Fiorella Montoya. 12 julio
Daniel Arias del equipo herediano se dejó la presea dorada en el triatlón categoría Juvenil B. Fotografía: Fiorella Montoya
Daniel Arias del equipo herediano se dejó la presea dorada en el triatlón categoría Juvenil B. Fotografía: Fiorella Montoya

Hace cuatro años Daniel Arias cruzó la meta de sus primeras Juegos Nacionales con su codo fracturado, en medio de la frustración, el enojo y el dolor que sintió al dejar ir la medalla luego de una caída a escasos 200 metros de una de las transiciones. Sin embargo, hoy sumó oro en la competición 2019, ahora en categoría Juvenil B.

“Ese año, el entrenador me hizo terminar el triatlón porque yo estaba en mezcla de cólera, euforia y dolor. Terminar en aquel momento me ayudó a bajar nervios y a decir todo va a estar bien. Terminé la carrera, me fui al hospital y salí casi a la media noche, y de ahí como seis meses de recuperación”, explicó Arias de 18 años.

Luego de un mal debut, llegaron las alegrías pues en su segundo año (2017) de competición logró colgarse la medalla de oro. Luego en el 2018 se hizo con la presea de bronce, ya que debieron competir un acuatlón por inclemencias del clima; este año alcanzó nuevamente el podio por segunda vez al ganar la medalla dorada tras ocho meses de preparación.

Daniel Arias inició en el triatlón cuando tenía 13 años, la pasión nació luego de que empezó a correr debido a tener sobrepeso.

“Empecé a correr solito porque tenia un sobrepeso, me acuerdo del primer día que salí a correr, fue algo importante para mí. Luego un día mi hermano me dijo: ‘Dani tengo una oportunidad de entrar a equipo de triatlón’, entonces fui a hacer la prueba el primer día y ahí me quedé hasta ahora”, dijo el florense.

Fueron 110 atletas los que compitieron en la disciplina de triatlón, representando a 14 cantones. Fotografía: Fiorella Montoya
Fueron 110 atletas los que compitieron en la disciplina de triatlón, representando a 14 cantones. Fotografía: Fiorella Montoya

Durante la semana se divide entre su carrera en Ingeniería en Gestión Ambiental y los entrenamientos.

“El entrenamiento es diario y hay una parte que es dormir, comer y la recuperación que es gracias a mi mamá que es quien me ayuda mucho. (...) Aveces entrenamos a doble sesión, pero lo más duro es levantarme a las 4:00 a.m. para entrenar, pero me gusta mucho lo que hago entonces no lo veo como un sacrificio, las metas a uno lo motivan”, comentó Arias.

Como en el deporte el joven logra transmitir esa disciplina a su vida para mantenerse cerca del triatlón.

“Logré meter en las tardes todos los entrenamientos y estoy con el equipo de la universidad. Eso me mantiene competitivo porque entrenar con nadadores es totalmente diferente a triatletas, logré acomodar todo, no iba a dejar de lado ninguna clase entonces busqué mejores horarios y ponderados para desarrollarme”, expresó.

De momento, espera que el oro en estos Juegos Nacionales le alcance para formar parte de la Selección Nacional y poder competir a nivel internacional en un futuro.

“El proceso de la Selección es muy duro, ganar este oro es un paso para lograr ir, en el pasado no logré hacer un punto en una prueba pero este es un paso más para el otro año”, finalizó el joven atleta quien desea también estudiar en el extranjero.