Juan Diego Villarreal. 8 abril
Silvia González, secretaria del Comité Olímpico, fue investigada por la Comisión de Ética del CON, por tratar de investigar los rumores de un supuesto acoso. Cortesía
Silvia González, secretaria del Comité Olímpico, fue investigada por la Comisión de Ética del CON, por tratar de investigar los rumores de un supuesto acoso. Cortesía

El supuesto correo electrónico en el cual se vincula a un miembro del Comité Ejecutivo del Comité Olímpico Nacional (CON) con un acto de acoso si existió, según lo aseguró a La Nación Julio Torres, especialista en sistemas, quien laboró a mediados del 2018 en esa entidad.

Este documento habría sido el detonante para abrir una causa y castigar a la secretaria general del Comité Olímpico Silvia González Pinto, de acuerdo con la resolución de la Comisión de Ética.

Ese ente investigó el caso y al parecer concluyó que González cometió una falta grave, al consultar el asunto a algunos personeros del CON y citarlo en una reunión del Comité Ejecutivo en octubre pasado.

Henry Núñez, presidente del CON, negó el pasado 6 de abril a este medio la existencia de dicho correo.

“Yo le puedo garantizar que no ha existido ningún correo en estos términos y menos contra un miembro del Comité Ejecutivo del CON. Asegurar que mandé a borrarlo (el correo) no es cierto y ese testigo está mintiendo. Ya hay un acuerdo del Ejecutivo de abrirle una denuncia penal a la persona que se atrevió a decirlo”.

El documento. De acuerdo con el especialista en informática, todo sucedió la segunda quincena de agosto del 2018, cuando Núñez lo llamó porque necesitaba de su ayuda con un tema.

“Al llegar a las instalaciones del Comité Olímpico fui directamente a la oficina de don Henry y me dijo que llegó un correo con una acusación contra un miembro del Comité Olímpico y necesitaba saber de dónde procedía. Creo que él tenía la idea de quién se trataba y quería corroborarlo. Le dije que era complicado y empecé a trabajar con la información que él me dio. ¿Cómo me iba a negar al presidente del CON, si yo tenía poco tiempo de trabajar allí?”, dijo Torres.

El especialista comentó que durante mes y medio estuvo trabajando en ubicar la dirección del correo con la información que le dio Núñez, pero que nunca vio la totalidad del mensaje o tuvo acceso al mismo, pues no se lo permitió al tenerlo el jerarca en su computadora, ya que le llegó a su dirección personal.

“Al final pude dar con la dirección IP del correo y averiguar que se envió desde un café Internet, muy cerca de la Villa Olímpica en Barranquilla, Colombia, durante los Juegos Centroamericanos y del Caribe. Pude indagar que desde la cuenta se enviaron dos correos, a dos personas, e inmediatamente borraron la cuenta del correo de donde salió y así se lo expliqué a don Henry”, agregó Torres.

En entrevista publicada por La Nación, el pasado 6 de abril, al referirse al tema, Núñez insistió en que ese email no existió.

“Le puedo asegurar al 100% que nunca ha existido un correo en esos términos: jamás y eso fue lo que la Fiscalía y la Comisión de Ética investigaron y se demostró que había una falta grave. Si hubiera existido era algo muy serio y nosotros tenemos un reglamento contra el acoso sexual que no es permisivo, pero igualmente grave es el realizar una afirmación de este tipo y por eso es justamente el procedimiento que se abrió (en contra de Silvia González) y se está elevando a la asamblea general”, dijo Núñez.

Despido. Luego de realizar las averiguaciones del caso y dar a conocer los resultados, el informático recordó que el ambiente en el Comité Olímpico se volvió pesado, e incluso hubo personas que le dejaron de hablar y saludar.

“De la noche a la mañana todo cambió. Incluso me despidieron y rompieron con el contrato que habíamos firmado. También despidieron al gestor administrativo, pues según entendí, ambos teníamos mucha relación, aunque yo les expliqué que era solo del ámbito laboral. Me extrañó porque siempre quise cumplir con mis obligaciones y aunque me dijeron que fue por causa de la pandemia, posteriormente contrataron a otra persona en mi puesto”, agregó Torres.

El hoy exfuncionario del CON indicó que le extrañó leer en La Nación las declaraciones de Núñez, donde incluso no descartó demandar al testigo que se presentó al Comité de Ética y aseguró la existencia del correo, tal y como sucedió semanas atrás, cuando Torres fue llamado a declarar.

“El correo llegó a su computadora y no sé qué habrá pasado con el mismo, pues como dije no me dejaba tocar su computadora Todo tenía que apuntarlo en un papel y realizar el rastreo desde la mía. Siempre he sido de un perfil muy bajo, A mí no me gusta involucrarme en estos temas tan delicados, pero sí me extraña, que ahora dice que me va a demandar. No sé si piensa que con eso me va a silenciar”, enfatizó Torres.