Fiorella Montoya. 1 julio
Las hermanas Reyes suman entre todas seis medallas en las justas nacionales. De izquierda a derecha: Valentina, Camila y Juliana Foto: Alonso Tenorio
Las hermanas Reyes suman entre todas seis medallas en las justas nacionales. De izquierda a derecha: Valentina, Camila y Juliana Foto: Alonso Tenorio

El deporte une familias y crea rivalidades. En el cantón de Tibás ya lo sabían, pero nunca quedó tan claro como este domingo, cuando el karate enfrentó a hermana contra hermana en la final.

La historia se inicia hace más de un año, cuando tres hermanas iniciaron en el karate por influencia de su padre. A pesar de que el deporte no les gustaba, hoy suman entre las tres, dos medallas de oro, tres de plata y un bronce en los Juegos Nacionales 2019.

Se trata de las gemelas de 14 años, Juliana y Camila Reyes, y de su hermana menor, Valentina, de 12 años. De padres venezolanos, aunque residentes en Costa Rica, las tres poseen doble nacionalidad.

“Las fuimos enamorando del deporte y ahora son las chicas más disciplinadas que hay; nunca faltan. Son cinturón blanco y en un año han logrado romper esquemas”, mencionó Marcela Paso Cedeño, sensei de las tibaseñas.

Juliana y Camila Reyes, participantes en kata y kumite, avanzaron hasta la ronda final de estos Juegos Nacionales, donde se debieron enfrentar para ver quién se llevaba la presea dorada, situación que las llenó de muchas emociones.

“Cuando yo había ganado la segunda pelea me puse a llorar porque sabía que me enfrentaba a mi hermana, llegamos juntas y con ella es solo disfrutar. Al final, me encantó haberla visto ganar”, dijo Camila quien fue vencida por su hermana y se dejó la medalla de plata.

El oro se lo llevó Juliana Reyes en las categorías de kata y kumite, conviertiéndose en la primera mujer representante del cantón tibaseño en obtener el primer lugar en ambas disciplinas desde el 2011, cuando se incorporó el karate a las justas.

"Ganar fue muy emocionante porque reflejaba todo el esfuerzo, pero ya se ven los resultados. Con mi hermana, no lo sentí como competencia, no me importaba si ganaba ella o lo hacía yo, era una medalla para la familia. Nosotras peleamos a veces pero no hay rivalidad”, explicó Juliana Reyes, quien cursa el octavo año de colegio.

Tanto Camila como Juliana ya habían tenido su debut en los Juegos Nacionales 2018, donde no alcanzaron el podio.

La categoría de karate se disputa en el Polideportivo de Cartago, en la edición 38 de los Juegos Nacionales. Foto Alonso Tenorio
La categoría de karate se disputa en el Polideportivo de Cartago, en la edición 38 de los Juegos Nacionales. Foto Alonso Tenorio

Por otra parte, la menor de las jóvenes karatecas compite por primera vez en las justas nacionales donde también ha brillado obteniendo medalla de plata y aprendiendo con sus hermanas.

Al competir se te revuelven ideas, no sabés qué vas a hacer, si vas a ganar o perder pero quise disfrutarlo al máximo. Practiqué mucho, no pude ganar el oro pero el año que viene lo voy a lograr. (...) Si me pongo a pensar mis hermanas son mi inspiración, porque a mí me gusta que ellas ganen y hacerlo yo también", agregó Valentina Reyes quien nació en Venezuela y tiene la nacionalidad costarricense.

Combinan el deporte con el estudio al cual se refieren como su primer futuro.

Luego de las justas nacionales, las gemelas pondrán su mirada en un torneo a realizarse en Honduras el próximo mes.

“Quiero que mi historia con el karate sea muy larga, ser campeona al lado de mis hermanas, disfrutar y ser cada día mejor”, finalizó Camila.