde el primer juego, en el que la bielorrusa consiguió un break que le dio confianza para subir a la red más que su rival.

Azarenka volvió a romperle el servicio logrando una ventaja de 4-1, con Osaka dejando caer la raqueta al suelo.

La joven jugadora hacía visibles esfuerzos por contener su frustración después de acumular 11 errores no forzados en ese punto del partido.

Azarenka todavía consiguió un nuevo break en el primer juego de la segunda manga pero la japonesa comenzó a sacudirse los nervios y a ser mucho más agresiva con su derecha y en las devoluciones del servicio de su rival.

La estrategia le dio frutos a la japonesa con puntos de una potencia desmoralizadora para Azarenka, consiguiendo dos breaks para ponerse 4-3 y luego sellar el set 6-3.

La tercera y definitiva manga arrancó con la confianza instalada del lado de la japonesa, que no tardó en romperle el servicio a Azarenka y colocarse 3-1 en cabeza.

Osaka fue capaz de superar tres pelotas de break que tuvo la bielorrusa con 3-1. Azarenka se negaba a arrojar la toalla y le volvió a romper el servicio para acercarse 4-3, pero Osaka hizo lo mismo en el siguiente juego y aseguró el título con su saque.

Con este triunfo, Osaka vuelve a salir triunfadora en Flushing Meadows después de la turbulenta final que jugó en 2018 contra Serena Williams, con la que se dio a conocer al mundo del tenis.