Steven Oviedo.   18 enero
El golfista Julián González junto a su abuelo Mario Pérez en el LAAC 2019. FOTO: Steven Oviedo

La Romana, República Dominicana. Julián González es el más joven de los cuatro golfistas costarricenses que están participando en el Latin América Amateur Championship (LAAC) 2019, que se desarrolla en República Dominicana, y el juvenil encontró un aliado en sus dos días de competencia: su abuelo.

Mario Pérez es el abuelo de Julián y un reconocido exgolfista, quien fue campeón nacional y centroamericano, y en este LAAC se le llenó el pecho de orgullo al ver por primera vez a su nieto en el torneo más importante de América Latina.

Pérez tiene 78 años, pero eso no le impide recorrer los largos 18 hoyos de Casa de Campo, pues él no deja un solo segundo a su nieto.

“Por experiencia anda uno cuidándose, se pone en la sombra cuando puede, pero me recuerdo de mis años que estaba yo haciendo esto, pero con un palo de golf en la mano, eso me mantiene con fuerza para seguir caminando”, destacó Mario Pérez.

Mario ha tenido que lidiar con las altas temperaturas en horas de la mañana y con la lluvia de las tardes que han acompañado a los golfistas en sus dos primeros días de actividad.

Julián no logró pasar el corte al finalizar en la posición 63, solo avanzaban los primeros 50 lugares, pero eso le quita una pizca de orgullo y emoción con la que Mario Pérez ha vivido este torneo.

“Es una belleza, yo que fui jugador de alto rendimiento es una belleza ver a mi nieto jugar a este nivel. Es algo magnifico. Como abuelo nos hemos gozado mucho esta experiencia”, explicó Mario Pérez.

Para Julián es una gran motivación que su abuelo lo siga a los torneos como lo ha hecho desde que lo llevó a su primer centroamericano, con 11 años.

“Yo me siento muy agradecido y muy afortunado de poder tenerlo con tan buena salud, es un gran ejemplo a seguir. Me ha ayudado mucho con mi golf, me ha dado apoyo. La verdad siento que nos une mucho ser apasionados por este deporte”, explicó Julián González.

Ver más!

La relación de Julián y su abuelo no se limita únicamente a la cancha, pues comparten mucho tiempo frente al televisor viendo torneos de golf y sintiendo la misma pasión.

“Él es superfiebre, siempre está metido en la cancha. Yo no sé cómo hace con 78 años y este calor. Por dicha está muy bien y su amor por el golf lo impulsa a seguir caminando”, detalló Julián.

Para la madre de Julián, Patricia Pérez, ver a su padre tan ilusionado con la carrera de su hijo es un motivo de mucha alegría.

“Para mí es un orgullo enorme, siempre he estado orgullosa de mi papá por el gran golfista que es y de mi mamá también. Ver ahora que este nieto los hace vivir muchas cosas del golf que han disfrutado tanto. Ellos se han sentido muy rejuvenecidos”, confesó Patricia Pérez.

Julián es el mayor de los 10 nietos que tiene Mario Pérez, pero es el único que escogió el camino del golf, que es algo que trae en su ADN.

En su carrera, Julián González ha sido campeón nacional en dos ocasiones, estuvo en los Juegos Centroamericanos de Managua, campeón por equipos en la Copa Los Volcanes y ya hace sus primeros pasos en el golf universitario de Estados Unidos con Goucher College.

Los nacionales Álvaro Ortiz, Paul Chaplet y Luis Gagne lograron ubicarse entre los primeros 50 lugares de los 108 participantes y así asegurarse que estarán en las rondas de este sábado y domingo. El mejor ubicado es Gagne, que aparece en el octavo puesto.